El Milagro de Jesús Nazareno de Cádiz



Detrás de la imagen del Nazareno se encuentra el regidor perpetuo de Cadiz y se preguntaran muchos "¿Por que se le concedió este honor?".
Retrocedamos entonces a la noche del 21 de julio de 1681, dice una leyenda contada por un comerciante saboyano residente en Cádiz, Raymundo de Lantery, en sus memorias afirma que una monja, Sor Isabel Garrido, del convento de Santa Maria, vio sobre la media noche mientras rezaba en un banco de la iglesia como la Virgen Maria Magdalena y al cristo del Nazareno abandonando su camarín para visitar los distintos hospitales gaditanos, llegando hasta el Hospital Real (en la actual plaza de Falla) pasando previamente frente al Hospital de la Misericordia y el conocido Hospital de Mujeres.







Ese año una epidemia de peste asolaba toda la ciudad durante tres años seguidos y existen mucha documentación que confirma que en esos años existió dicha peste en toda la comarca gaditana extendiéndose por la capital y llegando hasta la campiña de Jerez pasando por la sierra de Cadiz, donde murieron cientos de gaditanos.

Este milagro fue confirmado posteriormente en el libro “nueve viernes dedicados a nuestro padre Jesús Nazarenos” de Guillermo Smith Somariba, editado en 1898 en la imprenta de la viuda de Niel, en el que también se alude al milagro ocurrido en Cádiz.


Según este libro cuenta lo siguiente: “una asoladora y mortífera epidemia afligía desde principios del año 1681 a la ciudad de Cádiz, la epidemia fue  importada de El Puerto de Santa Maria, la epidemia llegó  a tal extremo y  su gravedad era tal, que pocas eran las familias exentas del terrible azote y muchos los fallecidos, cuando la iglesia decidió invocarse a la protección de nuestro padre Jesús Nazarenos y de Maria Magdalena. 

El 21 de julio parecía que la epidemia había adquirido un mayor desarrollo del contagio, la ciudad estaba desesperada ya que la invocación no había funcionado, pero cuando amaneció el siguiente día, el 22 de julio, era el día de la fiesta de Santa Maria Magdalena, el milagro había obrado en toda su plenitud, la ciudad de Cádiz amaneció limpia y serena, no se hallaron en toda la ciudad enfermo ninguno del achaque, mas tan solamente los que estaban en el hospital Real del día antes y anteriores seguían enfermos pero la mayoría habían mejorado en su situación de salud. Así lo dijeron regidores perpetuos que asistieron al cabildo celebrado el 9 de septiembre del mismo año 1681”.
El relato continuaba describiendo los ritos y cultos que se celebraron posteriormente, acordando tanto desde el gobierno municipal como del cabildo general religioso que todos los días 22 de julio se haría fiesta a las imágenes en un día que seria festivo en la ciudad. También relata como el racionero del convento Felipe Acosta y posteriormente algunos relatos de los enfermos del hospital Real como pasaba el Nazareno por las salas del mismo. Por ultimo, se hizo constar que la ciudad quedó libre de la epidemia de peste.Desde entonces, el ayuntamiento de la ciudad en agradecimiento por su intervención en la eliminación de la peste se le entregó el bastón de mando del ayuntamiento y se le ofrecen misas y programas de actos religiosos que conmemoran ese día importante para la supervivencia de la ciudad. Aun hoy se puede ver cuando sale en procesión el bastón de mando a los pies de su imagen, en señal de agradecimiento para que esa terrible peste no vuelva a ocurrir en la ciudad.



Por desgracia, la imagen que obró el milagro fue perdida en el asalto al convento en 1936 y sustituida por la actual imagen de Luis Roldán donde los fieles pueden darle culto actualmente.

FUENTES: Wikipedia, Diario de Cadiz, La voz de Cadiz, pagina web: http://www.nazarenodesantamaria.es/ y el libro:



ocultismocadiz3000


No hay comentarios

Deje su Opinión...