Un palio 'casiellesco' para la Trinidad de Málaga

La Virgen de la Trinidad Coronada estrenará el próximo Lunes Santo el palio bordado al completo. Será, sin duda, una de las grandes novedades patrimoniales de la Semana Santa, un ambicioso proyecto anhelado por la Cofradía del Cautivo desde 2000, año de la coronación canónica de la imagen, que se ha prolongado en el tiempo, con intervención episcopal y la realización del manto procesional de por medio.



Si el techo de palio, presentado el 13 de febrero de 2015, supuso la conclusión de la primera fase de la obra, el bordado de las cuatro bambalinas exteriores e interiores, dadas a conocer este sábado, en el Patio de Banderas del Ayuntamiento, significa el culmen de una pieza colosal con destino a la Dolorosa de Francisco Buiza que, precisamente, acaba de celebrar el cincuentenario de su bendición.

El conjunto procesional, ideado y ejecutado por el taller de Joaquín Salcedo, de estilo ecléctico, pues combina elementos barrocos con detalles manieristas, fue glosado por Pedro Antonio Jerez Palomo, secretario general de la corporación, quien calificó la obra de «palio 'casiellesco'», al incluir motivos muy utilizados por el diseñador Juan Casielles y presentes en el trono y ajuar de la Dolorosa, como son los casos de los grutescos (dragones). «Joaquín Salcedo ha demostrado que lo que comenzó como una necesidad, se ha convertido en una portentosa y palpable realidad», dijo Jerez, al tiempo que destacó la «coherencia estilística» de la pieza presentada con el resto del conjunto. Y es que, efectivamente, las bambalinas siguen la sintaxis ornamental y las claves estéticas ya utilizadas en el manto de procesión y en el propio techo de palio. Así, el frontal y la trasera, que cuentan con tres paños (el cenral es más ancho y corto para permitir la visión de la Virgen), mientras que los laterales se componen de cinco piezas profusamente bordadas con decoración vegetal y floral, presentan un dibujo simétrico, en el que destaca un ánfora, que centra el eje de cada paño. Flanqueando a las jarras, aparece un dragón.

Las bambalinas se rematan con una moldura recta, quebrada con distintos volúmenes, que recorre todo el perímetro superior, a modo de cornisa, y doble moldura, simulando una peana, que se incluye en los puntos más altos. Y rematando cada paño, figura una crestería compuesta por macetillas, cintas y flores.

Morillera
Las caídas del palio exhiben una morillera, que va sobre un galón ribeteado que persigue el mismo dibujo que la saya de la coronación canónica de la Virgen.

En relación a los materiales utilizados, las bambalinas están bordadas «exclusivamente en hilo de oro fino», recalcó el presentador de la obra, sobre terciopelo color cardenal, para las que Salcedo ha empleado, para su realización, distintos puntos de bordados y en las que han trabajado hasta ocho artesanos.

En definitiva, un palio, de extraordinario resultado, cuyas bambalinas cuentan con la misma semántica del techo del baldaquino, en el que destaca la gloria oval del centro, que acoge 'La Sagrada Familia', y la cenefa que incluye casetones, en sus ángulos, para acoger los bustos, realizados en seda, de los Padres de la Iglesia Occidental –San Agustín, San Gregorio, San Ambrosio y San Jerónimo– y cuatro tondos centrales que recogen frases extraídas del Credo y de la doctrina trinitaria.

La obra seguirá expuesta en el Patio de Banderas del consistorio hasta el martes, en horario de visita de 9 a 14 horas y de 17 a 20 horas.

diariosur

No hay comentarios

Deje su Opinión...