-->

1646, el principio del fin de Martínez Montañés

1646, el principio del fin de Martínez Montañés

1646, el principio del fin de Martínez Montañés

El año 2016 se marcha poco a poco y con él todos los acontecimientos relevantes que han tenido lugar en estos 366 días. Una Semana Santa en...
Comentarios agosto 27, 2019
1646, el principio del fin de Martínez Montañés
El año 2016 se marcha poco a poco y con él todos los acontecimientos relevantes que han tenido lugar en estos 366 días. Una Semana Santa en la que quedará, entre otras muchas cosas, el esfuerzo que escenificaron las hermandades de la Madrugada, el júbilo vivido por ver al Gran Podercon la luz del sol o la coronación de la Virgen de la Paz.


Sin embargo, en 2016 también se cumple un aniversario triste e histórico pero que marcó una huella imborrable en la ciudad. La gran de epidemia de de peste en 1646 que azotó la capital hispalense y que tres años más tarde perduraría para acabar con la vida del ‘Dios de la madera’, Juan Martínez Montañés. 370 años desde aquel fatídico hecho.
Dicha epidemia llegó de oriente a través de Italia y se exacerbó en Sevilla debido a las recientes inundaciones que ha había vivido la ciudad y que sembraron focos de infecciones. De hecho, ese estancamiento de las aguas en varias zonas de Sevilla provocó que la epidemia de peste se extendiera más rápidamente llevándose tres cuartas partes de la población local. En el verano de 1646, el número de muertos diarios pasó de 500 a 2.500. Tal fue el desbordamiento que las autoridades sacaban a los presos de las cárceles y éstos o morían contagiados o decidían escaparse. Se calcula que murieron 200.000 de los 300.000 sevillanos que vivían es esa época.
San Juan Bautista de Martínez Montañés. Última obra datada del artista en Sevilla (1638).
San Juan Bautista de Martínez Montañés. Última obra datada del artista en Sevilla (1638).
Aunque la epidemia se extendió entre 1646 y 1650, la destrucción de la ciudad tuvo su punto álgido en 1649, precisamente el año del fallecimiento de Martínez Montañés. En un principio, los historiadores apuntaban a que el artista estaba enterrado en la Plaza de la Magdalena ya que se le dio sepultura en la iglesia que ocupaba dicha plaza. No obstante, tal y como se recoge en el libro de Historia de Sevilla de José María de Mena «el diligente periodista don Fernando López Grosso me ha contado en repetidas ocasiones haber leído una carta de la época, en la que afirmaba que el cuerpo de Martínez Montañés lo vio en un carro de muertos que llevaban a arrojar al foso de la muralla por la Puerta de Triana, «y lo conocí muy bien la cara»».
El legado del barroco sevillano personificado en la obra de Juan Martínez Montañés es ahora patrimonio de la ciudad. Una de ellas, el Cristo de los Desamparados del Santo Ángel, cumplirá en 2017 los 400 años de su hechura. En los prolegómenos del próximo verano podremos disfrutar de él en el paso del Cristo de San Bernardo.

Comentarios


No hay comentarios

Deje su Opinión...

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • -->