La Sentencia de Córdoba afronta 2019 con su 75 aniversario en el horizonte

El recién estrenado año 2019 acaba de ser recibido por los cofrades de la Sentencia con la certeza de que será el preámbulo de un año que ha de vivirse de manera singular en el seno de la corporación de San Nicolás, toda vez que la hermandad cumplirá el 75 aniversario del germen del que nació, más allá de que se concrete en la confección de un programa concreto de actos o cultos que celebren está efeméride.



En efecto, fue en 1944 cuando un grupo de feligreses de la collación de San Nicolás de la Villa, constituido por prestigiosos letrados y conocidos industriales de Córdoba proponen al entonces párroco de la misma D. Paulino Seco de Herrera instituir la cofradía. 2019 será por tanto cuando se cumplan tres cuartos de siglo de los primeros contactos y reuniones encaminados a la fundación de la hermandad. Cabe recordar que en la redacción de los primeros estatutos consta como título Hermandad de Nuestro Padre Jesús ante Pilato, recibiendo la aprobación episcopal en febrero de 1945, con la firma del dominico obispo de Córdoba, el Excmo. y Rvdmo. Fray Albino González Menéndez-Reigada. La primera junta de gobierno será presidida por D. Rafael Mir de las Heras.

El 27 de julio de 1944 se firma un contrato en el que D. Rafael Mir de las Heras encarga al imaginero cordobés D. Juan Martínez Cerrillo la imagen del Titular de la corporación, siendo bendecida en diciembre del citado año, por tanto será también 2019 el año del 75 aniversario del Señor.

La satisfacción de la hermandad con el trabajo del artista cordobés, propició el encargo de la imagen de Pilato paea acompañar al Señor en su estación de penitencia. El artista la realiza en un tiempo récord, ya que el contrato se firma el día primero de marzo de 1945, y es entregada en la víspera del Lunes Santo, 26 de Marzo de 1945. La hermandad realiza su primera Estación de Penitencia con ambas imágenes.

Dos años estuvo saliendo la hermandad con la advocación de Nuestro Padre Jesús ante Pilato, hasta que a finales de 1946 adquiere la actual denominación de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia. Curiosamente, por aquella época ya existía en Córdoba la advocación de la Sentencia perteneciente a la hermandad de María Santísima de la Esperanza, pero no había imagen.

En 1954, cuando la hermandad de Santa Marina encarga a Cerrillo la talla de su Cristo titular, renueva sus estatutos y cambia su advocación a la actual de las Penas, por lo que a partir de entonces, la advocación se convirtió en exclusiva para la corporación de San Nicolás, una cofradía cuyo crecimiento se convirtió en una constante desde aquellos primeros años de vida y que en los últimos tiempos la han convertido en una de las referencias de la Semana Santa de Córdoba.

gentedepaz

No hay comentarios

Deje su Opinión...