-->

"Veo muy complicado que podamos ver en 2021 ninguna estación de penitencia en la calle"

"Veo muy complicado que podamos ver en 2021 ninguna estación de penitencia en la calle"

"Veo muy complicado que podamos ver en 2021 ninguna estación de penitencia en la calle"

El mes de septiembre despierta el letargo de la vida cofrade después del verano. El mal sueño de la epidemia sigue pesando en el ánimo de la...
Comentarios septiembre 12, 2020
"Veo muy complicado que podamos ver en 2021 ninguna estación de penitencia en la calle"
El mes de septiembre despierta el letargo de la vida cofrade después del verano. El mal sueño de la epidemia sigue pesando en el ánimo de las hermandades que intentan afrontar los meses que siguen sin saber, al igual que el resto de la sociedad, qué depara el más inmediato futuro. Pero si hay una hermandad que en este septiembre de 2020 tiene un peso singular es la Hermandad del Cristo de San Agustín, que celebra el 500 aniversario de la imagen del Santo Cristo y que, además, aguarda a inaugurar un año jubilar en su sede canónica, la capilla del Convento del Santo Ángel.

La cofradía silente del Lunes Santo fue la última en suspender sus actos antes de la declaración del estado de alarma y también ha sido de las primeras ya, en este mes, de recuperar su agenda de cultos y actividades. De cómo afronta los retos más inmediatos esta corporación nazarena da cuenta su hermano mayor, Vicente Molina: "La hermandad, como todos, está aprendiendo a vivir en esta nueva realidad y hacemos todo lo posible por mantener la normalidad de la vida de hermandad dentro de las circunstancias que nos está tocando vivir".

- ¿Cambiará la pandemia la forma de vivir las cofradías y de manifestar externamente la fe?

Todavía es pronto para evaluarlo pero, a título personal, creo que esto ha venido para quedarse y no nos va a quedar otra que aprender a convivir con el virus. Sin duda esto va a condicionar nuestra forma de relacionarnos a nivel personal y a nivel social. Sin embargo creo que todo lo que estamos viviendo nos está sirviendo para darnos cuenta qué es lo realmente importante en la vida, dejando al lado las cosas que no la tienen y pensar, en definitiva, que como creyentes estamos en manos de Dios.

- Entonces, ¿confía que en que habrá Semana Santa en 2021?

Todo va a ser distinto y al menos, en un plazo prudente, no vamos a tener una realidad parecida a la que teníamos antes del 2020. Veo muy complicado que podamos ver en 2021 ninguna estación de penitencia en la calle. Cualquier manifestación pública de fe va a ser complicada, tanto por el reclamo que tienen las hermandades en la calle como por el volumen de gente que se origina dentro del templo. Solo hay que ver nuestro caso, el Lunes Santo, dentro de la capilla. Otra cosa distinta es que podamos celebrar nuestros cultos aunque sea con aforo reducido y guardando las distancias de seguridad. En definitiva, una experiencia mucho más personal e interior. 

De todo ello da cuenta Vicente Molina mientras recuerda la importancia que tienen las cofradías en la sociedad más allá de la Semana Santa. La Hermandad del Cristo de San Agustín, como el resto, tuvo que adaptar su hoja de ruta cuaresmal al confinamiento. Sin embargo, eso no ha alejado a la corporación que preside de uno de sus fines fundamentales: la acción social y asistencial. "La gente puede pensar que aquí, en el mundo de las hermandades, nos dedicamos al ornato. Y nada más lejos de la realidad. Después de Semana Santa nos hemos dedicado a fomentar la Bolsa de Caridad y a intentar llegar al mayor número de personas posibles, destinando todos los medios que nos han sido posibles". Molina insiste en la importancia de este hecho: "Uno de los objetivos del aniversario del Cristo del San Agustín era redoblar esfuerzos en este ámbito y a través del Economato Solidario; y ya hemos pasado de ayudar a seis familias a hacerlo con quince y esperamos poder llegar a atender hasta veinte".

Con la crisis social y sanitaria sobrevolando, el otoño se espera duro. Sin embargo, la hermandad se embarcará en este tiempo en uno de los hechos más notorios de su historia reciente: la apertura de un año santo, concedido por la Penitenciaría Apostólica, y que se prolongará hasta septiembre de 2021. Al menos si Dios quiere. "Con la pandemia hemos tenido que suprimir muchos de los actos previstos y otros han sufrido modificaciones", espeta el hermano mayor. La misión cofrade o los ángeles ceroferarios de Encarnación Hurtado son algunos de esos proyectos que llegaron a buen puerto mientras que otros siguen sujetos a los condicionantes que el Covid-19 impone. "La edición del libro de la historia del Cristo de San Agustín, que coordinan Miguel Luis López-Guadalupe y David Rodríguez, o la exposición temporal donde se quería mostrar la relación del Santo Cristo y la ciudad de Granada son algunos de esos actos que se celebrarán cuando las circunstancias lo permitan. El año que viene o cuando sea". El libro estaba previsto que hubiese visto la luz durante la Cuaresma de 2020 y el hermano mayor duda de que pueda verse antes de que se cierre este annus horribilis.

Tampoco habrá en octubre, como estaba previsto, salida extraordinaria alguna con el crucificado de la cruz de plata. "Estamos pendientes de hablar con el cabildo metropolitano", dice Vicente Molina. Y es el objeto de portar al Sagrado Protector por las calles de Granada en una fecha fuera del tradicional Lunes Santo era visitar la Catedral y celebrar allí una misa presidida por el arzobispo. "Los cultos ordinarios se podrán mantener pero los extraordinarios quedan suspendidos hasta que las circunstancias lo permitan. Eso sí, uno de los actos más importantes que trae consigo el centenario, como es el año jubilar, sí se mantiene".

Según las previsiones de la hermandad, y a falta de confirmación, es que la apertura del año santo y de la puerta santa estará presidida por el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez. El acto tendrá lugar el día 14 aunque no se sabe si será en horario de mañana o de tarde ya que también la hermandad espera poder cerrar, en los próximos días, el protocolo del Voto de la Ciudad que anualmente consagra el Ayuntamiento de Granada al Cristo de San Agustín. "Se está estudiando junto con el equipo de protocolo ver qué es lo más conveniente para evitar aglomeraciones y facilitar el desarrollo del acto de la forma más segura posible", asegura el hermano mayor.

La hermandad está dispuesta a vivir con intensidad este tiempo de celebración y de pandemia. Por ello, el hermano mayor lanza un último mensaje: "No hay que temer los cambios que se avecinen por duros que sean ya que nuestra confianza está depositada en algo mucho más importante y más profundo". Dios.



granadahoy

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->