El Santo Ángel de Sevilla hace la puesta de largo de su nueva cofradía

Desde que en junio de 2017, los frailes del Santo Ángel sacaran en salida extraordinaria al crucificado de los Desamparados –una magna obra del genio del barroco Martínez Montañés- por su cuarto centenario, los carmelitas han puesto en marcha la maquinaria para alcanzar su objetivo: conseguir una cofradía única que se estrenará el próximo Sábado de Pasión.

Ayer la iglesia de la calle Rioja estaba a rebosar, todo era expectación. El padre Juan Dobado, prior y alma mater de este proyecto, se sentía orgulloso de lo que allí se estaba viviendo: la puesta de largo de la gran cofradía penitencial de un convento en Sevilla.



El paso, la banda y los capataces
Todo en uno, sin dejar nada atrás. La puesta en escena contemplaba la visión del nuevo paso que cobijará a la imagen: unas andas de estilo clásico, con aromas a la del Cristo de la Salud de San Bernardo –que fueron cedidas para aquella salida extraordinaria- y que fueron encargadas para el Nazareno de Sanlúcar de Barrameda, pasando después a la hermandad sanluqueña de Pisillux Grex. Realizado por González y Ortiz, cuenta con diseños y trabajos de Pérez Calvo y Guzmán Bejarano e imaginería de Luis Ortega Bru.

Por otro lado, los capataces: la familia Villanueva se hizo presente en el acto con Manolo a la cabeza tras vivir en los últimos días una masiva igualá de costaleros que reunió a más de 300 hombres que buscaban su sitio bajo las trabajaderas de este paso.

Y, finalmente, la banda. El Carmen de Salteras se estrenó en un acto interpretando marchas que servirán de banda sonora única a la salida del crucificado en vísperas de la próxima Semana Santa.

Desde que en junio de 2017, los frailes del Santo Ángel sacaran en salida extraordinaria al crucificado de los Desamparados –una magna obra del genio del barroco Martínez Montañés- por su cuarto centenario, los carmelitas han puesto en marcha la maquinaria para alcanzar su objetivo: conseguir una cofradía única que se estrenará el próximo Sábado de Pasión.

Ayer la iglesia de la calle Rioja estaba a rebosar, todo era expectación. El padre Juan Dobado, prior y alma mater de este proyecto, se sentía orgulloso de lo que allí se estaba viviendo: la puesta de largo de la gran cofradía penitencial de un convento en Sevilla.

Protagonistas de renombre
Intercalando música y palabras. Todos los protagonistas tuvieron oportunidad de introducir las claves del acto, desde sus protagonistas hasta los elementos que harán posible esta cofradía. Presentado por los periodistas Fran López de Paz, Javier Macías y José Antonio Rodríguez, cada uno de ellos dio paso a los diferentes elementos que se dieron a conocer en la iglesia conventual. La iglesia estaba a rebosar de público, curiosos y devotos que se situaban incluso en la propia calle Rioja.

Manolo Villanueva aclaró que «aunque siempre han dicho en su saga que no sacarían un paso antes del Domingo de Ramos, este era un motivo especial».

Llegó la hora del paso. Mientras Juan Dobado explicaba los elementos del paso, los miembros de la asociación comenzaron a destaparlo. Un oso que ha sido realizado gracias a la aportación de los devotos particulares de la feligresía. El arreglo ha corrido a cargo del taller de los Hermanos Caballero, el taller de mujeres del convento ha confeccionado los faldones, los candelabros proceden del Carmen de Calatrava y Carlos Peñuela y Carles Salafranca han restaurado las imágenes de la esquinas, procedentes del propio convento.

abc

No hay comentarios

Deje su Opinión...