-->

El Obispado de Málaga cierra la puerta a la celebrar la Semana Santa en septiembre

El Obispado de Málaga cierra la puerta a la celebrar la Semana Santa en septiembre

El Obispado de Málaga cierra la puerta a la celebrar la Semana Santa en septiembre

El Obispado de Málaga ha emitido en el día de ayer una nota de prensa en la que rechaza que las procesiones de Semana Santa, entendidas com...
marzo 30, 2020
El Obispado de Málaga cierra la puerta a la celebrar la Semana Santa en septiembre
El Obispado de Málaga ha emitido en el día de ayer una nota de prensa en la que rechaza que las procesiones de Semana Santa, entendidas como tal, se trasladen a septiembre. No obstante, abre la posibilidad de hacer una procesión de carácter especial. De cualquier forma, aclaran que en estos momentos que estamos viviendo con la pandemia del Covid-19 no procede tomar una decisión al respecto



En la nota de prensa se señala expresamente:

«En relación a las procesiones de Semana Santa, el Obispado considera importante informar a los fieles de que la Semana Santa no se suprime ni se traslada, por lo que las procesiones que pudieran hacerse fuera de la Semana Santa serían expresiones de Piedad Popular, pero no “procesiones de Semana Santa”. Los Obispos de Andalucía han dialogado sobre la posibilidad que ofrecía la Congregación para el Culto Divino (Decreto “En tiempos de Covid-19, (II)”) de trasladar las expresiones de piedad popular a otros días. Consideran conveniente no tomar ahora decisión alguna sobre este tema, sino una vez cesada la pandemia, y desde otras perspectivas, estudiar la conveniencia de realizar alguna “procesión de carácter especial”.



Por otra parte y en cuanfo a la litúrgia en estas fechas de Semana Santa señala «Desde las sugerencias recibidas de la Congregación para el Culto Divino, la Diócesis de Málaga determina una serie de líneas litúrgico-pastorales que deben seguir los sacerdotes en las celebraciones de este tiempo, salvando la normativa ritual. En esas líneas litúrgico-pastorales, se recuerda la necesidad de celebrar la Eucaristía sin presencia de fieles. En el caso de que el sacerdote atienda más de una parroquia, debe celebrarla solo en una de ellas durante el Triduo, según se estime mejor pastoralmente. Entre estas disposiciones, se determina la omisión de la bendición de los Ramos el Domingo de Ramos o del lavatorio de pies y el monumento en la Misa de la Cena del Señor, el Jueves Santo. En la adoración de la Cruz el Viernes Santo se determina que esta solo sea besada por el celebrante, y se recomienda a los fieles que siguen la celebración desde sus casas, que hagan un gesto de veneración a algún Crucifijo. Asimismo, se limita la celebración de la Vigilia Pascual, el Sábado Santo, a los templos parroquiales, invitándose a tocar las campanas, allí donde sea posible, durante el Gloria en la celebración de la Vigilia Pascual.»

eldiariocofrade

Comentarios

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->