Así será el misterio de Antonio Bernal para la Bondad de Córdoba

Así será el misterio de Antonio Bernal para la Bondad de Córdoba

Así será el misterio de Antonio Bernal para la Bondad de Córdoba

El Santuario de la Fuensanta ha acogido este domingo para la historia la presentación del boceto en barro del que será el futuro misterio de...
Comentarios junio 29, 2020
Así será el misterio de Antonio Bernal para la Bondad de Córdoba



El Santuario de la Fuensanta ha acogido este domingo para la historia la presentación del boceto en barro del que será el futuro misterio de Nuestro Padre Jesús de la Bondad en las negaciones de San Pedro, titular cristífero de la Pro-hermandad de la Bondad. El mismo será realizado, tal y como adelantamos en Gente de Paz en 2018, por el insigne imaginero Antonio Bernal Redondo. Un nuevo e ilusionante avance que da buena cuenta del excelente momento social en el que se encuentra la joven corporación de la Fuensanta y de la impactante evolución que viene protagonizando en los últimos años, ejemplificada con la llegada de sus dos titulares.

Un espectacular misterio cuya concepción vuelve a evidenciar que Bernal es uno de los imagineros más importantes del actual panorama artístico y que su creatividad logra alcanzar cotas extraordinarias, particularmente patentes cuando de diseñar una escena de la pasión se trata, como pueden atestiguar, en la misma ciudad de Córdoba, los hermanos de la Esperanza o la Paz, que tienen la fortuna de contar con dos de los mejores misterios de la imaginería contemporánea, fruto ambos de la genialidad del imaginero cordobés. Importancia que redunda en la presencia de su incalculable obra repartida por los cuatro puntos cardinales de la geografía cofrade  y que conquista niveles incomparables en cada nueva creación, por obra y gracia de su irrenunciable modo de comprender la imaginería sacra.
 
Como ya es sobradamente conocido por el pueblo cofrade, Nuestro Padre Jesús de la Bondad, es una imagen impresionante, espectacular, por su tamaño y por sus formas, que mide dos metros y ha nacido de la gubia del propio Antonio Bernal -al igual que la dolorosa de la corporación, la Reina de los Apóstoles-. Una imagen concebida para presidir el misterio de las negaciones de San Pedro que deparará determinados elementos llamativos sobre el paso en que camine entronizado el impactante Cautivo, como un gallo y un pozo, clarísimo homenaje al pocito que habita a las puertas del Santuario, símbolo de todo un barrio y metáfora de una hermandad que pretende beber de la esencia del barrio en el que ha nacido y se está desarrollando. 
 
El misterio representado se produce en el patio exterior de la casa del sumo sacerdote, Caifás. Jesús se encuentra en primer término, girando la cabeza hacia la izquierda, para mirar a San Pedro que lo busca arrepentido por su negación. Jesús muestra la mirada compasiva y misericordiosa que dirige a San Pedro pese al dolor que siente y muestra, con la lágrima que se derrama por su mejilla, su pesar por haberse visto traicionado por el discípulo al que confió su iglesia. San Pedro, lleno de arrepentimiento, se encuentra en primer término junto a Jesús de la Bondad, aproximándose a Él de forma desesperada, al haberse dado cuenta de la traición ya anunciada por su maestro buscando el perdón y la redención de su alma. 

Un primer soldado judío, denominado Oron, que significa «luz y fuerza», se encuentra algo retirado de Jesús, portando la cuerda que apresa las manos del Señor y una antorcha para iluminar la zona del patio por donde transita el reo. Un segundo soldado judío, que responde al nombre de Levi, que significa «el que acompaña», se encuentra tras San Pedro, algo más retirado que el soldado anterior, y se abalanza sobre éste, al no saber por qué motivo se está acercando al reo, con intención de apartarlo de Él. 

Un tercer soldado judío, llamado Roe, que significa «él ve», se encuentra sobre el escalón siendo parte de la escolta del reo. Se ha girado al ser llamado por la mujer del servicio y mantiene una conversación con ella. La última de las imágenes del misterio es la mujer acusadora, que se encuentra junto al pocito. Después de que San Pedro le negara ser seguidor de Jesús, ella no está tranquila y llama la atención de uno de los soldados que escoltan al Señor para transmitirle la sospecha de que a quien está señalando también se encontraba con Jesús entre sus discípulos. 
 
El pozo que se encuentra en la trasera del paso cerrando la escena es uno de los elementos singulares del conjunto. Se trata de una reproducción del pocito que se cobija en el humilladero, uno de los símbolos más representativos del barrio de La Fuensanta desde que se construye en el siglo XV, para recoger las aguas de la Fuente Santa que emanaban en el lugar donde apareció la imagen de la copatrona de Córdoba. En la representación del misterio que se acaba de presentar se incorpora el pozo singularizando el patio de Caifás con este elemento arquitectónico que cierra el conjunto incorporando de manera simbólica a todo el barrio, que acompañará metafóricamente a la cofradía camino del Templo Mayor de Córdoba cada Semana Santa. Finalmente, el gallo, que se encuentra sobre el pretil del pocito mirando hacia la trasera, es el símbolo universal de las negaciones de San Pedro y que pone el contrapunto simbólico a este magnífico misterio.

La escena representa el momento posterior al que San Pedro, que había seguido a Jesús hasta la casa de Caifás, niega hasta tres veces al Señor, y canta el gallo por segunda vez. En ese momento sale Jesús de ser juzgado por el sanedrín y cruzan la mirada. San Pedro, que recuerda como su maestro anunció que lo negaría, se acerca a Jesús para buscar su perdón antes de salir del patio llorando desconsoladamente.

Conviene recordar que Nuestro Padre Jesús de la Bondad es dulzura infinita y desamparo, fortaleza y compasión. Una representación del Hijo de Dios que atesora el sello inconfundible de las últimas obras de Bernal, acaso con ciertas reminiscencias de Ortega Bru, pese a que los rasgos difieran sustancialmente de las imágenes del genio sanroqueño. Una fuerza y espectacularidad a la que contribuye de manera decisiva la impresionante zancada de un hombre que camina, en medio del rechazo, hacia su misión inexorable. Una zancada muy poco común en un Cautivo, casi siempre representados de forma estática, que lo singulariza para dotarlo de la categoría de único. Una imagen perfecta para cautivar al barrio en el que sus jóvenes devotos decidieron soñarlo, y desde ahí, conquistar el corazón de Córdoba entera.








Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->