La Amargura de Sevilla recupera una estampa antigua del Señor del Silencio

El Señor del Silencio en el Desprecio de Herodes vuelve a estar al culto tras ser intervenido por parte de Enrique Gutiérrez Carrasquilla en los últimos días. La talla de Pedro Roldán regresa a su camarín de la capilla sacramental de San Juan de la Palma, pero lo hace mostrando una estampa diferente a la habitual.

La talla porta sus antiguas manos, las primitivas que hiciera Pedro Roldán, sustituidas en 1935 por la de Sebastián Santos Rojas. Las actuales se encuentran en el taller de Gutiérrez Carrasquilla, que procederá a eliminar las manchas existentes y reintegrará las pérdidas de policromía (no los desgastes), provocadas por los besamanos.



El titular de la Amargura llevaba las manos atadas en la parte trasera, hasta que Juan Luis Vasallo le confecciona un nuevo cuerpo en el año 1951, cambiando la posición de la manos de detrás hacia delante.

abc