¿Quién se ha cargado realmente la Madrugada en Cádiz?

La Madrugada en Cádiz, o al menos la Madrugada tal y como estaba concebida hasta este momento, ha desaparecido. La reciente decisión de los hermanos del Descendimiento no hace más que constatar una muerte anunciada que se venía presagiando en los últimos años en la Semana Santa.

En primer lugar habría que partir de una premisa importante. La Madrugada, como tal, apenas existe ya en determinados lugares. Su defunción ha venido de la mano del cambio de una sociedad que, como todo, ha evolucionado. Tan solo en pocos lugares como Sevilla se mantiene y los incidentes de los últimos tiempos no hacen más que confirmar que su supervivencia encuentra amenazas en el camino.

Vayamos por parte y en el caso de Cádiz que es el que nos ocupa. Sanidad fue la primera cofradía que dio la voz de alarma. Amparada en que su presencia en la calle había perdido el necesario respaldo que debe tener toda manifestación de fe optó por marcharse a la tarde del Martes Santo. La corporación de negro se sentía incómoda.

El cambio no ha podido ser más fructífero en su caso. La hermandad ha crecido exponencialmente en la calle (el tema económico nunca puede obviarse) y, además, el público la acompaña en la calle. No tienen nada que ver las imágenes de hace unos años por la calle San Francisco con las de la actualidad.

Medinaceli tuvo que luchar y mucho para salir de la Madrugada. De hecho, hasta dos veces convocó a su nómina para trasladarse al Jueves Santo. En su caso habría que señalar que eso no ha servido para engrandecer al cortejo. Más bien lo contrario. La penitencia ha descendido notablemente, aunque esa tendencia es extensible a otras cofradías de la Semana Santa de Cádiz. Pero tampoco estaba a gusto poniendo su cortejo en la calle a las 02:00 horas.




El caso del Descendimiento estaba cantado desde la pasada Semana Santa. No tenía sitio en la Madrugada, o al menos eso pensaba su junta de gobierno, muy molesta con el último acoplamiento. En virtud de su soberanía ha planteado un cambio que se antojaba inevitable y que, con toda probabilidad, acabará beneficiándole.

Y, por último, tenemos el caso del Perdón. La hermandad se mantiene como estandarte de esa noche tan esperada y, al margen de que cualquier manifestación de fe se engrandece mucho más en función del seguimiento que tiene en la calle, no ha querido renunciar a su horario habitual más allá de que haya más o menos público en su recorrido. Es de respetar, pero, en virtud del escenario que se plantea, es mucho más que probable que acabe saliendo antes de las 12 de la noche el próximo Viernes Santo (o ya Jueves). Otra cuestión es si se ha respetado la soberanía de sus hermanos como en otros casos.

Este análisis evidencia que la Madrugada como tal ya es historia en Cádiz, más allá de que muchas de las cofradías que hacen estación de penitencia en la jornada del Jueves Santo, prácticamente la mayoría salvo Afligidos, acumulan varias horas de Madrugada en sus itinerarios.

Asumido que las cofradías han sido las primeras interesadas en abandonarla por intereses legítimos, con más o menos acierto y beneficio luego, habría que analizar el interés real que despertaba la Madrugada en Cádiz. A nadie se le escapa que la sociedad, no solo en Cádiz sino también en otros lugares, ha terminado por darle la espalda a esta tradición por llamarla de alguna manera.

Por tanto, las hermandades se han marchado por las razones que sea, pero no es menos cierto que el gaditano ha terminado por enterrar también en cierta medida a esa noche de procesiones. Uno de los reflejos lo tenemos en la propia hostelería, más interesada en hacer caja durante las horas centrales del día que a partir de las 12 de la noche. Los ejemplos en los bares de alrededor de San Juan de Dios son múltiples.

En los mentideros cofrades se habla y no para sobre ¿quién se ha cargado realmente la Madrugada?, aunque quizás habría que convenir que ha sido un cúmulo de factores en el que cada cual ha puesto de su parte. E insisto, no solo aquí, en otros lugares también.

Y un apunte final. El argumento de Sevilla resulta un tanto peregrino y se cae por su propio peso. Sinceramente cuesta creer que una cofradía como Descendimiento, con una nónima de hermanos tan reducida, se haya planteado el cambio para tener “libre” la Madrugada. Desgraciadamente, esa especie de debate, insostenible en la cuestión que nos ocupa, solo sirve para resucitar la eterna división que hoy existe en la Semana Santa gaditana.



https://www.elmira.es/21/09/2018/quien-se-ha-cargado-realmente-la-madrugada-en-cadiz/

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario