El problema de los pasos “varados” que no pueden volver a sus almacenes

El problema de los pasos “varados” que no pueden volver a sus almacenes

El problema de los pasos “varados” que no pueden volver a sus almacenes

«Un palio si puede desmontarse entero, incluso los respiraderos de un paso de Cristo, p ero para quitar un canasto hay que hacer un destrozo...
Comentarios julio 26, 2020
El problema de los pasos “varados” que no pueden volver a sus almacenes


«Un palio si puede desmontarse entero, incluso los respiraderos de un paso de Cristo, pero para quitar un canasto hay que hacer un destrozo innecesario». Estas son las palabras con las que el propio dorador Francisco Pardo ha argumentado a la hermandad de la Sed la dificultad del desarmado de un conjunto que lleva cuatro meses y medio en el patio de la Fundación Cajasol de la Plaza de San Francisco.

La corporación de Nervión se ha encontrado con un problema inesperado e inimaginable cuando en 2019 proyectaba con ilusión la exposición del cincuentenario de la hermandad. La pandemia del Covid-19 y el estado de alarma, obligaron a paralizar una exposición que tuvo que ser inaugurada dos meses después. El paso llegó el pasado 9 de marzo, cuando acababa de desmontarse la exposición del Gran Poder. Hoy, cuando el mes de julio llega a su ocaso, aún sigue «varado» en este espacio expositivo porque «para sacarlo con totales garantías hacen falta costaleros que se metan debajo» y ahora mismo eso es una tarea complicada, señala el dorador y mantenedor del conjunto.

La voluntad total de la hermandad «es la de sacarlo cuanto antes, pero no es nada sencillo», argumenta el hermano mayor José Cataluña que muestra a este medio «su preocupación por la situación y por las molestias que les puedan estar ocasionando a Cajasol, que están siendo muy prudentes con nuestro problema». Una entidad que celebra estos meses actividades en este patio como el cine de verano.

El paso de Cristo en la exposición «Tengo Sed», instalada durante tres meses en la sede de la Fundación Cajasol – Youtube

Desmontarlo sería «muy costoso y grave»

La estampa en estos momentos en la sede de la entidad es la de una parihuela sin respiraderos -que ya están en la casa hermandad- pero con el canasto instalado. La hermandad defiende que tiene pocas alternativas a la natural de sacarlo por la puerta con costaleros y llevarlo hasta un camión que esperaría en la plaza de San Francisco, pero «eso ahora mismo es inviable», comenta Cataluña. «Los capataces nos han dicho que con 20 costaleros -calza 45- podríamos sacarlo, pero desde el Consejo de Cofradías, tras una llamada a la delegación del Gobierno, nos dicen que sería muy arriesgado meter veinte personas debajo de un paso en estos momentos», señala el hermano mayor.

Una de las opciones que se barajan sería la de desmontar la talla del canasto, pero eso sería «costoso y grave», como comenta Cataluña. El restaurador Paco Pardo «no recomienda» retirarlo, ya que «ello llevaría a tener que realizar arreglos y ajustes que tendrían un costo económico importante y no es ahora mismo necesario» en un conjunto que ha sido completamente restaurado en 2019 y que es una de las grandes tallas que salió de las manos de Guzmán Bejarano.

La otra idea barajada era la de «sacarlo con unas plumas y tirantes, pero los artesanos y expertos nos dicen que eso destrozaría el paso», apunta Cataluña. El hermano mayor que confirma que el lunes 27 acudirán un grupo de expertos en la obra para seguir buscando soluciones a esta ‘desarmá’ truncada por el Covid-19. Por su parte, otra motivación de la hermandad para devolverlo a Nervión radica en la exposición que pretende celebrar en septiembre en sus dependencias con motivo del cierre de este extenso 50 aniversario. Por ello, «y con más motivo, queremos tener allí el paso, en nuestra casa de hermandad», argumenta José Cataluña.

El paso de Cristo de la Sed, montado al completo, testigo de una donación de sangre organizada en el mes de mayo en la Fundación Cajasol / R. M.

Los otros pasos que no pueden volver

Entrar en la iglesia de la Anunciación es llegar a una cápsula del tiempo de los primeros días de la Cuaresma. Todo sigue más o menos como hasta el 14 de marzo. El palio sigue montado, a la espera de ser trasladado estos días al IAPH para su restauración, y los dos pasos de cristo; el del Nazareno con la Cruz al Hombro y el de la Coronación de Espinas, continúan en el lado de la epístola del crucero del templo. La hermandad aún no contempla llevarlos y continúa coordinada con la Universidad para no afectar a los actos programados por la entidad como por ejemplo el inicio del curso académico previsto para septiembre porque, «si los pasos aún continúan en la iglesia, se podrían trasladar a los pies del templo con ruedas para esa fecha», señala a este medio su hermano mayor, Gonzalo Pérez de Ayala.

Los pasos del Valle, en la Anunciación, en el mes de mayo / RECHI

Una hermandad que maneja la ventaja de la amplitud de la iglesia de la Anunciación pero que tiene el problema de la distancia con su almacén situado en la calle Castelar: «La puerta es estrechísima y es obligatorio llevarlo con costaleros, la posibilidad de un camión no nos vale», cometa Pérez de Ayala que «no se atreve, junto con su equipo de gobierno, a meter costaleros, aunque sea un grupo reducido» y ya busca soluciones con las autoridades sanitarias a través del Consejo de Cofradías «para que nos dirijan la situación con totales garantías». Dos pasos sin respiraderos pero también con sus canastos: «Es inviable quitar esa parte del conjunto».

La tercera hermandad con este problema es La Lanzada. El 4 de marzo llegaron los pasos a San Martín desde el almacén contiguo al templo. Tanto el paso de palio como el de misterio siguen montados a los pies de la iglesia. A pesar de la cercanía con el lugar donde se guardan durante todo el año, el hermano mayor Antonio Ramírez no planea en estos momentos ninguna ‘desarmá’: «No nos arriesgamos a meter a nadie todavía debajo de los pasos». También descarta llevarlo con ruedas para cruzar la calle ya que «con los adoquines de la plaza y el peso del paso de Cristo, las andas pueden sufrir mucho y correríamos bastantes riesgos innecesarios».

Situaciones complicadas de este 2020 que ha llegado a contrapié también para las hermandades y que está provocando problemas insólitos en la historia de las cofradías.

abc

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->