.

San José y el Niño, una nueva obra de Juan de Mesa

08 julio 2018

send email
print this page




En febrero de 1930 cambiaba definitivamente el rumbo de la historiografía artística sevillana con el hallazgo por un alumno de Filosofía y letras, Heliodoro Sancho Corbacho, de la carta de pago por la que se documentaba la autoría del señor del Gran Poder (y también la talla de San Juan) como obra de Juan de Mesa. Se abría así la puerta, definitivamente, al conocimiento de un autor silenciado durante siglos, siempre a la sombra de su maestro Martínez Montañés, al que se atribuyeron la gran mayoría de sus obras, hasta que la labor incansable de los miembros delLaboratorio de Arte de la Universidad de Sevilla, José Hernández Díaz, Celestino López Martínez y Antonio Muro Orejón entre otros, puso en su sitio al desconocido autor cordobés.
Detalle de san José
Detalle de san José
Es muy posible que en el año 2016 pueda ampliarse el catálogo de obras del hoy afamado autor con un excelente grupo de San José con el Niño que en estos días se restaura en la capilla del colegio de la Sagrada Familia de Sevilla, perteneciente a la comunidad de Hermanas Carmelitas de Santa Joaquina de Vedruna, popularmente conocidas como “carmelitas de la calle Pozo”. Así lo entiende el doctor José Carlos Pérez Morales para, el que “es gratamente sorprendente que, aun hoy, tengamos constancia de piezas que han sido silenciadas por el olvido o, simplemente, han ido a recalar en ubicaciones poco conocidas”.  Para el doctor Pérez Morales, especialista en la obra del escultor cordobés “su sola contemplación nos remite a las formas del insigne maestro cordobés Juan de Mesa y Velasco (1583-1627). Los rasgos faciales, talla de cabellos, solución del atuendo y composición hacen su atribución al escultor muy clara”. 
Grabado de San José con el Niño, aportación de Juan Carlos Martínez Amores
Grabado de San José con el Niño, aportación de Juan Carlos Martínez Amores
El notable conjunto es un grupo escultórico compuesto por las imágenes de San José y el Niño Jesús de 1,50 mts de alto por 0,83 cms de ancho, cuya restauración está dirigiendo D. Manuel Ballesteros Rodríguez con la ayuda de D. Alejandro Cascajares García, ambos licenciados en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, que anteriormente han restaurado otras piezas de importancia del patrimonio sevillano como el grupo de La Piedad de la parroquia de San Ildefonso (atribuida a Cristóbal Ramos, siglo XVIII) o la  devota talla del Señor Cautivo y Rescatado (atribuido a Cristóbal Pérez, siglo XVII), también de la Parroquia de San Ildefonso de Sevilla.
Refiere el doctor Pérez Morales que el grupo de San José con el Niño “llega al colegio por una donación de su fundadora y benefactora, doña Gertrudis Zuazo llevada a cabo por su sobrino don Francisco Caballero Infante el 6 de diciembre de 1905 y que  gracias al conocimiento del interesante grabado de fines del siglo XVIII que nos aporta Juan Carlos Martínez Amores, intuimos la procedencia del desaparecido convento de San Diego, dada la asombrosa similitud de las imágenes.
Detalle del proceso de limpieza del rostro de San José.
Detalle del proceso de limpieza del rostro de San José.
Estaríamos hablando, pues, de conjunto procedente de un convento franciscano desaparecido, el dedicado a San Diego,situado extramuros la ciudad, en el sector del Prado de San Sebastián, en torno al actual Teatro Lope de Vega, fundado en 1589 en un conflictivo sector que hacía sufrir a los frailes“dieguinos” las continuas crecidas del arroyo Tagarete, lo que motivó el traslado de la comunidad en 1784 al antiguo noviciado jesuita de San Luis, de donde pasarían a la calle Imperial, terminando su historia en la iglesia de San Antonio Abad, donde se conservan algunas piezas de su patrimonio.
Recalca el investigador Pérez Morales respecto a las tallas de San José y el Niño que “en lo tocante a representaciones del Santo Patriarca en la producción de Mesa se comprueba la importancia de esta iconografía y la riqueza de sus variantes desde la inicial para los mercedarios de Fuentes de Andalucía hasta la portentosa y tristemente desaparecida de Guadalcanal”. A falta de investigaciones más pormenorizadas, Pérez Morales aporta pistas para una catalogación definitiva del conjunto.
“Los documentos conservados pueden aclarar en tanto este panorama. Por un lado tenemos el contratado con Diego de Herrera a 4 de abril de 1619 y, por otro, el rubricado con el carmelita descalzo del Santo Ángel fray Francisco de la Cruz a 8 de agosto de 1620. Existen aspectos de ambos textos que los vinculan con la pieza aunque quizás el primero de ellos posea más proximidad con la misma. En él Mesa se obliga a “hazer un San Joseph con un niño Jesus junto asi de la mano y con una sierra en el brazo izquierdo el qual a de ser de madera de sedro y el Santo a de tener siete quartas de alto sin la peana y el niño Jesus el alto que a de tener para que tenga buena proporcion lo qual e de dar fecho y acabado a mi costa poniendo al Santo un ramo de azucenas y dallo encarnado y estofado y dorado a contento y satisfacion del dicho Diego de Herrera para el fin del mes de Agosto que viene deste año de mill y seiscientos diez y nuebe y es condicion que si vos el dicho Diego de Herrera quisieredes quel niño Jesus baya todo encarnado y sin vestidos lo tengo de hacer y si quisieredes que baya vestido conforme al Santo lo tengo de hacer sin que por ello se me de mas precio del que sea declaradao por esta escriptura”.
El grupo completo en la capilla del colegio de la calle Pozo.
El grupo completo en la capilla del colegio de la calle Pozo.





Aunque los datos puedan parecer escasos y hasta dispares, algunos aspectos podrían apuntar la identificación definitiva de la imagen: “Con fray Francisco de la Cruz conocemos ubicación y referente de la imagen, incluso la posible titularidad de una esclavitud. Lo indicado en el de Diego de Herrera considero más afín al grupo que nos ocupa, tanto por las medidas estipuladas como por dejar abierta la morfología del Niño a gusto del comitente. Esto derivaría en una ejecución del San José en primera instancia y otra posterior del Divino Infante quizás con la pretensión tanto de que formara parte del grupo como por un uso devocional individual, a modo de los figuras del Niño Jesús autónomas.”
No habría pues, dudas, sobre la autoría de Juan de Mesa, pudiendo ser una vía que “dará luz a otros simulacros de igual iconografía de nuestro maestro cordobés que, al igual que él, siguen esperando estudio más exhaustivo, crítico y pormenorizado”.





El proceso de restauración, que encara ya su última fase, se está centrando en la recuperación de la policromía original y la reintegración cromática de los estofados. La presentación pública del acabado final de este trabajo, tendrá lugar el próximo 19 de mayo de 2016 a partir de las 19 horas en la capilla del Colegio Sagrada Familia de la calle Pozo. Una ocasión para disfrutar de una nueva obra de Juan de Mesa, para seguir sacando del olvido el catálogo de obras del gran maestro barroco del siglo XVII.
http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/san-jose-y-el-nino-una-nueva-obra-de-juan-de-mesa-93684-1460943175.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...