Luces y algunas sombras de la Semana Santa de Cádiz 2019



Finalizada una nueva Semana Santa de Cádiz 2019 es el momento de hacer balance sobre lo que ha sucedido durante estos días en los que las hermandades gaditanas, a excepción de las del Miércoles Santo, han realizado sus salidas procesionales.

Existen opiniones diversas pero lo cierto es que hay aspectos positivos para destacar pero también algunas cuestiones sobre las que cabe reflexionar para así tratar de mejorar la Semana Mayor gaditana.




Carrera Oficial

La Carrera Oficial parece que ya se ha asentado y sin duda una de las principales apuestas de este año, la de los palcos en San Juan de Dios, ha resultado todo un éxito. Este espacio de la ciudad se ha convertido en uno de los lugares clave y ha permitido que muchas personas se acerquen para seguir los cortejos procesionales. Las balconeras y reposteros que han adornado el recorrido oficial también han ayudado a mejorar la imagen en determinados lugares del mismo.

Pero quedan algunos puntos que revisar sobre este recorrido oficial, por ejemplo, la llegada de algunas hermandades a Nueva, sobre todo las que tienen que pasar por la plaza de la Catedral previamente o las que coinciden en San Juan de Dios. Es verdad que Cádiz tiene la configuración que tiene pero también es cierto que habría que estudiar otras alternativas de cara a los próximos años. Otro lugar que tiene margen de mejora es la Plaza de Candelaria. A pesar de que se instalaron vallas metálicas para evitar que las personas crucen por medio de los cortejos en esa zona, habría que intentar engalanar esas vallas.

Los cortejos

Las hermandades han vuelto a poner de relieve su empeño por hacer las cosas de la mejor forma posible y eso se ha percibido en los cortejos desde el inicio de los mismos hasta el fin con filas de penitentes normalmente ordenadas, con enseres cuidados y acompañamientos musicales que han respondido con creces a las expectativas creadas.

Por supuesto hay casos en los que mejorar. Quizá habría que dar mayor fluidez al paso de las hermandades. Algunas paradas se pueden evitar y eso lo agradece tanto el público como el propio cortejo.



Sábado Santo

No termina de cuajar esta jornada a pesar del enorme esfuerzo de la hermandad del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad. La corporación se ha esmerado en la salida procesional cuidando cada detalle pero sin embargo resulta desoladora la imagen de las sillas y palcos prácticamente vacíos.

La cofradía de Santa Cruz debe cerrar por lógica los desfiles procesionales pero hay que plantear otra opción para que no se desvanezca en un día al que los cofrades no se terminan de acostumbrar.

Del otro lado está Descendimiento que ha llegado al Viernes Santo con una gran acogida por parte de todos. Su incorporación a la tarde ha sido de lo mejor de esta Semana Santa.



Un corte de dos horas

El Perdón se ha quedado como la única hermandad que inicia su salida procesional en la Madrugada pero es obvio que en esa franja horaria hay procesiones en las calles. Excepto Afligidos, las demás de la tarde se recojen más allá de las 0.00 horas.

El problema es ese corte de dos horas que se produce desde que termina de pasar Medinaceli y hasta que llega el Perdón. Fueron muchas las personas que abandonaron sus palcos y sillas y se acercaron al Campo del Sur para dar el encuentro a esta hermandad. O entra una nueva cofradía en esta jornada, o se traslada alguna o habrá que volver a pensar cómo acortar distancias entre una y otra.

El público


Buena respuesta la que han dado los cofrades y el público en general que se ha acercado para ver las procesiones esta Semana Santa.

Como en todo, ha habido algunas excepciones quizás por desconocimiento o simplemente educación pero sí es cierto que la afluencia de público ha sido importante durante todos los días. Domingo de Ramos y Viernes Santo fueron de las jornadas más seguidas en las calles.

Además no ha habido que lamentar ninguna incidencia importante.



La lluvia

El agua amenazó con aparecer esta Semana Santa aunque finalmente ha respetado más de lo previsto en un principio por los más optimistas.

La jornada del Miércoles Santo no hubo procesiones por este motivo. Sentencia salió, lo intentó pero se dio la vuelta y el Jueves Santo Oración decidió regresar a su templo tras hacer estación de penitencia en Catedral. Cierto es que después no llovió y las demás hermandades siguieron normalmente sus recorridos.

En cualquier caso, la meteorología siempre es una cuestión delicada y la lluvia puede dañar enormemente los pasos e imágenes por lo que hay que estudiar bien qué hacer y actuar consecuentemente.

lavozdigital

No hay comentarios

Deje su Opinión...