Las Cofradías de Málaga tienen miedo

No me queda muy claro a quién o a qué, pero las Cofradías tienen miedo. Y este miedo está “sacrificando” a la calle Carretería y a la Tribuna de los Pobres.

Es una evidencia. La primera en abrir la lata fue la Congregación de Mena, y la última en hacerlo ha sido Humillación y Estrella y, entre medio, algunas otras, sin descartarse tampoco que la oleada de “No” a calle Carretería siga.

Las Cofradías se cogen con lazo fuerte a la certeza de volver por Calle Cisneros y Especerías para estar menos tiempo en la calle, volviendo a sus Casas Hermandad o Iglesias, por donde dos horas antes han entrado al recorrido oficial.

El miedo a estar una hora más en la calle y pasar por la Tribuna de los Pobres, les hace desandar el camino andado. Pero ¿miedo a qué? ¿A que los tronos arrastren patas? ¿A que las filas de Nazarenos se queden vacías? Pueden ser argumentos válidos, pero a mí me daría más miedo salir a la calle y no tener público en las aceras. Y también me daría pánico sacar una cofradía a la calle perdiendo su “esencia”.

Que el Cristo de la Buena Muerte acompañado por la Legión no pase por Carretería y Tribuna de los Pobres es muy grave. Que el Nazareno del Paso no haga su bendición en la escalinata, es muy grave. Que al Señor de la Humillación no se le toque la malagueña al final de Carretería, es muy grave. Que el Himno de los Estudiantes no suene por la Calle de la antigua muralla de Málaga, es muy grave. Que la posibilidad de que el Señor Cautivo, o Nueva Esperanza tampoco lo hagan, es muy grave.

Que no se olviden los cofrades que el paso por la calle Larios es muy bonito para una cofradía, pero que lo que ha hecho grande a muchas, ha sido su paso por Carretería y Tribuna de los Pobres. Allí donde las Cofradías han perdido las “formas pijas” de la calle del Marqués, y se han mezclado con el pueblo, con su gente, con su público incondicional. Ese que le da lo mismo la hora y no deja vacía la silla. O hay que recordarles a algunos cofrades, que cuando ellos pasan por Larios, las sillas están completamente vacías, sean las primeras o las últimas. Y, por cierto, aprovecho para decir, que los niños pidiendo cera y jugando, molestan tanto en Carretería como en calle Larios.

Me gustaría pensar que esta Semana Santa del 2019 será un año de transición, y que las cofradías volverán a la calle que, para bueno o malo, es seña de identidad de la Semana Santa de Málaga.

https://www.blogmalaga.es/las-cofradias-tienen-miedo/

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario

<