La recreación tridimensional de la figura de la Sábana Santa de Turín

Un nuevo análisis de la Sábana Santa de Turín permitió al profesor Guilio Fanti, experto en Mediciones Mecánicas y Térmicas y reliquias, hacer una figura 3D de quien para los creyentes es Cristo crucificado. El modelo tridimensional y las medidas reales revelan que “los Evangelios tenían razón” al describir al hijo de Dios como un hombre de belleza sin igual, pero mucho más alto de lo que se creía.



Esta estatua es la representación tridimensional a tamaño natural del hombre de la Síndone, realizada sobre las medidas milimétricas tomadas del lienzo en que fue envuelto el cuerpo de Cristo durante la crucifixión”, explica Giulio Fanti, profesor de Mediciones mecánicas y térmicas en la Universidad de Padua y experto de la reliquia. El profesor, sobre la base de sus mediciones, ha hecho realizar un “calco” en 3D que le permite afirmar que estas son las reales medidas de Cristo crucificado: “Consideramos que tenemos finalmente la imagen precisa de cómo era Jesús en esta tierra. De ahora en adelante ya no se le podrá representar sin tener esta obra en cuenta”. El profesor ha confiado al semanario Chi la exclusiva de esta obra suya, y les reveló: “Según nuestros estudios, Jesús era un hombre de una belleza extraordinaria. Esbelto, pero muy robusto, tenía un metro ochenta centímetros de alto, cuando la estatura media de la época era de 1,65 metros. Y tenía una expresión real y majestuosa” .



A través del estudio y la proyección tridimensional de la figura, Fanti ha podido también hacer un cómputo de las numerosísimas heridas sobre el cuerpo del hombre de la Síndone: “En la Sábana Santa -añade el profesor- he contado 370 heridas de flagelo sin tener en cuenta las laterales, que el lienzo no ofrece porque envolvía sólo la parte anterior y posterior del cuerpo. Pero podemos lanzar la hipótesis de unos 600 golpes. Además, la representación tridimensional ha permitido reconstruir que en el momento de la muerte, el hombre de la Síndone estaba encorvado hacia la derecha porque el hombro derecho estaba luxado de manera tan grave que había lesionado los nervios”.

jerezcofrade