La cofradía de Rochelambert: Paz y Misericordia



Sevilla ya cuenta con una nueva Agrupación Parroquial de carácter penitencial, concretamente en el barrio de Rochelambert, conocida como “Paz y Misericordia” haciendo referencia a sus Titulares. Es el fruto del mucho trabajo y la ilusión de un grupo de cofrades que sueñan con ver nazarenos por su barrio bajo la devoción de un crucificado de Juan Manuel Miñarro y una dolorosa de Luis Álvarez Duarte.


Su historia

Los inicios de la Agrupación Parroquial se remontan a 1995, que es cuando el grupo joven de su parroquia promueve la devoción al Santísimo Cristo de la Paz, realizando para ello un Vía Crucis por los alrededores del templo. A partir de ahí, se creó el grupo parroquial de religiosidad popular y liturgia, que se encargó de hacer los distintos cultos internos y externos al Cristo de la Paz, Ntra. Sra. de la Misericordia, Inmaculada Concepción de María, San Luis y San Fernando, así como al Santísimo. Viendo la evolución del grupo y tras la salida procesional extraordinaria en 2005 de la dolorosa, se creó en 2006 una junta rectora con un censo para poder afrontar las decisiones futuras. Tanto la junta como el párroco vieron oportuno en noviembre de 2011 iniciar los trámites con el arzobispado del expediente de “Agrupación Parroquial”, el mismo quedó resuelto en mayo de 2018.



Estuvimos con el primer cargo laico de esta nueva Agrupación del sevillano barrio de Rochelambert, su vicepresidente, José María Martínez, quien nos explicó varios aspectos de su corporación encontrándose muy orgulloso, contento y responsabilizado por este nombramiento, el paso previo para ser hermandad “Para nosotros ha sido motivo de alegría recibir este estatus dentro de la Iglesia, ya que llevamos mucho tiempo trabajando para ello. Nos ha supuesto el reconocimiento al trabajo realizado durante estos años y hemos sentido el respaldo de la Parroquia y la feligresía. Pero eso también nos obliga a trabajar, más si cabe, con mayor dureza y responsabilidad, sobre todo para nuestra feligresía, que en definitiva, es el motivo de nuestra existencia”. Sobre los proyectos futuros nos especifica lo siguiente: “Proyectos e ilusiones muchos, pero tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones, con lo que estos se tomarán a medio y largo plazo. Quizás el más inmediato, es realizar un nuevo paso, del que estamos en negociación, esperando que todo vaya bien. También estamos hablando para la realización de un misterio, del que creo que pronto podremos avanzar algo más. Además, seguimos con la elaboración de un estatuto interno a modo de Reglas, el diseño del escudo, etc. Quizás el proyecto estrella es ver a Ntra. Sra. de la Misericordia bajo palio, pero para eso todavía queda bastante…”











Nazarenos en Rochelambert…



La pregunta está en el aire de muchos sevillanos ¿Para cuándo nazarenos por el barrio de Rochelambert? “De momento debemos afianzarnos como Agrupación Parroquial y seguir creciendo. No tenemos ninguna prisa y nos debemos a lo que nos marquen tanto nuestro Párroco, Don Pablo Díez, como el Delegado de Hermandades y Cofradías. Somos conscientes de que las prisas nunca han sido buenas consejeras”. En la actualidad denos datos de su cofradía “Desde el año pasado nuestro día de salida es el Viernes de Dolores recorriendo la feligresía. Nuestro capataz es Salvador Perales Leiva, siendo su segundo Emilio Sevillano García-Baquero. El actual paso calza 34 costaleros. El acompañamiento musical le corresponde a la banda de cornetas y tambores “Ntra. Sra. de los Ángeles” de Sevilla. El año pasado, aunque no pudimos salir, formamos un cuerpo de hermanos para acompañar a nuestras imágenes de entorno a una 80 personas. Poseemos una Cruz de guía realizada en madera por Juan José Tejado Franco y un banderín bordado en oro por Ángeles Camacho Jiménez. Nuestro censo actual está compuesto por 220 hermanos”. A la cuestión ¿Qué puede aportar esta Agrupación a las cofradías de Sevilla? José María Martínez nos contesta: “Entiendo que novedad, ninguna, ya que todas las agrupaciones trabajamos con el mismo interés y ahínco tanto en formación como en caridad, pero si es verdad que nosotros nos sentimos muy de Parroquia y estamos siempre a disposición de esta para lo que nos puedan demandar. La vida parroquial es el sentido de nuestra Agrupación. Nosotros nacimos dentro del templo, siendo un grupo parroquial más”



