La Redención representa el misterio de Pentecostés en el besamanos de la Virgen del Rocío de Sevilla

Bajo este pasaje, «La Iglesia nace en Pentecostés (Hch. 2,1-4) para llevar la Redención a los confines de la tierra (Mt. 28,19). Los apóstoles, reunidos en oración con María, se llenan del fuego ardiente del Espíritu y dan testimonio con su propia vida (Hch. 2, 14-41)», la Redención muestra el pasaje de Pentecostés en el besamanos de la festividad de la Inmaculada.



Los 12 apóstoles llevan en sus cabezas unas lenguas de fuego, haciendo alusión a la presencia del espíritu santo. La hermandad ha utilizado las figuras secundarias de su paso de misterio, junto a las cedidas por Pino Montano, el Dulce Nombre de Bellavista, el Carmen y el Cautivo de Mairena del Alcor.




Un hecho que muestra la unión existente entre la Redención y la hermandad Matriz de Almonte, dos corporaciones hermanadas. Además, en su pecho, porta una medalla de la Virgen del Rocío.

Por su parte, la corporación de Almonte ha colocado a la Blanca Paloma un rostrillo regalado por la corporación del Lunes Santo por el primer centenario de la coronación. Además, el presidente de la Matriz, Juan Ignacio Reales, ha disertado una conferencia, habiendo regalado una réplica en plata de la Virgen para que esté por siempre en la iglesia de Santiago.

ABC

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario

<