-->

¿Tiene sentido el pregón si no hay pasos en la calle?

¿Tiene sentido el pregón si no hay pasos en la calle?

¿Tiene sentido el pregón si no hay pasos en la calle?

  EN los tiempos que corren, con la que parece que se nos viene encima de nuevo, es importante no hacer tonterías, no abrir debates sobre ba...
Comentarios octubre 05, 2020
¿Tiene sentido el pregón si no hay pasos en la calle?

 EN los tiempos que corren, con la que parece que se nos viene encima de nuevo, es importante no hacer tonterías, no abrir debates sobre banalidades y evitar cualquier tipo de escándalos. El objetivo de las cofradías debe estar en las labores de caridad y en el mantenimiento de sus respectivas economías. De peores hemos salido. Y saldremos de esta pandemia con toda seguridad. Mientras tanto, insistimos, están fuera de lugar asuntos como los pregones y carteles. No quiero ni pensar que hagamos el ridículo de pregonar lo que no se celebrará tal como conocemos la principal manifestación de religiosidad popular de España. Aviso a los puristas: Semana Santa siempre hay, por supuesto, pero evitemos ciertos espectáculos. Seguro que todos nos entendemos, ¿verdad?.

A Julio Cuesta hay que decirle que lo tenga todo preparado por si acaso. Es de la casa y nunca habrá problemas. Y si ocurriera el milagro, siempre podemos apostar por una fotografía para el cartel, como en tiempos se hacía con notable éxito de crítica. Seguro que don Julio colabora en todo. Y habrá decenas de fotógrafos con instantáneas de gran belleza preparadas. Pero no le hagamos al pregonero beber del cáliz de pregonar una Semana Santa que no existirá en la calle.

Otra medida muy evitable será la de montar los pasos. Se oyen cosas raras y es mejor pararlas a tiempo.

Esto no es 1933, cuando así lo hicieron algunas hermandades. Esto es una pandemia. Si no hay Semana Santa es para que no se produzcan aglomeraciones. No montemos tinglados. No hay premios de consolación, no hay nada que pueda sustituir a una cofradía en la calle. Esa es nuestra grandeza y nuestro punto débil. Recuerden la enseñanza del gran cofrade: “Nos ven porque salimos, no salimos para que nos vean”. Comprendemos que el perfil consumista de muchos neocofrades necesitan de inventos y fórmulas alternativas. Pero cabría decirle, llegado el caso, lo que dijo el tío de la Moncloa: “No es no”.

Es el tiempo que nos ha tocado vivir. No perdamos la esperanza, pero tengamos los pies en el suelo. Tengamos claros los objetivos y no hagamos cosas extrañas.



diariodesevilla

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->