-->

La Hermandad del Rocío de Málaga restaura su simpecado en Antequera

La Hermandad del Rocío de Málaga restaura su simpecado en Antequera

La Hermandad del Rocío de Málaga restaura su simpecado en Antequera

 La  Real Hermandad del Rocío, filial en Málaga de la de Almonte (Huelva) , ha iniciado ya el proceso de restauración del simpecado con el q...
Comentarios octubre 26, 2020
La Hermandad del Rocío de Málaga restaura su simpecado en Antequera

 La Real Hermandad del Rocío, filial en Málaga de la de Almonte (Huelva), ha iniciado ya el proceso de restauración del simpecado con el que acude cada año a la popular romería de la Blanca Paloma, una tradición que en 2020 se ha visto frustrada por la pandemia del coronavirus. Esta labor se lleva a cabo en el taller de la empresa Santa Conserva que iniciaron los malagueños José María Muñoz-Poy y Rafael Aguilera hace siete años en la capital y que actualmente tiene su sede en Antequera. Los trabajos se encuentran ya en plena fase de limpieza de los bordados en oro de este singular estandarte que elaboraron las hermanas Martín Cruz en Sevilla entre los años 1983 y 1984, a partir de un diseño de Juan Casielles que fue adaptado por esas artesanas hispalenses.

«En primer lugar llevamos a cabo un proceso de análisis y pruebas para dar con el producto más adecuado para la limpieza de los bordados, y al mismo tiempo empezamos con la aspiración del polvo que acumulaba la pieza«, detalla José María Muñoz-Poy, quien guarda en un bote de cristal el polvo ya extraído del simpecado, que cada año recorre en una carreta de plata, tirada por un vehículo y por bueyes, en diferentes tramos, el camino que separa la capital malagueña de la aldea almonteña. Aunque se le coloca una funda especial de protección para los trayectos más largos y en los que podría captar una mayor suciedad, el paso de los años ha terminado por deteriorar notablemente esta pieza, que a mediados de los noventa sufrió un proceso de limpieza no adecuado a sus características que terminó por agravar su deterioro. »A raíz de esa limpieza tan agresiva se perdieron algunas partes del terciopelo morado sobre el que está bordado que ahora vamos a reponer mediante pequeños trozos que reproducirán el mismo color«, explica uno de los restauradores.

Bastoncillos de algodón

El proceso de limpieza del bordado se lleva a cabo de manera minuciosa y artesanal con unos bastoncillos de algodón que se impregnan en el producto, un disolvente químico, y se pasan sobre los hilos de las piezas bordadas. Ya se puede apreciar el resultado de esa labor, que se completará con la reconstrucción de algunas zonas especialmente dañadas y la eliminación de deformaciones.

El estandarte esconde numerosas curiosidades, como la fecha de su finalización que aparece en uno de los bordes. Aunque el simpecado se bendijo el 15 de mayo de 1983 en el santuario de la Victoria, ese año hizo el camino sin estar totalmente acabado. «Cuando volvíamos del camino lo dejamos en Sevilla para que lo terminaran las bordadoras. No fue hasta el siguiente Rocío cuando se pudo acabar», recuerda el veterano rociero Juan Carlos Manjón. De ahí que la fecha que aparece bordada en una de las piezas es la del 10 de junio de 1984, semanas antes del Rocío de ese año, que Málaga hacía con la localidad sevillana de La Puebla del Río.

Santa Conserva espera que el proceso de restauración concluya para noviembre o principios de diciembre. No obstante, finalmente no se llevará a cabo la anual peregrinación de noviembre de la Hermandad de Málaga a Almonte porque la hermandad matriz ha suspendido este tipo de actos en los que semanalmente participan sus filiales para evitar contagios por la pandemia del coronavirus. Así se lo comunicó personalmente en días pasados el presidente de la matriz, Santiago Padilla, a la presidenta de la Hermandad de Málaga, Francisca Peral.




diariosur

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->