La Agrupación de Cofradías de Málaga afronta un otoño frenético para cerrar detalles del recorrido

Un otoño frenético. Eso es lo que le espera a la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga entre septiembre y diciembre, con el fin de cerrar todos los detalles y flecos del nuevo recorrido oficial, que se estrena en 2019 después de que 36 de las 41 hermandades malagueñas agrupadas dieran el sí quiero al itinerario propuesto, una alternativa que supone una revolución oficial en relación al actual.

Ahora, un estudiado plan se irá poniendo en marcha hasta la llegada de la Navidad con el fin de que no de quede un detalle sin cerrar. Después de contar con casi el 90% del apoyo de las cofradías malagueñas, quedan muchos flecos aún por cerrar. El nuevo recorrido, cabe recordar, empieza en la plaza de la Constitución, recorre Larios en sentido inverso, Martínez, Atarazanas, Ordóñez, Alameda Principal, Plaza de la Marina y acaba a los pies de la Catedral en Molina Lario. La gran crítica hecha por un sector cofrade y ciudadano es que muchas corporaciones van a abandonar el paso de Carretería y la Tribuna de los Pobres, dado que, sobre todo las del Perchel, deberían aumentar sus recorridos un tiempo considerable para seguir pasando por allí.

Los cambios son inmensos: para empezar, se abre la segunda puerta de la Catedral, con una rampa que tendrá que adaptarse para que las veinte cofradías que hacen allí su estación de penitencia puedan subir por ella y salir por la del Patio de los Naranjos; el circuito será cerrado, de forma que no habrá nadie pasando por mitad de los desfiles procesionales; habrá más espacios de acceso en caso de emergencias y se mejora la seguridad, una señal única de televisión, colores corporativos unificados, tribunas más bajas y discretas (la principal se reduce de dos mil a ochocientas plazas) y podrán discurrir tres hermandades a la vez, en lugar de las dos actuales, por el itinerario oficial, que gana metros, de 800 a 1.200, eso sí, con más curvas.



El nuevo recorrido se basa en las exigencias de mejora de la seguridad efectuadas por distintos organismos y en el ansia de mejora constatada en el seno de la Comisión de Horarios e Itinerarios por parte de sus responsables en diversas reuniones.

La Agrupación de Cofradías ya informó esta semana de que el pasado viernes acababa el plazo para que los actuales abonados (más de 23.000 abonados) cumplimentasen el formulario para actualizar sus datos y hacer frente a una gestión más eficiente del proceso de adaptación al nuevo recorrido, un periodo que se prorrogó hasta la medianoche del lunes, 3 de septiembre. Y es que hay seis mil abonados que pierden sus actuales sitios (las dos quintas filas de calle Larios, los de Calle Granada y la Tribuna Principal, entre otros). Ahora se inicia un arduo trabajo, una vez actualizada la base de datos de abonados, para reordenar las sillas. Se va a crear una Oficina de Atención al Abonado para atender a los seis mil que deberán ser readaptados, de forma que se les ofrecerán alternativas y soluciones: por ejemplo, si dos familias llevan años sentadas juntas porque son amigas o vecinas, podrán hacerlo constar. Esto, según pudo saber este periódico, ha de estar perfilado en septiembre o los primeros días del mes siguiente, porque la facturación de las sillas y tribunas se pasa al cobro en octubre. Es posible que puedan salir unas quinientas o mil sillas más, pero no se buscará.

Otro aspecto que requerirá de toda la paciencia del mundo será el de cuadrar los horarios y la posición de los cofradías en cada uno de los días de la Semana Santa, lo que se llevará a cabo en octubre en el seno de la Comisión de Horarios e Itinerarios. La mayor parte de las corporaciones nazarenas, en los cabildos y las juntas de gobierno que sirvieron para debatir si se adherían al nuevo recorrido oficial, ya esbozaron el nuevo itinerario para 2019, por lo que hay un material abundante para avanzar en este aspecto, aunque habrá que cerrar los detalles al mínimo, porque los problemas se resumen en cómo llegar y cómo salir del recorrido oficial, es decir, la ida y la vuelta, un punto polémico porque algunas corporaciones ya han avanzado que eliminan Carretería de sus itinerarios, y otras lo van a hacer casi con seguridad, con la posibilidad de plantearse pasar otra vez por allí en el futuro si la prueba de la próxima Semana Mayor no sale como ellos esperan. El presidente de la Comisión de Horarios e Itinerarios, José María Souvirón, señaló: «Las cosas están más o menos claras, aunque lógicamente hay matices. A priori, no hay cerrado ningún itinerario, pero todos están muy avanzados». Ahora, cada cofradía, en septiembre, deberá ratificar o no el horario y el itinerario elegido, para ir en octubre con la propuesta lo más cerrada posible.

Pero quedan más cosas: los responsables de la Agrupación de Cofradías deberán reunirse, siguiendo la programación y
a establecida, con diversos departamentos municipales como Urbanismo, Movilidad, Vía Pública, Protección Civil y Policía Local para no dejar nada al aire libre y cerrar los detalles de seguridad, entre otros; también habrá que reunirse con la Policía Nacional. En el caso de la Gerencia Municipal de Urbanismo, su concurso será fundamental para establecer el diseño y ejecución de la rampa en la Plazuela de la Virgen de la Concepción para que las cofradías del Perchel puedan acceder al Puente de la Aurora.

Hay que reunirse con la Junta de Andalucía, porque al ser un Bien de Interés Cultural (BIC) la consejería del ramo deberá dar el visto bueno a la rampa que se pondrá en la segunda puerta de la Catedral para ver cómo entran los tronos a hacer su estación de penitencia (la Junta aún no se ha pronunciado públicamente, aunque diversos hermanos mayores han dicho que su predisposición es positiva, sobre todo porque no puede quedarse con el pie cambiado en una transformación urbana y procesionista de esta magnitud). A este respecto, se estudian dos opciones sobre la rampa. En este punto también entran el Obispado y el Cabildo Catedralicio.

Con todos estos organismos ha habido, claro, reuniones previas a la aprobación del nuevo recorrido, pero este otoño deben cerrarse con minuciosidad los detalles, a fin de dejar poco a la improvisación en la Semana Santa de 2019. El alcalde, Francisco de la Torre, ya dijo que le parecía bueno el itinerario propuesto. También habrá que sacar a concurso público la adjudicación de las nuevas infraestructuras para tribunas y sillas, la imagen unificada que presidirá el recorrido, entre otros aspectos (una cosa es el diseño del nuevo recorrido en sí y otra los colores de las tribunas, la forma de las sillas y las salidas, etcétera...).

Cabe una última preocupación. ¿Qué pasará con las obras de peatonalización de la Alameda Principal? ¿Y qué pasa con las del Metro? Con las del suburbano no ha habido problema en los últimos años, porque se ha asfaltado el tramo de entrada de los tronos a la parte central de la calle. En cuanto a la peatonalización del lateral norte (de la Junta) y el central (del Ayuntamiento), el compromiso es que estén concluidos antes de la próxima Semana Santa (el 14 de abril será Domingo de Ramos), aunque el sur, que se acaba de adjudicar, va algo más retrasado. De cualquier forma, el compromiso del Consistorio es que todo estará listo antes de que empiecen los desfiles procesionales y, si no, se acondicionará como corresponda. La idea en la Agrupación es atar todos los cabos sueltos antes de Navidad.

https://www.laopiniondemalaga.es/semana-santa/2018/09/02/agrupacion-cofradias-afronta-otono-frenetico/1030439.html