Manuel Solano y el futuro del manto de la Hiniesta



El taller de bordados de Manuel Solano es uno de los que más trabajo han recibido a lo largo del 2018 que se marcha. Para el artista moronense se presenta un 2019 apasionante con encargos pendientes en hermandades como la Hiniesta o el Carmen. Probablemente, el futuro paso de palio de la corporación del Miércoles Santo será uno de los estrenos más relevantes en futuros años. «Tengo varias cosas de cara al 2019. Entre las obras más importantes está el manto de salida de la Virgen del Amor de Huelva que se firmó hace tres años. El diseño es de Juan Robles y la verdad es que hay una gran expectación. Ya para 2020, una túnica para San Gonzalo con Diseño de Javier Sánchez de los Reyes», respondía el bordador para Pasión en Sevilla.



Manuel Solano lleva varios años trabajando con varias hermandades como son la Paz, la Mortaja, la Carretería, la Quinta Angustia, el Carmen y la Hiniesta. Para la corporación de Omnium Sanctorum, el Cristo de la Paz estrenará una nueva túnica en 2019. Sin embargo, todo proyecto queda un poco eclipsado con el sueño de la hermandad con el que será el futuro palio de la Virgen del Carmen. Solano sabe que será una obra regeneradora y original entre los palios que existen en la actualidad. «Es una de las cosas que más ilusión me genera.






Nuestro taller lleva mucho tiempo trabajando con el Carmen, desde que salían en Viernes de Dolores. La actual bambalina es de hace 10 años. Ahora hemos retomado con más fuerza la nueva idea y creo que lo positivo es que se trata de algo estipulado para que salga a la calle en un tiempo determinado. Lo que es el dibujo varía poco, en conjunto es más o menos el mismo y le va a dar un sentido más carmelita el paso. El actual no me parece mal pero quizá es cierto que ahora se le da un punto más original», reconocía Manuel Solano.

Si las nuevas andas carmelitas serán uno de los estrenos futuros más importantes, la revisión que se prevé en el manto de salida de la Virgen de la Hiniesta no se queda atrás. En el cabildo del pasado 24 de octubre, la junta de gobierno de la hermandad de la Hiniesta anunció que quiere restaurar el estandarte y el manto de la salida. La primera fase está en desarrollo y desde la corporación ya se habló con el bordador Manuel Solano para que lleve a cabo los primeros pasos.

Cuando la hermandad celebró en 2015 los 450 años de la fundación penitencial de la corporación, Manuel Solano intervino el manto de salida para limpiarlo y restituir algunas piezas originales que estaban muy dañadas. Dada la importancia que se intuye en la futura intervención, en la corporación del Domingo de Ramos se convocará un cabildo para que los hermanos decidan qué hacer. En palabras de Solano, el bordador aconseja la intervención. «La realidad es que el manto no está bien. En 2015 hubo algunos retoques en ciertos detalles para que la Virgen lo luciera dignamente en la salida extraordinaria. El manto ha sufrido cuatro pasados ya. Juan Manuel lo hizo en raso azul y él mismo lo pasó a terciopelo. Posteriormente, Carrasquilla lo pasó en los 60, le añadió la toca y volvió a pasarlo en los 80. Es decir, en un siglo ha tenido cuatro intervenciones. La hermandad trabaja conmigo y estamos todo a una. Todo tendré un proceso sin prisa pero sin pausa», apuntaba Manuel Solano.


Manto de salida de la Virgen de la Hiniesta / JRP

El bordador moronense representa el apogeo de los talleres de la provincia, un movimiento que ya no extraña a casi nadie. «Sevilla ya está abierta a los talleres de fuera de la ciudad desde hace años. Hay que recordar a Brenes a finales de los 80 cuando empezó con fuerza a instaurarse en la ciudad. Brenes hizo muchas cosas en los 90. Ya las hermandades ya cada vez tienen menos miedo en encargar fuera de Sevilla» indicaba Solano.






Si antes se mencionaba su buena relación con la corporación de La Paz, Solano tuvo entre sus manos el nuevo proyecto de techo de palio para la Virgen que se debía estrenar en su coronación. En aquel momento, los hermanos no le dieron el visto bueno al nuevo dibujo que pretendía enriquecer el techo de palio. «En su momento me dio mucha pena. Muchos talleres han pasado por lo mismo y no hay que darle mayor importancia. Algún día puede ser que llegue. Yo seguí unas directrices y plasmé un techo que fuera algo más cargado. Con similitudes al actual pero más enriquecido. También presenté un proyecto de boceto de bambalina, en consenso con la junta de gobierno, pero la hermandad solo quería el techo», añadía el bordador.

Con un 2019 que se abre en unas horas, Manuel Solano será uno de los artistas más relevante del nuevo año.

abc

No hay comentarios

Deje su Opinión...