La Hermandad de El Museo pide la permutar con Las Aguas el Lunes Santo de Sevilla



Cuando en el Lunes Santo de 2010 la lluvia hizo acto de presencia en las últimas horas del día, en el interior de la Catedral se escenificó una situación que no por histórica está falta de simbolismo. Aquel año, El Museo y Las Aguas se reunieron en el interior del templo mayor junto a la de Las Penas de San Vicente, juntándose en un mismo espacio los seis últimos pasos del día. A día de hoy, casi diez años después, esta foto vuelve a cobrar fuerza motivada por la hermandad del Museo, que ha pedido formalmente, y por escrito, adelantar su puesto en la nómina del Lunes Santo. Lo que era un secreto a voces durante los últimos años, ya es oficial. De la foto al papel.



La última cofradía del día ya está trabajando para buscar una entrada más temprana a la que realiza actualmente, pasadas las 3:30 horas del ya Martes Santo. Era una de los grandes retos de la junta de gobierno que preside Juan María Toro que esgrime a Pasión en Sevilla que «los tiempos han cambiado y la noche no es propicia para una procesión. La Semana santa de los 80 y 90 no es la de ahora». Por otro lado, el hermano mayor de las Aguas, Narciso Cordero, responde en declaraciones a este medio que «no consideran que eso sea una solución para el día, es más un caso de una hermandad en particular».

Hace casi dos meses se produjo la última reunión entre los hermanos mayores del día, encuentro en la que se trató el tema de forma verbal. Semanas después, el Museo hizo entrega de una carta al delegado de día que vive en 2019 su estreno al frente de la jornada: Manuel Martínez de Pinillos. En la misiva se solicita que se valore un cambio de puesto con la cofradía que los antecede, la de Las Aguas, esgrimiendo que tras salir de la Catedral, pocos metros la separan del templo, a diferencia de la cofradía de Alfonso XII. Por otro lado, se descarta, por el momento, una petición de adelanto también a la de las Penas de San Vicente, algo que no desagrada a los hermanos del Museo.

Aunque el Lunes Santo es uno de los días más saneados en cuanto a cruces y organización, el nutrido número de nazarenos de sus cofradías -sobre todo en las del primer tramo- es uno de los grandes problemas. Desde las hermandades del día se confirma que para 2019 no habrá ningún movimiento, pero sí que para 2020 se comenzará a trabajar tras finalizar la próxima Semana Santa, estrategia idéntica al Domingo de Ramos.





Adelanto horario

Por otro lado, el Museo ha solicitado al delegado de día, Manuel Martínez de Pinillos, un adelanto horario en toda la jornada de quince minutos que se reflejaría en todas las cofradías, desde la primera que es San Pablo. Esta medida propuesta por la corporación de la calle Alfonso XII va orientada a un comienzo más temprano ante posibles retrasos que afectarían en mayor grado a la última de la jornada.

Entrar tarde ya no está de moda

Los tiempos cambian y aquí se demuestra. Las cofradías buscan adelantar las horas de entrada y la hermandad quiere evitar salir tan tarde como ocurre actualmente, ya que el paso de palio sale en torno a las diez de la noche, e incluso si hay retraso la cofradía se ve imposibilitada a la hora de ponerse en la calle al completo por su cercanía al inicio de la Carrera Oficial. Estas circunstancias llevan al Museo a estar más tiempo en la calle el Martes que el propio Lunes Santo. Lo que antaño era un privilegio poder cerrar la jornada, ya que es la decana, la situación actual de la Semana Santa ha hecho que la situación de esta corporación sea complicada, ya que además de salir tarde, se ve obligada a ir a contrarreloj de vuelta para evitar entrar a horas tan tardías como ocurría hace unos años. Resulta curioso que a mediados de los años 90, Santa Marta solicitó ser la última del día, a lo que el Museo se negó al ser un sitio de honor. Los tiempos cambian y la Semana Santa huye de la noche.

abc

No hay comentarios

Deje su Opinión...