Nueva salida extraordinaria en Sevilla para el 2020

La imagen de Nuestra Señora de los Dolores del Cerro (Sevilla) saldrá en Procesión Extraordinaria bajo palio el 26 de septiembre de 2020, con motivo del setenta y cinco aniversario fundacional de la corporación en su condición letífica



Así se ha acordado por unanimidad en Cabildo Extraordinario solicitar a la Autoridad Eclesiástica.





Asimismo, la hermandad realizará un Corpus extraordinario con tres pasos; una función el 12 de marzo, día del aniversario; un triduo doloroso en la semana de pasión, del 1 al 3 de abril; y un septenario del 12 al 19 de septiembre, como se hacía antiguamente.

Será la segunda vez que la dolorosa salga en procesión en tres años, ya que en 2018, la imagen conmemoraria el 75 aniversario de la parroquia, pero fue una salida que no pudo realizarse por las inclemencias meteorológicas.

A principios de 1943, ya constituida la parroquia, se adquirió en un pueblo la imagen de una santa que, remodelada por el escultor y tallista José Sanjuán Navarro, fue bendecida, ya como dolorosa, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores. La talla, que podemos contemplar junto a estas líneas, sustituyó a la anterior en la parroquia recién establecida y concitó en torno a ella la devoción de un grupo de feligreses que, a instancias del ya citado coadjutor Vicente Gómez Solera, comenzó a consagrar regularmente cultos en su honor organizando también cada año una procesión letífica en los días próximos a su festividad litúrgica. Esta imagen de la Santísima Virgen sería pues la titular de la parroquia desde su fundación hasta el 25 de septiembre de 1955, día en el que se bendijo la actual imagen de Nuestra Señora de los Dolores.




Como se ha citado anteriormente, el grupo de feligreses que rendía culto a Nuestra Señora de los Dolores contó desde sus inicios con el apoyo del coadjutor Vicente Gómez Solera, principal impulsor de la piedad popular en el barrio, llegando a solicitar su constitución canónica el 30 de mayo de 1945. Aunque por avatares del destino ésta no resultó decretada hasta el 20 de junio de 1955, ello no supuso impedimento alguno para que actuase como Hermandad de hecho desde sus inicios en el citado año de 1945 ya que, aún no teniendo reconocida personalidad jurídica, disponía de un censo de hermanos, elegía regularmente a su junta de gobierno, realizaba el cobro de las cuotas y participaba de pleno derecho en la vida de la comunidad parroquial, siendo así reconocida tanto por los diferentes párrocos que en esos años rigieron la Parroquia como por la Hermandad Sacramental, corporación ésta que llegó incluso a tratar de fusionarse con ella en 1950.