-->

Jesus Nazareno Priego de Córdoba y su Viernes Santo

Jesus Nazareno Priego de Córdoba y su Viernes Santo

Jesus Nazareno Priego de Córdoba y su Viernes Santo

Jesus Nazareno Priego de Córdoba y su Viernes Santo El viernes, a las 11 de la mañana, sale la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Naza...
abril 08, 2020
Jesus Nazareno Priego de Córdoba y su Viernes Santo
Jesus Nazareno Priego de Córdoba y su Viernes Santo





El viernes, a las 11 de la mañana, sale la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que sube al Calvario llevado por una ingente cantidad de personas que pugnan por situarse bajo las andas. Es la culminación de la Semana Santa prieguense: en el monte Calvario, desde el que se domina toda la ciudad, miles de personas reciben la bendición del Nazareno, elevando sobre sus cabezas el humilde y simbólico hornazo. El 4 de abril de 1953 se instituye la Cofradía y Esclavitud de la Rogativa, para ello se establecieron veintidós constituciones que fueron aprobadas por D. Maximiliano de Austria, abad de Alcalá la Real, y confirmadas por Clemente VIII. En el año 1672, en agradecimiento a la protección que fue dispensada en la terrible epidemia que padeció la población en los años 1650-51, se constituyó formalmente la Hermandad de Jesús de Nazareno que de hecho ya existía desde antes y pidieron al abad D. Antonio Alonso de San Martín que aprobase las veintiséis constituciones por las que se regiría en lo sucesivo. Éstas fueron reaprobadas por el abad D. Pedro de Toledo y Osorio en 1672 y por el papa Alejandro VIII, por Bula de 18 de agosto del mismo año. Unos años después de la referida epidemia, concretamente en 1654, quizá por el impacto causado por el horrible mal, se acordó hacer todos los años por el mes de mayo "un novenario de misas cantadas y el último día con sermón y procesión".

Por lo que está constatado que desde esta fecha se celebran las fiestas que ahora se conocen como "de los domingos de mayo".Finalmente, en el año 1819, la Hermandad presentó un nuevo cuerpo de diecinueve constituciones ante el abad y la autoridad civil, representada por el Congreso de la Nación, que son las que han regido hasta hoy.

La Hermandad está agregada a la basílica de San Pedro de Roma. La imagen de Jesús Nazareno es una talla manierista de madera dorada y policromada atribuida a Pablo de Rojas que conserva la policromía original, probablemente de Pedro de Raxis, fechada hacia 1592. Su rostro es reconocido como lo más llamativo de ella pues en lugar de reflejar sufrimiento o tormento, irradia paz, gracias a la serenidad y belleza de sus facciones que arrebatan de pasión a quien las contempla. Encuadran su rostro unas barbas a mechones, partidas en su centro y una simétrica cabellera de ondulantes estrías, que cae por detrás de las orejas a modo de tirabuzones. Se trata de una talla completa, con túnica recogida en la cintura. Está concebida en una difícil postura, con las piernas flexionadas y los pies dispuestos perpendicularmente, torciendo el tronco en sentido contrario al cuello y la cabeza. En el barroco, la imagen fue revestida con una túnica de terciopelo y se le colocó una peluca de cabello natural, ocultándose prácticamente toda la talla pero ganando en teatralidad y naturalismo. Parece que fue en 1602 cuando se articuló el brazo de la imagen, lo cual le ha supuesto grandes deterioros. Para evitarlo, dentro de lo posible, hace unos años fue dotada de un mecanismo electrónico que se acciona a distancia.



En la procesión se pueden contemplar también las imágenes de San Juan, María Magdalena y la Verónica que son bellas esculturas, complemento indispensable en la subida al Calvario. Han procesionado unas veces formando grupo escultórico y otras en pasos separados.

La imagen de San Juan se data en las mismas fechas que la de Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores pues ya se las nombra en el Acta fundacional de la Hermandad de los Nazarenos. Por último, la Virgen de los Dolores, una imagen de candelero, situada iconográficamente entre las dolorosas, es una típica imagen de calvario que sigue a Jesús en su peregrinar. La mañana del Viernes Santo el aire huele de otra manera, se dice que todo el mundo es nazareno ese día en Priego. Antes de las once de la mañana la multitud se apiña en el Compás de San Francisco a la espera de ver aparecer la imagen de Jesús Nazareno que, a esa hora en punto, sobre su trono y andas realizadas por Francisco Tejero Steger en 1942, hace su salida de la iglesia de San Francisco ante la multitud que le aclama.

En sentido estricto, la procesión de Jesús Nazareno del Viernes Santo no es tal, ya que aunque va formada durante una parte del recorrido, el paso de Jesús siempre va rodeado por una muchedumbre de costaleros, personas que se quieren acercar al trono y acompañarle de cerca, cruces... Los costaleros no se pueden cuantificar, a lo largo de toda la procesión pugnan por introducirse debajo de las andas, a veces, poniendo en peligro la estabilidad del paso, repitiendo un rito iniciático que se pierde en los tiempos. La marcha del paso es muy lenta, hacia adelante, hacia atrás, hacia los lados, "¡Qué lo trepan!". Así va siguiendo su itinerario por la Carrera de Álvarez, Ribera, Carrera de las Monjas, hasta llegar al Palenque en donde definitivamente se desbanda la procesión, y al grito de "paso redoblao" se le da el paso ligero que lo aupará hasta el Calvario. Marcando el paso, los tambores y cornetas imprimen un ritmo breve, repetitivo, desgarrador, que queda grabado en todos cuantos lo oyen, que se dice serían capaces de reconocer en cualquier lugar del mundo.



Una vez llegados al Calvario, la multitud espera expectante, junto a la Virgen, la bendición, con los hornazos levantados, a todo el pueblo. Es el clímax de la Semana Santa prieguense, a partir de ahí queda el retorno. La procesión se forma nuevamente en la calle Río que junto a la Virgen y las imágenes de San Juan, la Magdalena y la Verónica aguardan la bajada de Jesús que siempre envuelto en la multitud recorre el resto de su itinerario hasta ser depositado en su capilla, para el próximo año volver a vivir la mañana del Viernes Santo tal y como se ha hecho por siglos. Los penitentes, alrededor de 300 que forman la procesión, visten túnica morada, cíngulo amarillo y capirote blanco. En cuanto a la banda de la Hermandad, aunque tuvo antecedentes como la banda de romanos que compartía con la Columna, se creó en 1976. Desfilan 19 cornetas, 30 tambores, 12 bombos y una escuadra de gastadores que heredó de la antigua banda de los Maristas. En total, unos 70 componentes que interpretan ritmos y toque militares, y por supuesto el toque ancestral del Viernes Santo del que ya se ha hablado. En 1980, crearon otra banda para acompañar a la Virgen de los Dolores que tiene unos 40 miembros entre tambores y bombos. En cuanto a los cultos que la Hermandad organiza previos a Semana Santa, se realizan sendos quinarios en honor de Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores.

Comentarios

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->