Los templos destruidos durante la Guerra Civil en Sevilla

El 18 de julio de 1936, tras el Alzamiento Nacional, justo hoy hace 80 años, una multitud de obreros y militantes de ideología de izquierdas asaltaron como protesta numerosos templos donde fueron tristemente devastados, y con ellos, el patrimonio de las diferentes Hermandades que allí residían.


Estos hechos afectaron principalmente al barrio de la Macarena y de la Feria, sector conocido por aquel entonces como el ‘Moscú sevillano‘, así como el barrio de Triana y varias zonas de extramuros como San Roque o San Bernardo.
San Gil
En la noche del 18 de julio, los vecinos de la feligresía alertaron sobre un incendio intencionado en la Parroquia de San Gil, quedando totalmente devastada. Se perdió las cubiertas de madera de las tres naves del templo, así como numerosos enseres e imágenes, destacando el Titular primitivo de la Macarena, el Cristo de la Salvación, una Inmaculada de Duque Cornejo o la Virgen del Carmen de San Gil que estaba situada en un altar para la celebración de sus cultos. Además pereció las insignias de la Corporación, un juego de manos del Señor de la Sentencia y de la Virgen del Rosario o los candelabros del paso de palio de la Esperanza o un retablo del XIX de la Hermandad Sacramental.
Por fortuna, el Señor de la Sentencia y la Virgen del Rosario estuvieron salvaguardados en el almacén de la Corporación, así como la Macarena en casa de uno de sus hermanos. Hasta 1942 no fue abierta de nuevo al culto.
Nave del Evangelio de Santa Marina tras el incendio de 1936
Nave del Evangelio de Santa Marina tras el incendio de 1936
Santa Marina
Santa Marina ha sido uno de los templos más castigados a lo largo de su historia. En este incendio de carácter intencionado por miembros del sindicato anarquista de la CNT, fue devastado el retablo del altar mayor, así como otro perteneciente a la Sacramental de Santa Marina y a una Inmaculada atribuida a Duque Cornejo.
Se salvó de forma milagrosa la Imagen del incendio la Divina Pastora y el lienzo de Alonso Miguel de Tovar, además de su propio retablo, donde además fue rescatada por sus hermanos y llevadas al Hospital de los Venerables. Suerte similar corrió el grupo escultórico de la Virgen de la Piedad y el Señor Descendido en la Cruz de la Sagrada Mortaja, retiradas del culto días antes, y llevadas meses después al ex-Convento de la Paz, quedándose así como sede definitiva de la Corporación del Viernes Santo.
Santa Marina no fue reabierto al culto hasta la década de los 80.
Omnium Sanctorum
Omnium Sanctorum tras el incendio de 1936
Omnium Sanctorum tras el incendio de 1936

