Extraordinaria noche en Almería por el 75 aniversario de la hermandad de Estudiantes

El día 12 de octubre de 2019 quedará guardado en la memoria de todos los almerienses que se dieron cita en las calles de la ciudad para ver cómo Nuestra señora de Amor y Esperanza recorría las calles engalanadas para la ocasión.



Eran las 20:00 de la tarde y las puertas de la catedral fortaleza de Almeria abría sus puertas ante el aplauso generalizado de los allí presentes. La cruz guía fue la primera en pisar la calle y tras ella una representación de todas las hermandades de la ciudad, seguidamente comenzaba el cortejo formado por la hermandad de estudiantes compuesto por muchas personas y mantillas que, en esta ocasión, algunas vestían de color al tratarse de una procesión de gloria.

Eran las 20:15, salían a la calle los ciriales y un humo de incienso comenzaba a cubrir la portada de la catedral, tras esa nube venía ella, venía nuestra señora de Amor y Esperanza en una difícil salida que siempre tienen que realizar los costaleros de la señora, en esta ocasión fueron las dos cuadrillas las que pudieron portar el paso, tanto la cuadrilla del paso de misterio como la del paso de palio.

La salida, como se comentaba anteriormente, es de mucha dificultad, esto se debe a la altura del palio y a un pequeño escalón que se sitúa en la entrada de la catedral, este hecho provoca que los costaleros tengan que bajar los dos costeros a tierra y tengan que hacer un esfuerzo sobrecogedor.

La procesión comenzaba y Almeria se disponía a disfrutar de una noche extraordinaria con varios momentos importantes. El primer momento marcado fue una petalá al poco tiempo de salir, el segundo fue ante el convento de las puras donde se le cantó una oración con la guitarra de Guillermo Fernández. Tras esto venía una calle llamada “De las tiendas” donde cada miércoles santo la llenan miles de almerienses para presenciar el espectacular palio de Amor y Esperanza con la estrechez de la calle, donde los varales van rozando las paredes.

Un momento de mucha emoción fue cuando el paso comenzó a entrar en el Santuario de la Virgen del Mar, donde se encuentra la patrona de Almería, el palio entró hasta los pies de imagen, algo que solo había sucedido en el 50 aniversario de la hermandad. La banda que abría el cortejo, la agrupación de Huercal de Almería le tocaba a la salida del santuario la marcha “El Maestro” dedicada al Señor de oración en el huerto, paso de misterio de la hermandad.

Tras pasar por la patrona, la virgen se encaminaba hacia el casco antiguo de la ciudad, el palio se adentraba en un sinfín de calles estrechas donde la cuadrilla y el capataz tenían que poner toda la confianza y seguridad que tenían en ellos para pasarlas, hubo muchos momentos de tensión en dichas calles por su estrechez y por cables de luz, que hacían que la cuadrilla tuviera que bajar el paso en repetidas ocasiones. Tuvieron, incluso, que poner ruedas en un momento determinado para poder pasar sin más percances.

La virgen se encaminaba ya hacia su templo, hacia la catedral de Almería donde la esperaban los almerienses, sobre las 02:00 llegaba el palio a la plaza de la catedral, y tras deleitar a todos los allí presentes con marchas como “siempre la Esperanza” se adentraba en su templo mirando a todos aquellos que la habían acompañado durante todo el recorrido y a la banda de “San Sebastian” de Padul, (Granada)

Eran las 02:30, la señora ya estaba en la catedral y se despedía hasta el miércoles santo de 2020 cuando, si Dios quiere, volverá a salir a las calles de Almería.

diariodepasion