La hermandad de la Vera Cruz de Valencina de la Concepción recibirá el 6 de diciembre un fragmento del la Santa Cruz



La hermandad de la Vera Cruz de Valencina de la Concepción recibirá el 6 de diciembre un fragmento del la Santa Cruz, el madero en el que fue crucificado Jesucristo. Hace 10 años un grupo de hermanos comenzó la búsqueda de esta reliquia, que finalmente le será concedida. Todo un privilegio para la humilde hermandad valencinera, cuyo municipio no alcanza los 8.000 habitantes.

El Lignum Crucis viajará hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Estrella desde la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, custodiada por monjes franciscanos. El expediente de concesión comenzó el pasado 18 de mayo y culminará en Valencina el próximo 6 de diciembre. La hermandad, que trató el asunto con la máxima discreción, dio a conocer hace escasos días.

La hermandad de la Vera Cruz de Valencina de la Concepción recibirá el 6 de diciembre un fragmento del la Santa Cruz


«Valencina de la Concepción va a tener muy pronto la más bella prueba de que Cristo Jesús estuvo aquí, y a partir de ahora, estará aún más presente entre nosotros. Y es que una parte del madero donde fue crucificado para redimir nuestra culpa, estará en nuestra humilde Parroquia», comunicaba la hermandad el 17 de noviembre.

Tanto por la importancia, como por lo restringida de su concesión, ha sido difícil que se le otorgara a Valencina este custodio. Así lo valora, Antonio Mendoza, actual Hermano Mayor: «Que una reliquia tan importante llegue a una hermandad humilde como la nuestra, en un pueblo como Valencina, es una muestra de la misma humildad de nuestro Señor, que nos ha escogido para custodiarla».






Mendoza agradece especialmente la labor de Ramón Peña, antiguo Hermano Mayor, que se planteó este objetivo hace ya diez años; y a Fray Manuel Domínguez Lama, quien también intercedió en la concesión de otra importante reliquia de San Francisco de Asís. «Sin el tesón de Ramón Peña y la intercesión de Fray Manuel Domínguez no hubiese sido posible que este fragmento de la Santa Cruz lleguase a Valencina», afirma el actual Hermano Mayor.

La hermandad ya se encuentra organizando el acontecimiento de la llegada. La plaza de la Estrella, donde se sitúa la parroquia se engalanará para la función que tendrá lugar el 6 de diciembre. Todas las hermandades de la Vera Cruz serán invitadas este día en el que Fray Manuel Domínguez hará entrega de la reliquia, que permanecerá en el altar mayor hasta la Cuaresma.

Pese a los diez años en los que se ha luchado para lograr esta reliquia, la noticia finalmente supuso una verdadera sorpresa. El camino ha estado lleno de negativas. Primero se acudió a Liébana, desde donde llegó el primer «no». Después se intentó en Tierra Santa, Roma y de nuevo en Liébana, pero no hubo éxito. Cartas al Papa, entrevistas…era un «sueño de locos» y nadie creía que pudiese materializarse, pero, finalmente, el fraile franciscano Manuel Domínguez logró lo que se daba por imposible.

El Lignum Crucis
La denominación de Lignum Crucis se otorga a todo fragmento o astilla procedente de la Santa Cruz, el madero en el que fue crucificado Jesucristo. El hallazgo en el Gólgota de Jerusalén se le adjudica a Santa Elena, la madre del emperador Constantino, en torno al año 325. Para evitar expolios la Cruz fue dividida en varios trozos que fueron custodiados en Roma, Constantinopla y Jerusalén, perdiéndose las dos últimas a lo largo de la historia.

Una última pieza se fragmentó en pequeñas astillas que serían repartidas por las iglesias de todo el mundo, dando origen a muchas de las hermandades de la Vera Cruz. Durante la Edad Media aparecieron muchas falsas reliquias y de ahí emerge la importancia de la certificación que posee la que será entregada en Valencina, procedente de Jerusalén. El Lignum Crucis de mayor tamaño, con el agujero de uno de los clavos, se conserva en Santo Toribio de Líebana, Cantabria.

ABC

No hay comentarios

Deje su Opinión...