Jesús Despojado de Sevilla gana 3 minutos de Paso en el 2020

La Lanzada de Sevilla restaurará al completo su paso de misterio para la Semana Santa 2020

La hermandad de la Sagrada Lanzada continúa inmersa en la restauración de su paso de misterio que se inició el pasado 2019 con la recuperación integral de los candelabros de guardabrisas y la crestería. Así, el dorador Francisco Pardo Jiménez continúa avanzando con los trabajos que devolverán para 2020 el brillo completo a uno de los conjuntos más notables y rotundos de la Semana Santa de Sevilla.

Actualmente, este taller sevillano tiene entre sus manos el canasto y los respiraderos de este paso de misterio. Los trabajos que se vienen desarrollando tras la pasada Semana Santa se centran en la conservación integral del paso, para el cuál se dorarán de nuevo todos los plintos y salientes, además de resanar las grietas que copaban la talla y que tendrá como labores finales la limpieza integral de la misma.

En estos momentos es el turno del voluminoso canasto repleto de ángeles tan característico, anunciando que para el próximo Miércoles Santo saldrá completamente restaurado junto con los respiraderos y los candelabros. Para su recuperación se está empleando el oro triple italiano de primera calidad de 23 y 3/4 kilates, «el mismo que traía de serie el paso», destaca Pardo. Para ello, el dorador comenta a Pasión en Sevilla que el conjunto «no se redorará entero, ya que los respiraderos eran los que estaban en peores condiciones y el paso, tras casi un cuarto de siglo sin intervenirse, estaba muy bien conservado en líneas generales».



Un paso neogótico

El paso de misterio de La Lanzada es uno de los más reconocibles de la Semana Santa. De estilo neogótico florido, dorado e iluminado con candelabros de guardabrisas, está inspirado en la crestería del altar mayor de la Catedral de Sevilla. Fue diseñado en el año 1944 por Luis Jiménez Espinosa, que a su vez se encargaría de la talla junto con Manuel Guzmán Bejarano, Antonio Vega, Antonio Martín y Manuel Morillo. Se estrenó en el año 1950, si bien no salió completamente terminado hasta el año 1955. En 1996 ya fue objeto de un proceso de dorado.

El taller de Francisco Pardo es uno de los más activos de la actualidad. A su trabajo en el dorado ha sumado recientemente la talla tras realizar un gran número de restauraciones tanto en Sevilla capital como en la provincia y en parte de Andalucía. Entre ellas destaca la recuperación de los pasos del Sagrado Corazón de Nervión, la Cena de Huelva y el del Cristo de la Sed.

abc