.

Origen de la Advocación de la Estrella (Estrella, El Carmelo y el Mar)

09 septiembre 2018

send email
print this page
LA ADVOCACIÓN DE LA VIRGEN DE LA ESTRELLA Y LOS PADRES CARMELITAS.

Desde el siglo III antes de Cristo, el Monte Carmelo, ya servía como refugio de ermitaños que se retiraban del mundo en vida penitencial, a la espera de la llegada del Mesías.

El profeta, junto a su comunidad, habitaba en este monte, en el que oraba por su pueblo, expectante de la llegada del Salvador.


La orden carmelita, inspirada por la vida del profeta Elías, se ubica originalmente sobre ese monte, en un paraje abierto al Mediterráneo, en Israel.

El Monte Carmelo, viñedo, o mejor dicho, jardín de Dios, es llamado de esta forma, por la riqueza y fertilidad de sus tierras.

Los carmelitas, llevan unas vidas austeras, sobrias, de entrega plena a la oración y a la piedad donde María es nombrada Madre y protectora.

San Alberto, patriarca de Jerusalén, en los principios del siglo XIII, aprueba la regla ermitaña, dando total norma eclesial a los carmelitas.



Como he dicho anteriormente, esta orden, toman como madre protectora a La Virgen, a la que hacen llamar: “ Santa María del Monte Carmelo” o “Flos carmelis” lo que se podría traducir como, Flor del jardín de Dios.

Cuenta una leyenda carmelita, que en los años treinta del siglo XIII, poco después de haber sido aprobada la regla, los frailes, se ven obligados abandonar Tierra Santa, bajo la espada persecutoria de los Sarracenos.
La geografía del terreno y la situación de los invasores, los obligan a embarcar, e huir por el mar.

Es entonces, cuando en medio de la desesperación, y del desconocimiento en la lectura de los astros que guiaban a los marinos, María, se aparece y se hace presente ante ellos para dar consuelo, convertirse en faro y guía diciéndoles:
No temáis hijos míos, yo seré para vosotros, la “Estella Maris” yo seré vuestra Estrella de los Mares.

María, se convierte en guía y capitana de estos hombres que acabarían desembarcando en puertos como Sicilia, Chipre, Marsella, Inglaterra, Barcelona, Mallorca, Valencia...

Todos los puertos que los carmelitas pisaban, fueron conociendo el milagro de la Virgen que guiaba a los navegantes como Estrella de los Mares.

Este acontecimiento histórico, hace que a la Virgen del Monte Carmelo, se la reconozca como
Estrella de los Mares, que es como le canta su Salve. Naciendo también de esta forma,
la advocación de Virgen de la Estrella, protectora y guía de los hombres de la mar.

José David Muñoz Oliva

(fragmento del Pregón a la Virgen del Carmen 2010, La Línea de la Concepción)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...