400 años de tu Bendita Gracia

Recuerdo aquellas tardes de mis primeros años que iba de una plaza a otra. Recuerdo por mi tita Mercedes y mi madre Rosario, como paseaba por la plaza de Santa Teresa, del Campo de la Verdad, y por la plaza del Alpargate, los Trinitarios. Y como les pedía a ambas que quería entrar a ver al Señor. Entre mis recuerdos está mi mirada perdida mirando hacia arriba y recordando a las imágenes del Stmo. Cristo del Descendimiento y la del Cristo de Gracia.



A mi personalmente con aquella niñez me impactaba sobre manera la figura de ese Trinitario que los vecinos de la ciudad visitaban, San Fray Juan Bautista de la Concepción. Yo absorto de ver aquella gente acercarse a él para realizar sus peticiones. Y justo arriba se encontraba la imagen portentosa de ese crucificado de una envergadura descomunal. Si pudiese abrazaron lo haría con toda su gracia.

Se me viene a mi memoria el subir por sus escaleras de madera, mirarlo, y rápidamente bajarme por el otro lado. Y así, una y otra vez hasta cansarme y desesperar a mi tita. Me impresiona a su melena, que de vez en cuando soplaba para ver si era capaz de mover. Al igual que besaba sus pies cogido en brazos de mi madre o tita y ver que sólo sus pies eran del mismo tamaño que ese pequeñajo. Recuerdo como después de todo, los viernes, y más aún en primavera era tradición tomarnos una tácita de caracoles en la misma plaza o en la plaza cercana de la Magdalena.

No es menos cierto, que con el paso de los años, nuestras visitas fueron más saneadas, a pasar ya por los cambios en la vida de uno a muy poco frecuentes. Aunque recuerdo, tirando de memoria histórica, una época que visitaba más a Ntro. Padre Jesús Nazareno Rescatado, al cambiar mi estatus social, al ser la familia política más del “Rescatado”. Aún así recuerdo que mis peticiones las hice tanto a uno como al otro. Es más, en aquella época pude ver la belleza de tu Dolorosa a tus pies, Dolores y Misericordia.




Son ya 400 años desde tu llegada a la ciudad de Córdoba, desde otro continente como llegaste. Espero que sigas en la ciudad por los siglos de los siglos. Antes estuvieron unos, luego vinieron otros, ahora estamos lo que estamos, y después vendrán los siguientes. Espero que sigas abrazándonos con tus portentoso brazos y manos, y sigas dejándonos de tu bendita gracia, Stmo. Cristo de Gracia. Mañana será esta conmemoración de los 4 siglos, que la historia siga sumando años y siglos.

El domingo tendremos otra jornada fantástica de procesiones de gloria. Volverá a procesionar la Divina Pastora de Capuchinos, que lo dejó, hace unos años. Seguramente la vuelta de Fray Ricardo tendrá que ver mucho en ello. De mi parte darle las gracias por poder disfrutar de Ella en su procesión, aunque estuvo en el Convento y seguir a allí. También tendremos como es habitual cada último domingo de Septiembre, la procesión de Ntra. Sra. del Socorro Coronada, un año más y esperemos que sean como los que cumple el Cristo de Gracia, para gloria de Ella y de sus devotos de la Corredera.

Para terminar ya hoy, con esta procesión de la Virgen del Socorro, comenzó hace 40 años una historia de un hombre al frente de los llamadores. Maestro para muchos, genio y figura. Otros no lo verán así, pero ese reloj que dijeron estaba parado aún sigue funcionando. No diré que es el mejor para unos, lo entiendo, pero para los que tenemos el honor y orgullo de trabajar con él si lo es. Cada maestrillo tiene su librillo, dice el refrán. Yo sólo digo, que para mi, ha sido, es y será Maestro tanto dentro de la Semana Santa de Córdoba, como fuera de ella, ya que es más que un amigo. Gracias Maestro. Yo sé lo que digo.

Sean felices y extrapolenlo, no se lo queden para ustedes. No sean egoístas. Recuerden que les quiero.

Pd.- La primera de hoy es una reclamación a voz en alto. La calle para la zaga de los capataces Sáez, como dice la canción “p’acuando”. Vamos a recoger firmas todos aquellos que de una u otra manera tuvimos la suerte de trabajar con ellos y en especial para D. Rafael.

Pd2.- Cuidado a las procesiones de este fin de semana, les vaya a ocurrir lo mismo que a María Stma. de la Victoria, que por poco si aún están esperando la llegada de los agentes municipales. No los critico a ellos, sino a los que les dan las órdenes.

https://www.gentedepaz.es/400-anos-de-tu-bendita-gracia/

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario