El guiño de Siete Palabras a la Santa Cueva de Cádiz

El 75 aniversario fundacional de la hermandad de Siete Palabras está vinculado de modo directo con el imponente misterio del oratorio de la Santa Cueva. No en vano, es en torno a ese Crucificado y el resto de imágenes que reciben culto en la sobria capilla de la calle Rosario donde tiene su origen la hermandad del Viernes Santo. Fue el misterio de la Santa Cueva el que procesionó en la mañana del Viernes Santo de 1944. Y en la salida extraordinaria del próximo 31 de agosto, la cofradía quiere tener un guiño con sus orígenes, asemejando su actual misterio a ese grupo escultórico que dio origen a las Siete Palabras hace tres cuartos de siglo.



El misterio se presentará en esta salida extraordinaria de la manera más parecida posible al conjunto de la Santa Cueva. No podrá hacerse respecto a la disposición de las imágenes, por las dimensiones del paso y otras dificultades. Pero sí con respecto a la impronta del conjunto de la calle Rosario.

Para ello, en primer lugar, en esta procesión del día 31 no estará el soldado romano que con la lanza ofrece el isopo al Cristo (ya que esa figura no está en la Santa Cueva). Y en su lugar van a procesionar las dos marías del misterio de Sanidad, que han sido cedidas para esta extraordinaria y que acompañarán a la Virgen de la Piedad, a San Juan Evangelista y a María Magdalena. Eso sí, las imágenes de Sanidad no podrán ir delante del Señor (como en el misterio de la Santa Cueva) y se situarán en la trasera del paso.



En segundo lugar, la Virgen y el San Juan se dispondrán cada uno a un lado del Crucificado, y no juntos como es habitual el Viernes Santo.

En tercer lugar, la hermandad ha anunciado que está confeccionando ropajes nuevos para todas las imágenes secundarias (incluidas las dos de Sanidad), inspirándose en los colores que tienen las esculturas de la Santa Cueva (para lo que se están utilizando tejidos como el tergal o el terciopelo, con lógica ausencia de bordados).

En cuarto lugar, la Mayordomía de Siete Palabras ha realizado un intenso trabajo para incorporar al misterio los elementos de la Pasión, recurriendo a materiales y herramientas de la misma época y apariencia que las que pueden apreciarse en el conjunto escultórico que sirve de referencia a esta extraordinaria.

Y por último, las flores también es un aspecto que se ha cuidado para esta ocasión, recordando el exorno de aquella salida de 1944 (a base de flores silvestres).



En definitiva, todo un trabajo que hay detrás para ‘transformar’ el misterio de las Siete Palabras del siglo XXI y evocar al grupo escultórico que procesionó en aquella salida que dio origen a la cofradía hace 75 años. Todo ello con el asesoramiento del imaginero Luis González Rey y del vestidor de la hermandad, Iván Aragón.

diariodecadiz