Junto a San Gil y San Roque, Onmium Sanctorum fue el templo que se llevó la peor parte en estas revueltas. Solo quedó en pie, los muros, la torre y las portadas, reduciendo a cenizas el techo,el artesonado o los retablos, además de numerosos enseres.
La Hermandad de la Cena, que residía allí en esa época, perdió su apostolado y el paso del Señor de la Humildad y Paciencia, aunque pudo salvar sus Imágenes Titulares y el resto de los enseres, al igual que los de la Hermandad de la Reina de Todos los Santos.
La Parroquia pudo ser abierta en 1940 tras una cuestación popular entre todos los feligreses y vecinos de la collación.
Monte-Sión
Otro de los templos asolados en estos disturbios fue la Capilla de Monte-Sión. Por aquel entonces se utilizaba como almacén, ya que en 1931, los Titulares recibían culto en la Parroquia de San Martín.
La Corporación perdió tanto la antigua talla del Crucificado de la Salud como el apostolado del paso de la Oración del Huerto. Además los pasos fueron sacados a la calle y seguidamente fueron quemados. También se perdió otros enseres como la corona de la Virgen del Rosario o el Libro de Reglas.
San Juan de la Palma
Siguiendo por la calle Feria, otra de las sedes de las que fue víctima el movimiento anticlerical fue la Iglesia de San Juan de la Palma.
Este templo no fue incendiado pero sí saqueado por multitud de asaltantes, la cual no dejaron ningún objeto de valor. Desapareció la Virgen de las Maravillas, Titular de la Corpòración de la Amargura y ubicada en el altar de la Capilla Sacramental donde reside la Inmaculada Concepción, y el paso de Misterio del Desprecio de Herodes, donde fue sacado a la calle y quemado en una hoguera. También fue pasto de las llamas la parihuela y siete varales de plata del paso de palio, así como la Cruz de Guía o el Simpecado
Barricada en la Plaza de San Marcos con imágenes y tallas
Barricada en la Plaza de San Marcos con imágenes y tallas
Por fortuna, los Titulares de la Corporación fueron cobijados en casas de los vecinos y hermanos de la Corporación, así como el resto de enseres, destacando las maniguetas del Misterio,siendo las actuales del paso del Señor del Silencio.
San Marcos
Tal y como relata el escritor Juan Pedro Recio en su libro ‘Las cofradías de Sevilla en la II República’, el asalto a San Marcos fue especialmente violento, ya que en él fueron asesinadas tres personas, dos de ellas arrojadas al interior de la iglesia ya calcinada.
Los asaltantes rociaron la puerta con gasolina y seguidamente fueron tiradas a ellas numerosas cerillas para prenderla. Desaparecieron las imágenes y retablos que allí aguardaban, incluido la Virgen de la Hiniesta de Castillo Lastrucci en 1933 y la Virgen del Rosario.
La capilla anexa de los Siete Dolores y Misericordia también sufrió numerosos desperfectos, aunque por fortuna no afectó a la Virgen de los Dolores de Montes de Oca y el Cristo de la Providencia, Titulares en la actualidad de la Hermandad de los Servitas.
San Román
San Román tras el incendio de 1936
San Román tras el incendio de 1936
La Parroquia de San Román fue también pasto de las llamas en la noche de aquel 18 de julio de 1936, donde se perdió la techumbre y la bóveda.
Los Titulares de la Hermandad estaban situados al lado de la Capilla dónde residía entonces la Virgen de la Granada,en la Parroquia donde fueron destruídas en el incendio. La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Saludestaba atribuida a Martínez Montañés, mientras que la Virgen de las Angustias era una talla también atribuida a Montes de Oca. En este incendio también fue devastado el paso del Señor de la Salud y una túnica deRodríguez Ojeda. En la actualidad se está ejecutando dicha túnica siguiendo con el mismo diseño.
San Roque tras el incendio de 1936
San Roque tras el incendio de 1936
San Roque
Una de las Parroquias más afectadas fue la deSan Roque. El 18 de julio de 1936 fue incendiada su Parroquia por una muchedumbre exaltada, la cual incluso llegaron a amenizar la funesta escena con un trío musical. Solo quedaron en pie la fachada, los muros y la torre.
Los primitivos Titulares, Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de Gracia fueron destruidos al igual que una de las imágenes más devocionales en la capital hispalense en tiempos pretéritos, el Santo Crucifijo de San Agustín. El fuego también asoló con casi la totalidad de los enseres de la Corporación, aunque se pudo salvar el paso del Señor de las Penas y la Corona de la Dolorosa.
San Bernardo
Antiguo Crucificado de la Salud de San Bernardo
Antiguo Crucificado de la Salud de San Bernardo
Otro de los templos afectados aquella noche del 18 de julio fue la Parroquia de San Bernardo. Unos individuos rociaron con gasolina la puerta del Templo, aunque por fortuna, el incendio no afectó al interior del Templo.
Las imágenes del Santísimo Cristo de la Salud, María Santísima del Refugio, San Juan y la Magdalena fueron sacadas a la calle y quemadas en una hoguera. Con especial saña fue sacado a la calle el Crucificado de la Salud, donde fue arrancado de la Cruz y posteriormente seccionado en varios trozos para que cupiera por la puerta de la Parroquia.
La O
En el barrio de Triana, la Parroquia de la O fue asaltada por un grupo de individuos. Entraron con las llaves del templo, donde fueron conseguidas en la casa del párroco tras sufrir una brutal agresión.
En el ataque, sacaron los Titulares de la Hermandad a la calle Castilla a la calle, donde fueron salvajemente mutilados y sacados sus ojos. La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno pudo ser recuperada y restaurada por Antonio Castillo Lastrucci, al igual que la Virgen de la O Gloriosa.

No hay comentarios

Deje su Opinión...