El IAPH: El palio del Valle puede restaurarse pero no de forma «integral»



La hermandad del Valle se encuentra en estos momentos en la diatriba de qué hacer con su palio. Una joya patrimonial de la ciudad, el más antiguo de la Semana Santa, y que se conserva en mal estado desde hace años. El cambio de junta de gobierno y algunos informes negativos han paralizado una intervención que ya estaba aprobada en cabildo general de hermanos y que estaba asignada al taller de Jesús Rosado. El pasado 21 de junio, el IAPH remitió un informe a la corporación del Jueves Santo -al que Pasión en Sevilla ha tenido acceso- y en el que se aclaran todos los aspectos de conservación de la obra: la pieza se puede intervenir, pero «una eventual restauración del palio procesional de la Virgen del Valle debe explorar soluciones críticas y reflexionadas», según aclara el informe. De hecho, según el hermano mayor, la pieza puede aguantar «un año, dos…» por lo que requiere una solución inminente.



El documento está firmado por Araceli Montero Moreno, jefa del área de tratamiento de bienes muebles; Lourdes Fernández González, Técnico en conservación-restauración de bienes muebles y por Lorenzo Pérez del Campo, jefe del centro de intervención.

Alegando a las prácticas de los organismos internacionales, que «avalan tratamientos que garanticen la identidad del bien cultural», el IAPH aclara que «se debe permitir continuar con su uso tradicional si éste no causa daños a su integridad. Esto quiere decir que esta pieza goza de una supervisión superior a otras del bordado, pero que si puede intervenirse. «Si la continuidad de su función no es posible, debe ser adaptado a un uso apropiado como parte de un plan cuidadosamente concebido que reconozca su valor universal y su papel educativo», finaliza el IAPH. Así de rotundo es este informe que solicita la redacción de un proyecto de conservación de manera «absolutamente imprescindible» por personal técnico «competente en la materia y con aplicación de metodología científica de conservación». Este proyecto «no debe interpretarse como una renuncia absoluta a la conservación del valor instrumental del bien. Pero tampoco que a dicho valor instrumental le deba ser indiferente el tratamiento que se dé al bien».





«Negativas consecuencias de un pasado integral»
Por ello, el IAPH es claro: el palio podría intervenirse pero ofrece «negativas consecuencias» que un eventual «pasado integral» tendría sobre la salvaguarda de determinados valores del palio. Así, «debido a la técnica de ejecución de la hojilla, una nueva intervención implicara el recorte “a ras” de los motivos, lo que provocaría nuevos levantamientos de material. Además, en el caso de las hojillas más antiguas, la fragilidad del hilo de fijación es mayor, generando levantamientos y pérdidas». Por ello, «debe ser prioritario corregir, en la medida de lo posible, la inaceptable modificación morfológica que presenta actualmente la obra y que atenta a la integridad de su autenticidad y de su valor artístico ya que provocan una fuerte tensión y deformación en los escasos elementos antiguos que solapan». Para ello se propone eliminar la intervención de 1972 «y alguna otra puntual, por ser la responsable de la degradación del bien». Del mismo modo, el informe especifica que «someter al palio a la intervención del pasado general a nuevo terciopelo, y más en los términos que están actualmente planteados, implica riesgo para la salvaguarda de varios de los valores identificados en la obra».

Las bambalinas son el principal foco de trabajo: «La piedra angular del proyecto de conservación», que tiene «una operación enormemente compleja y requiere de instrumental específico de apoyo y se debe realizarse bajo criterios estrictamente científicos». Diferente es la situación del techo, con escaso material original del XIX que, dentro de su estado, «permite seguir cumpliendo su función procesional y no se encuentra justificada su sustitución».





La propuesta de Jesús Rosado es «llamativa o curiosa»
Este informe responde a la propuesta de la hermandad, ofrecida tras el estudio acometido por Jesús Rosado en 2017, y que fue aprobado en diciembre de ese mismo año por los hermanos. A ese informe que ofrece «cita trabajos previos» y «a procesos de intervención, como corrección de descuadres de la decoración del techo», el IAPH califica de propuesta «llamativa o curiosa» ya que «este descuadre está provocado por la intervención que el proyectista realizó en 2013». Una intervención que «plantea el desmontaje de los elementos del bordado y limpieza de los motivos, sin descripción de los materiales concretos y cita el asesoramiento externo de un orfebre». Toda esta fase operativa se planifica de forma «muy somera y genérica, en un plazo de 24/36 meses, sin aludir en ella a los tratamientos, con lo cual complica el seguimiento de los trabajos». Por último, describe los materiales a emplear para las estructuras, «donde se descarta el uso de terciopelos de seda», comenta el informe.

Por ello, el IAPH dice que «el documento carece de suficiente reflexión conservativa y no responde a una estructura normalizada o ajustada a cánones establecidos», de la cual, según el informe ,«no hay identificación ni descripción de materiales, elementos constitutivos, técnicas de construcción, ni identificación de la secuencia temporal de las intervenciones anteriores, con lo cual se advierte una falta de conocimiento que impide emitir, por tanto, un juicio crítico sobre la incidencia de las mismas y su eventual eliminación. Se supone que las acciones operativas pueden incidir en la destrucción de varios de los valores del palio expresamente desaconsejadas por la Carta del Restauro. Las operaciones a las que hace referencia son, entre otras, la incorporación de complementos estilísticos o analógicos; la realización de remociones o demoliciones que atentan contra la autenticidad de la obra, producida por el paso del tiempo y la materialización de un traslado generalizado de los elementos figurativos a un emplazamiento distinto. Todo ello sin precisar material y, en su caso, muy confuso en sus definiciones. Además, plantea la colaboración de personal no vinculado directamente con el ámbito de los textiles, tal como figura en su documento».

abc

No hay comentarios

Deje su Opinión...