-->

La complicada realidad de las bandas tras una Semana Santa sin procesiones

La complicada realidad de las bandas tras una Semana Santa sin procesiones

La complicada realidad de las bandas tras una Semana Santa sin procesiones

La pandemia del COVID-19 ha afectado, como a la mayoría de los estamentos de nuestra sociedad, a las cofradías y a nuestra Semana Santa...
Comentarios mayo 19, 2020
La complicada realidad de las bandas tras una Semana Santa sin procesiones

La pandemia del COVID-19 ha afectado, como a la mayoría de los estamentos de nuestra sociedad, a las cofradías y a nuestra Semana Santa. Las formaciones musicales que participan en ella, lógicamente, tampoco han podido acompañar a nuestras hermandades acarreando tras un largo año de trabajo y ensayos un sentimiento de vacío a distintos niveles como pueden ser sentimentales, sociales, religiosos y que también podría afectar al plano económico. Este último aspecto puede propiciar problemas muy serios a estos colectivos.

La facturación de las bandas en Semana Santa en muchos casos oscila entre el 60 y 90 por ciento del presupuesto total de la mayoría de estas formaciones musicales. Varía este porcentaje entre bandas de “Cristo” o “Virgen” y entre las formaciones musicales que tienen más prestigio con más contratos durante el año y las otras mas limitadas en este sentido. Por este motivo, si no cobraran lo pactado se puede poner en peligro la continuidad de algún colectivo musical o al menos el normal funcionamiento de la mayoría de las mismas, ya que sería casi imposible cuadrar sus respectivos balances presupuestarios.

Problemas económicos

Muchos de los pagos de estos colectivos musicales sobre compras efectuadas en el presente ejercicio, como los de uniformidad, instrumentación, mantenimiento, desplazamientos o puramente organizativos se realizan con la participación de estas bandas en las respectivas Semanas Mayores y se ejecutan a su conclusión tras su cobro correspondiente. Si ellas no cobran tampoco lo harán sus suministradores ampliando la problemática a otros colectivos a fines a las formaciones musicales como sastrerías, tiendas de instrumentos musicales, transportes y otras empresas suministradoras que mantienen una relación contractual con estos colectivos. Alrededor de las formaciones musicales existe una economía auxiliar que también quedaría muy dañada.

En este sentido Juan Ramírez Téllez, director musical de la Agrupación Musical “Virgen de los Reyes” expresa: “Nuestro presupuesto anual está vinculado en un 70% de los ingresos percibidos en Semana Santa. Si tuviéramos problemas en estos cobros nuestro balance anual económico tendría serios problemas. Además, nuestro proveedores tendrían complicado el cobro a corto y medio plazo por la falta de liquidez en nuestras cuentas”.


Consejo de Bandas

En este sentido el Consejo de Bandas de Sevilla emitió un comunicado donde apoyaba a los músicos y expresaba su preocupación por la situación creada alrededor de esta pandemia y el cumplimiento de los contratos: “…gran incertidumbre existente sobre el cumplimiento de las obligaciones derivadas del acuerdo con las distintas formaciones musicales”. Aboga, además, a estar en comunicación con las bandas con claros objetivos: “…teniendo como finalidad informar, asesorar y establecer líneas de negociación comunes”, incluso con colectivos musicales no asociados a este Consejo. También se expresaba en este comunicado que la suspensión no supone romper las obligaciones inherentes en los contratos y su trato pormenorizado: “el hecho de la suspensión de las distintas estaciones de penitencia no produce la extinción automática de las obligaciones entre las hermandades y las bandas. Al ser acuerdos negociados individualmente con las distintas hermandades, la asunción de los riesgos derivados del mismo tienen que ser examinados en cada caso particular…”.


Acuerdos

De todas formas, la mayoría de las formaciones musicales intentarán cobrar sus contratos para poder ejerciendo su labor aunque lógicamente no son reacias a acuerdos singlares con cada una de sus respectivas hermandades. Cada contrato jurídicamente puede tener base para resolver esta situación aunque parece que este será el último camino a recorrer. Más haya de lo legalmente establecido existe una relación contractual sincera y en muchos casos de varios lustros. Algún colectivo musical no tiene ni el contrato firmado y cada año se renueva con un apretón de manos o de palabra…

Julio Vera, director de la Banda del “Santísimo Cristo de las Tres Caídas” de la Esperanza de Triana, una de las más prestigiosas, expresa la importancia de estas partidas presupuestarias en muchos colectivos y que la voluntad de acuerdos por ambas partes debería ser la referencia de esta cuestión: “Este hecho sin precedentes nos debe hacer reflexionar a todos y ser solidarios por ambas partes. Nuestra banda tiene una relación magnífica con las cofradías que acompañamos y con tal relación actuaremos en consecuencia, como hermanos. Una vez que pase esta lacra nos reuniremos con las hermandades y tomaremos las decisiones más oportunas y lógicas para todos. Nosotros seguro que estaremos a la altura y se positivamente que las hermandades harán lo propio. Son muchos años con ellas…Lo que si es cierto es que existen bandas que sin esos ingresos de Semana Santa tendrán problemas importantes. Todos debemos ser consecuentes para la continuidad de las bandas de Sevilla que siempre estuvieron, están y estarán”

Dionisio Buñuel, director de la Banda de Las Cigarreras, otra referencia de la música procesional, tiene clara su postura: “Este es un hecho extraordinario y hay que tomarlo como tal independientemente de las relación contractual. Una vez que podamos reunirnos con las distintas hermandades habría que estudiar una solución singularizada y beneficiosa para ambas partes. Nunca se debe romper esta problemática de forma unilateral. Todos estamos en el mismo barco y ahora más que nunca es cuando todos debemos ser más solidarios.

No cobrarán

Existen bandas que ya han comunicado que no harán efectivos sus contratos como ocurre por poner dos ejemplos claros con la Centuria Romana Macarena o la Banda Municipal de Mairena del Alcor. La hermandad de la Macarena comunicó esta decisión donándolos a las hermandades correspondientes: “el importe acordado en los contratos se donará íntegramente a las obras asistenciales de cada corporación”. Esta decisión se fundamenta en una clara decisión: “Conscientes de las necesidades que cada una de las Hermandades contratantes están teniendo en estas circunstancias tan graves, la Hermandad de la Macarena y su Banda quieren colaborar de esta manera con la obra social cada una de ellas y ayudar, en la medida de lo posible, a sus hermanos y feligreses”. Estos dos colectivos musicales tienen respectivamente el respaldo organizativo y efectivo de una hermandad y de su municipio, circunstancia que no ocurre con otros colectivos musicales.

En definitiva, los próximos meses se vivirán situaciones singulares entre bandas y hermandades en las que la cordura debería imperar por el bien de todos, de la Semana Santa de Sevilla, sus cofradías y sus bandas…

abc

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->