Estreno de "25 Aniversario Encarnación" compuesta por Abel Moreno Gómez

El día en que Francisco Ruiz Gijón entregó la imagen del Cirineo a San Isidoro

El 5 de mayo, de 1688, el afamado escultor Francisco Antonio Ruiz Gijón entregaba a la Hermandad de San Isidoro de Sevilla la portentosa talla de Simón de Cirene. Esta imagen acompaña cada Viernes Santo a Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas en su estación de penitencia, estando considerada entre los sevillanos como la imagen secundaria de mayor valía de la Semana Santa hispalense, como así lo han hecho saber especialistas tan cualificados como Hernández Díaz, Bernales Ballesteros o Palomero Páramo.



Se trata de una talla completa en madera policromada, que representa a Simón de Cirene en el momento en que ayuda a Jesús a cargar con el peso de la cruz (Mateo 27, 32; Marcos 15, 21; y Lucas 23; 26). La tensión del esfuerzo que desprende la imagen se acompaña de un excelente tratamiento en los pliegues de sus vestiduras encoladas. La imagen ha sido restaurada por José Rivera García en 1974 y por el IAPH en el año 2000. La imagen del Cirineo participó en 1977 en una exposición sobre imaginaria sevillana celebrada en Madrid.

Ruiz Gijón no sólo realizó esta imagen, también ejecutó un paso de misterio para la hermandad -perdido durante la invasión francesa de principios del siglo XIX- y casi con total seguridad intervino en la realización del Señor. De las andas mencionadas sólo se conservan dos ángeles pasionarios, realizados igualmente en 1688 y recuperados en 2009 tras retirarse del ático de la capilla de la hermandad, donde se encontraban.






Hasta la restauración de la Parroquia de San Isidoro en la década de 1980, la hermandad la tenía expuesta en una hornacina de la Capilla del Señor de las Tres Caídas, pasando a partir de entonces a ubicarse en un arco en el atrio de la puerta que se encuentra bajo el campanario del templo. Como curiosidad, apenas dos décadas antes de la hechura de la imagen, la hermandad se acababa de trasladar su sede canónica a la Parroquia de San Isidoro, por lo que este año se conmemora tres siglos y medio de estancia en el céntrico templo sevillano.

Actualmente, Simón de Cirene sólo aparece en dos pasos más además de en la Hermandad de San Isidoro. Este personaje bíblico también se encuentra representado junto al Nazareno de las Penas de San Roque, obra de Antonio Illanes en 1962, y en el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas de Triana, realizada por Antonio Castillo Lastrucci en 1939.

gentedepaz