.

La humilde HUMILDAD de Cádiz

25 julio 2018

send email
print this page
El Cristo de la Humildad y Paciencia y la Virgen de la Amargura, en la capilla de la Ciudad de la iglesia de San Juan de Dios.La capilla de la Ciudad de la iglesia de San Juan de Dios, justo debajo del despacho del alcalde, da cobijo desde hace unos días a las imágenes titulares de la cofradía de Humildad y Paciencia. La Virgen de la Amargura preside el camarín que habitualmente ocupa el Señor Atado a la Columna; a sus pies, el imponente Cristo de Jacinto Pimentel a vista del que entre en el templo anexo al Ayuntamiento. Más allá de lo destacado de esta estampa, este traslado de las imágenes de Humildad y Paciencia supone un acontecimiento en la larga historia de la cofradía, siendo la primera vez en más de cuatro siglos que el Señor de la Humildad esté expuesto al culto en un templo distinto a San Agustín.

Pese a las distintas sedes que de manera habitual suelen contar las hermandades en su historia, la de Humildad y Paciencia ha sido siempre la casa de los agustinos, donde se fundó incluso antes de la llegada de los primeros frailes a la ciudad (de lo que se conmemoraron el año pasado los 400 años). Según cuenta el mayordomo de la cofradía, Alejandro Pagés, que exista constancia oficial en los archivos sólo se pueden reseñar dos momentos muy puntuales en los que los titulares salieron de San Agustín: la Guerra Civil, donde a día de hoy no se conoce con seguridad el paradero que tuvieron las imágenes cuando -como ocurrió con muchas otras por toda Andalucía- fueron escondidas para evitar que fueran saqueadas y quemadas; y en el año 1986, donde tan sólo por unos días debido a unas obras en San Agustín fueron trasladados a unas dependencias que entonces tenía la cofradía en el Callejón de San Andrés, "que se adecuó para eso forrando las paredes de tela". En ese año 1986 los cultos de Amargura se celebraron en la iglesia de las concepcionistas de la calle Montañés, trasladando allí la imagen mientras que el Cristo se quedaba en el local.






En esta ocasión, el realojo fuera de San Agustín se prevé para un período de tres meses, si se cumplen los plazos iniciales de arreglo de la cúpula central de esta iglesia. San Juan de Dios ha sido el lugar escogido. "Fue la primera opción que pusimos sobre la mesa", afirma Alejandro Pagés, que añade que se plantearon luego otras opciones y se recibió "el único ofrecimiento oficial por parte de la iglesia de Santo Domingo", donde desde el 12 de julio están expuestas al culto las imágenes de la otra cofradía agustiniana, Buena Muerte.

"Nos decidimos por San Juan de Dios por dos motivos principales. El primero es porque tiene unos horarios amplios de apertura, lo que permite que las imágenes estén al culto el mayor tiempo posible; y el segundo es porque dos hermanos de peso en nuestra hermandad son ahora miembros del cabildo de oficiales de la Santa Caridad", explica el mayordomo. Curiosamente, a estos motivos se une un detalle o curiosidad que une ambas corporaciones; y es que mientras los cofrades de San Agustín rinden culto al Cristo de la Humildad, la hermandad de San Juan de Dios ostenta el título de "Muy Humilde". La Muy Humilde Humildad, flanqueada estos días por el guión corporativo y la bandera pontificia porque en esa capilla de la Ciudad se rinde también culto a la imagen de San Pedro. Aunque la advocación de la Humildad no es nueva para San Juan de Dios, donde se venera una pintura que representa este momento de la Pasión.

"Estamos enormemente agradecidos a la Santa Caridad por la acogida que nos han brindado y por el trato que en todo momento estamos recibiendo allí", valora Pagés, que adelanta que para los cultos de la Dolorosa el próximo mes de septiembre se procurará respetar la estética habitual que suele dar a sus celebraciones la hermandad de la Santa Caridad. Otro guiño entre ambas corporaciones que están unidas por la Humildad y que en estos próximos meses compartirán templo.

https://www.diariodecadiz.es/cadiz/humilde-HUMILDAD_0_1265873505.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...