->
La Compañía de Jesús se prepara para acoger la beatificación del padre Arnáiz

La Compañía de Jesús, junto a la Diócesis de Málaga y las misioneras de la Doctrinas Rurales, se prepara para acoger la beatificación, este sábado 20 de octubre en la catedral de Málaga, del jesuita padre Tiburcio Arnáiz. Al acto accederán 10.000 personas acreditadas.

La beatificación será presidida por el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Sagrada Congregación de las Causas de los Santos y concelebrada por numerosos sacerdotes, entre ellos, el postulador general de la Compañía de Jesús, Pascual Cebollada, el provincial Antonio España y el vicepostulador de esta causa, el padre Vicente Luque.



El día previo, a las 21 horas, se celebrará una vigilia de oración en el templo de la Compañía de Jesús, la iglesia del Sagrado Corazón, situada en la calle Compañía, en el centro de la capital, donde está enterrado el futuro beato. El domingo 21, a las 11.30 horas tendrá lugar una misa de acción de gracias en la Catedral.

Durante el pasado mes de septiembre y este mes de octubre se ha abierto una exposición sobre el padre Tiburcio Arnaiz en la residencia de los jesuitas de Málaga, en horario 10 a 13.00 y de 18.30 a 20.30 horas. En la muestra se pueden ver objetos pertenecientes al futuro beato: su sombrero, un maletín de viaje, la almohada donde reposó sus últimos días, cartas, etcétera.

Biografía

El padre Tiburcio Arnaiz Muñoz nació en Valladolid el 11 de agosto de 1865. Se ordenó sacerdote de esa diócesis el 20 de abril de 1890. Durante tres años desempeñó el cargo de párroco en el pueblo de Villanueva de Duero y más tarde en la parroquia de Poyales del Hoyo de Ávila. Se doctoró en Teología en la diócesis de Toledo en 1896.

La muerte de su madre le llevó a plantearse la opción de hacerse jesuita. Su hermana Gregoria ingresó en el Convento de las Dominicas, mientras él lo hacía en el noviciado de Granada de la Compañía de Jesús el 30 de marzo de 1.902, con 37 años.

Después de los dos años de noviciado perfeccionó sus estudios de Filosofía y Teología, asimiló admirablemente la espiritualidad ignaciana y comenzó a dirigir tandas de ejercicios espirituales; además, se inició en el difícil ministerio de las Misiones Populares.

Antes de marchar a Loyola en 1911, donde hizo lo que se llama la 'Tercera Probación' --experiencia con la que los jesuitas culminan su formación--, fue destinado a Murcia. Allí descubrió la necesidad de acoger a las jóvenes de los campos y pueblos inmediatos que venían a servir en las casas y que estaban expuestas a muchos peligros.

Tras unos breves ministerios durante la cuaresma en Canarias y Cádiz, marchó a Málaga donde tuvo lugar su incorporación definitiva a la Compañía de Jesús, pronunciando sus últimos votos el 15 de agosto de 1912, en la capilla del colegio de San Estanislao de El Palo.

Su apostolado como misionero popular, director de ejercicios espirituales, confesor y director de almas, aunque se extendió por varios puntos de España, se multiplicó en Andalucía: Cádiz, Córdoba, Sevilla, Granada y principalmente por toda la Diócesis de Málaga. En esta ciudad estuvo destinado 14 años consecutivos (con la excepción del año 1916-1917 que residió en Cádiz).



Fue muy conocido por su sólida dirección espiritual y por el fomento de la devoción al Corazón de Jesús. Pero sus dos trabajos apostólicos más conocidos fueron los corralones y las doctrinas rurales.

Los corralones eran casas de vecinos de peculiar estructura, habitadas por gente muy pobre y situadas en los suburbios de la cuidad. Allí establecía una pequeña escuela, llamada miga, dirigida por una maestra que enseñaba las primeras nociones de lectoescritura y matemáticas junto con el catecismo. Así, organizó eficazmente para quienes allí malvivían, un sistema de promoción cultural y de catequesis.

Pero el padre Arnaiz, han recordado desde la Compañía de Jesús, quería llegar también a las aldeas y cortijos rurales donde no llegaba nadie y donde había muchas carencias culturales. En 1921 conoció a una joven, María Isabel González del Valle Sarandeses (1889-1937), que estaba decidida a marchar como misionera a alguna región lejana. Arnaiz le propone permanecer en el sur de España y un año más tarde funda con ella una asociación de seglares consagradas dedicadas a la evangelización de las zonas pobres del campo, la Obra de las Misioneras de las Doctrinas Rurales.

Este grupo de consagradas sigue siendo hoy un testimonio vivo, por medio de las llamadas "doctrinas", por las que se hacen presentes en pueblos necesitados, en los que ofrecen formación cultural y conocimiento de la fe cristiana, siempre acompañadas de colaboradores y voluntarios, han recordado.

El padre Arnaiz falleció en Málaga el 18 de julio de 1926. La ciudad, donde todavía sigue siendo muy venerado, se volcó en el entierro.


https://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2018/10/15/compania-jesus-prepara-acoger-beatificacion/1039961.html

No hay comentarios

Deje su Opinión...