Hermandades extinguidas de la Semana Santa de Sevilla

Desde que el Cardenal Niño de Guevara estableciera que las Hermandades hicieran su Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral en el año 1604, han sido numerosas las Corporaciones fundadas. Varias de ellas, por motivos económicos, políticos, históricos o internos desaparecieron. Incluso algunas, como la Antigua y Siete Dolores o el Santo Crucifijo de San Agustín alcanzaron un gran arraigo devocional en la capital hispalense.






Santo Crucifijo de San Agustín
Fue una de las principales devociones de la ciudad durante más de 500 años. Se desconoce el origen de su veneración en Sevilla, aunque ya se tiene constancia de ello en 1310, antes incluso de la fundación de las primeras Hermandades.
El Santo Crucifijo de San Agustín es de autoría anónima, de estilo gótico, con cabellos naturales y paño de pureza de tela. La Dolorosa, bajo la advocación de María Santísima de Gracia fue ejecutada por Blas Molner a finales del siglo XVIII.
La Imagen recibía culto en el desaparecido Convento de San Agustín, aunque no fue su primitiva sede. Desde 1649 el Ayuntamiento de Sevilla renueva su voto de Acción de Gracias por la extinción de una epidemia de peste que asoló en aquel tiempo la capital hispalense.
Tras la invasión del ejército galo, en 1810 suprimieron el Convento como lugar de culto y las imágenes se trasladaron a la cercana Parroquia de San Roque, aunque regresaron en 1814. Ya en 1835 se ubicaron definitivamente en San Roque por la ex-claustración de su sede.
Llegó a procesionar de diversas formas a lo largo de este siglo: en solitario, con la Magdalena a sus pies, y con la Virgen y San Juan. En el último tercio del siglo XIX se intentó revitalizar la vida de la Hermandad. En 1876 volvieron a realizar su salida procesional en Semana Santa. Estrenaron el paso de palio en 1878 y en 1881 el del Crucificado. En1889 se vieron obligados a donar sus pasos al Arzobispado por desavenencias con el párroco de San Roque, ya que la Corporación no encontraba ningún almacén para guardarlos y se situaban durante todo el año en las naves del templo. En 1894 volvió a salir en la tarde del Miércoles Santo en un solo paso, con la Virgen de Gracia a los pies del Santo Crucifijo.
Actual Santo Crucifijo de San Agustín | Carlos Iglesia
Actual Santo Crucifijo de San Agustín | Carlos Iglesia



Su última salida en la Semana Mayor fue en 1896, ya que un año después se aprobaron nuevas Reglas transformando la Hermandad en congregación. Se fijó su salida procesional una vez cada diez años, siendo la última en 1926. La Dolorosa de Blas Molner pasó a formar parte de la Hermandad de San Roque, cuya fundación se produjo en 1901.
En 1936 ambas imágenes perecieron en el incendio sufrido en la Parroquia de San Roque. En 1938 Sebastián Santos realizó una la actual Dolorosa de la Corporación del Domingo de Ramos bajo la advocación de Gracia y Esperanza en honor a la antigua Imagen. En 1944 Agustín Sánchez Cid realiza una réplica del Santo Crucifijo de San Agustín, donde décadas después, en 1990 se aprobó por parte de Vicaría General la incorporación del Crucificado como Titular de la Hermandad.
Sagrada Entrada en Jerusalén de Triana
El barrio de Triana contó durante el siglo XVII Y XVIII con una Corporación en la cual se representaba la Sagrada Entrada en Jerusalén. Realizaba su Estación de Penitencia a la Real Parroquia de Santa Ana el Domingo de Ramos y nunca llegó a realizarla hacia la Santa Iglesia Catedral.
Esta Corporación residió en el hospital del desaparecido barrio trianero de San Sebastián. La llegada de los paúles a este hospital revitalizó la Hermandad, produciéndose incluso la aprobación de sus Reglas en 1666 y fusionándose dos años después con la Hermandad de San Sebastián. Contaba con tres Titulares: El Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén, María Santísima del Desamparo y San Sebastián.
Su última salida procesional tuvo lugar a finales del siglo XVIII. Durante la invasión gala de 1808 se perdieron los pasos procesionales, mientras que sus Imágenes corrieron la misma suerte en la Revolución de 1868, desconociéndose el paradero de ellas.
Pasión y Muerte | Agustín López
Pasión y Muerte | Agustín López
Pasión y Muerte
Otra de las Corporaciones trianeras que desaparecieron fuePasión y Muerte. Presentaba dos Titulares: Santísimo Cristo de la Pasión y Muerte y Nuestra Señora de la Parra. Se desconoce el año de su fundación, pero se sabe que llegó a procesionar en 1628 en la jornada del Viernes Santo. Desapareció durante la epidemia de peste que asoló Sevilla en 1649 y las imágenes fueron trasladadas a la Parroquia de la O, ignorándose su actual paradero.
finales del siglo XX un grupo de cofrades rescató esta advocación, Pasión y Muerte, para su nueva Asociación erigiéndose en Hermandad en el año 2011. En la actualidad realiza Estación de Penitencia en la jornada del Viernes de Dolores con el Crucificado realizado por Navarro Arteaga.
Desconsuelo 
La Hermandad de Nuestra Señora del Desconsuelo residía en el barrio de Triana, cuya fundación tuvo lugar en elprimer tercio del siglo XVII.
Cristo de la Buena Muerte de Omnium Sanctorum
Cristo de la Buena Muerte de Omnium Sanctorum



Primitivamente la Dolorosa poseía la advocación de la Soledad, pero un juicio con la Hermandad de la Soledad de San Lorenzo obligó a modificarlo por el del Desconsuelo. Procesionaba en la tarde del Viernes Santo por las calles del viejo arrabal. Se desconoce la extinción de esta Hermandad, al igual que el paradero de las imágenes y sus enseres.
La actual Hermandad de Pasión y Muerte recuperó esta advocación para su Dolorosa, Nuestra Señora del Desconsuelo y Visitación. Esta imagen realiza Rosario Vespertino a principios de junio por las calles del barrio de Voluntad.

La Buena Muerte 
En el año 1881 un grupo de jóvenes fundaron la Hermandad de la Buena Muerte en la Parroquia de Omnium Sanctorum. Contó con el Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Soledad, que ya residían en el templo de la calle Feria.
El Crucificado de la Buena Muerte era una talla de estilo gótico. Según Bermejo el Cristo no fue originario de la Parroquia sino que fue traído de laantigua Capilla de la Soledad situada en la calle Linos. Nunca llegaron a procesionar en la Semana Santa y se perdieron en el incendio del 18 de julio de 1936 que destruyó Omnium Sanctorum.

http://denazaretasevilla.com/2016/03/09/las-hermandades-extinguidas-de-la-semana-santa-de-sevilla-ii/