-->

Volver a casa

Volver a casa

Volver a casa

 Cuando una cofradía se va de un templo, queda un vacío irremplazable. Esa sensación se tenía al entrar en uno de los mayores centros de esp...
Comentarios noviembre 15, 2020
Volver a casa

 Cuando una cofradía se va de un templo, queda un vacío irremplazable. Esa sensación se tenía al entrar en uno de los mayores centros de espiritualidad que tuvo Sevilla en el siglo XX. Los Jesuitas de la calle Jesús del Gran Poder habían sido foco catequético y semillero de muchas iniciativas entre las que estuvo en su día la fundación de Los Javieres. Cuando la cofradía se marchó a Omnium Sanctorum en 1977 fue por falta de entendimiento con los religiosos. Por eso ahora es doblemente hermoso que esos mismos religiosos hayan llamado a Los Javieres por si les cuadra quedarse con el templo cuando la orden se vaya el año que viene.

La Cena y el Beso de Judas eran cofradías medianas que en su momento tuvieron la opción de acceder a un templo grande para su uso y disfrute. Por eso no debe ser impensable que Los Javieres puedan tener también la posibilidad de contar con un gran templo de rico pasado en un enclave estratégico entre el Duque y la Alameda. La historia nos muestra que a veces el cambio de ubicación permite redimensionar una cofradía y proporcionarle nuevos horizontes. Al marcharse a Omnium Sanctorum, Los Javieres modificaron su formato (de uno a dos pasos) pero mantuvieron el carisma. Por eso volver a los Jesuitas sería para ellos tan entrañable como volver a casa. Ojalá lo podamos contar.


abc

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->