Sus Sagrados Titulares



El Santísimo Cristo de la Paz es una talla de Juan Manuel Miñarro López, es un encargo del Párroco Emérito, Moisés López, que se realiza para ocupar el Altar Mayor, siendo de 1984, pero no bendiciéndose hasta el siguiente año. Se trata de una talla de gran envergadura, vivo y con tres clavos. Tiene la corona tallada, conteniendo en ella una cabeza de serpiente así como un caracol tallado. Se trata del primer crucificado del profesor Miñarro. En este año de 2018 estuvo en su taller para una restauración. Este insigne imaginero nos comenta que le supuso su ejecución “El encargo de un Crucificado es la oportunidad dorada que todo practicante estatuario espera como reto ilusionante como pocos. Cuando se acepta por primera vez, como fue este caso, hay intentarla resolver con la máxima dignidad que se merece el asunto, pero el resultado de esa primera obra cristífera puede significar un lanzamiento, o suponer un frenazo en seco para aspiraciones futuras. La imagen de un crucificado no admite pasar por ella de “puntillas” sino con máximo nivel de excelencia requiriendo una imaginería con mayúsculas” ¿Qué características destaca de este crucificado? “Representa a Cristo en la cruz pero aun con vida. Y esto añade un punto mas de dificultad al tema. Pues vida, es igual a dinamismo tanto a nivel corporal como de facciones. Hay que trabajar para conseguir una expresión vital tan elocuente, que debe ser sensible a simple vista, si la necesidad de recurrir a ningún tipo de exageración formal. Se trata de enfrentarse al reto añadido, de plasmar plásticamente las sensaciones de angustia y sufrimiento de un cuerpo, que aun debatiéndose por respirar en una lenta agonía, sus gestos, boca y su mirada no dejan de manifestar afán de dialogar, trasmitiendo PAZ, consuelo y perdón a quien lo contemple en recogida oración”.



Este crucificado le tiene el profesor un cariño especial ”Todas las obras se aman y se llevan dentro aun cuando haya pasado el tiempo por ellas. Lógicamente a las primera obras les tenemos siempre un cariño especial, por sensaciones que nos hicieron vivir que se recordarán siempre, puesto que no en vano para mi fueron como el “prologo” de mi obra”.



Sobre el futuro le preguntamos a este insigne imaginero: ¿Podría tener o se pensó en un misterio de esta imagen cristífera? “Jamás pensé en un misterio porque desde luego ni siquiera la imagen fue concebida con el objetivo de convertirse en una obra procesional. La Parroquia de San Luis y San Fernando lo encargó como una imagen destinada a oratorio, para presidir el altar de la iglesia.Y la verdad es que no lo veo rodeado de un misterio. Creo que le restaría entidad, pues es un crucificado potente, de una dimensión importante y que se basta a sí mismo. Creo que tal y como llena el Altar de la Parroquia, la hace y lo hará sobre su paso definitivo”. ¿Algo especial a destacar del Cristo de la Paz? “Si algo verdaderamente especial y que fue muy importante para mi, ya que la imagen iba a ser desde luego mi primer crucificado, pero también es verdad que seria casi mi conclusión complementaria a 5 años de investigación, que fueron los necesarios para culminar mi doctorado. Y por ello fue presentado como conclusión practica al trabajo de mi Tesis, cuyo titulo y objetivo especifico fue: “Estudio de Anatomía para la Iconografía del Crucificado en la Escultura”.Trabajo que tuvo una primera parte práctica que fue la realización de un Écorché (escultura de un cuerpo humano en posición de cruz, pero desollado): “Arte al servicio de la Anatomía”. Y como segunda parte práctica, la aplicación de mi investigación a la hechura de una imagen de un Crucificado como obra de imaginería, que fue el Crucificado de la PAZ; en este caso: “Anatomía al servicio del Arte”. Para la defensa de la Tesis en la sede de la Facultad de Bellas Artes fueron expuestas ante el tribunal de evaluación, tanto la escultura del Desollado como del Crucificado de la PAZ, en un acto tan multitudinario que tuvimos que usar el salón de actos del centro”.



Dolorosa de Duarte



La Santísima Virgen de Nuestra Señora de la Misericordia es una talla de Luis Álvarez Duarte, que nos ofrece una imagen de gran belleza con un dolor sereno inclinando ligeramente su cabeza hacia la izquierda. En el año 1999 se detectan fallos estructurales en la talla de la Inmaculada Concepción, con la que se realizaban los Rosarios públicos, para ello se creó una comisión para encargar una dolorosa. Después de varias visitas de los responsables de esta corporación, fueron al taller del insigne imaginero Luis Álvarez Duarte y ven una Virgen que era un encargo para Almería. Enamorados de ella, logran convencer al artista y por fin se bendice la imagen el 18 de diciembre del 2000. El ilustre imaginero se siente orgulloso de su dolorosa “En primer lugar quiero decirle que estoy muy contento por el nuevo estatus de este corporación. Sobre la Virgen de la Misericordia le digo que me siento feliz que Sevilla la esté descubriendo. Es una imagen distinta, como todas las mías, pero a la que le tengo un cariño especial. Es una de mis mejores dolorosas y a la que le guardo muy buenos recuerdos. Todo un honor para mi. Es una cara que no se olvida y que llama a la devoción”.



ABC



No hay comentarios

Deje su Opinión...

<