''..y Jerez conoció por fin su prohibido Sábado Santo''

Es uno de esos tesoros patrimoniales de la ciudad -al menos de la ciudad cofradiera- que un buen día se perdieron, para no volver -posiblemente- nunca más. Un reducto dedicado a la nostalgia y al recuerdo, y también a la estela de aquellos que se fueron, aquellos con los que alguna vez compartimos la subida por la calle La Sangre -lo de Taxdirt lo dejamos para otro día- tras el manto azabache y oro de la Virgen de la Piedad, esa dolorosa con cara de mujer judía, ante la que tantos clavaron su rodilla en tierra.



Hoy no me apetece escribir de los 300 años de historia, ni del genio creador de Ignacio López, ni de tanto como ya se ha escrito en tantos medios en los últimos días. Hoy quiero pensar en la cantidad ingente de propios y extraños que flipan con las procesiones 'oscuras' de Marchena, o de Carmona, o que alucinan con la recogida de la Soledad de San Lorenzo el postero día de procesiones en la Semana Santa de Sevilla. Pienso en todos ellos y en mí mismo, y me atrevo a sonreir pensando en lo imbéciles que somos en Jerez para casi todo. ¿Tiene algo que envidiar la subida por calle La Sangre a todo aquello? Pues sí, una cosa sí envidia: que todo lo demás se sigue haciendo en su día y en su hora, pero en Jerez, no. Y este domingo se vio claro.

https://www.masjerez.com/noticia/58501/y-jerez-conocio-fin-su-prohibido-sabado-santo

No hay comentarios

Deje su Opinión...