Nueve meses de cárcel por atacar al Nazareno de Osuna a martillazos

La Fiscalía de Sevilla pide nueve meses de cárcel para una mujer que atacó a martillazos una imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Osuna, a la que causó daños por importe de 2.268 euros. El fiscal le imputa delitos de daños al patrimonio artístico y contra los sentimientos religiosos, con la eximente incompleta de enfermedad mental.

El ataque se produjo a las 7.30 horas del 24 de marzo de 2016, cuando la acusada María Soledad R.O. entró en la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria de Osuna. En una de las capillas del templo estaba expuesta para el culto y preparada para salir en procesión de Semana Santa la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que pertenece a la hermandad del mismo nombre.



Se trata de una imagen de madera que representa a Jesús portando la cruz, de estilo barroco propio de la escuela sevillana, que data del último cuarto del siglo XVII. “El autor es desconocido pero se atribuye a La Roldana o a Pedro Roldán” y la talla “está en muy buen estado de conservación”, según el escrito de acusación al que ha tenido acceso este periódico.

Soledad entró en la iglesia provista de un objeto contundente -con ocasión de los hechos se habló de un martillo- con la intención de golpear la talla y dañarla, “a sabiendas de que se trata de un Cristo venerado por muchos creyentes de la localidad que profesan la fe católica”, señala la Fiscalía, que por ello le imputa un delito contra los sentimientos religiosos, con una petición de condena de cuatro meses de prisión.

Aprovechando que en ese momento no había nadie en el templo, se dirigió al paso y se encaramó a su altura por medio de una banqueta que estaba en la parte delantera, dispuesta para exornar la parte superior.

Cuando estuvo a la altura de la imagen, empezó a golpearla en la cara aunque huyó cuando se percató de la presencia del párroco, que acudió alarmado al oír desde un local de la iglesia los fuertes golpes que daba Soledad.

Como consecuencia de la agresión, la imagen sufrió “serios desperfectos en el rostro”, especialmente “el hundimiento de la zona supralabial izquierda, con pérdida de estratos de separación y cromatismo entre la zona superior de la barba y la cara”.

Los daños han sido valorados en 2.268 euros, que la acusada deberá abonar a la hermandad incrementados en los intereses legales.

La Fiscalía le aplica una eximente incompleta pues la procesada sufre un trastorno bipolar y era consumidora habitual de drogas y alcohol, con descompensaciones que han provocado frecuentes ingresos hospitalarios en Psiquiatría entre 2014 y 2016. Ello disminuía “notablemente su capacidad de comprensión y su voluntad en el momento de los hechos”.

Por el segundo delito de daños al patrimonio, el fiscal pide cinco meses de cárcel. En el juicio que se celebrará en los próximos meses en un juzgado penal, la Fiscalía añadirá la prohibición de entrada en la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria durante tres años.

Para el juicio está citado como testigo el párroco de la iglesia y varios expertos en arte sacro.

diariodesevilla

No hay comentarios

Deje su Opinión...