El escudo de la Inquisición que conserva Los Gitanos

25 de mayo del año 1653. Gobernaba en España en España su Católica Majestad Felipe IV y era obispo de Sevilla el dominico Fray Pedro de Tapia. En el entonces convento dominico de San Pablo, actual parroquia de la Magdalena, se celebraba un auto de fe de la Inquisición. Era un juicio que comenzó a las nueve de la mañana con la lectura de las sentencias, terminando con la misa de las seis de la tarde. Quince reos pasaron por el tribunal, siendo una de ellas condenada por“casada dos veces”, delito de bigamia, y el resto por “renegados” que habían abrazado el islamismo.
Escudo de la Inquisición
Escudo de la Inquisición
El auto de fe era todo un ritual de una institución que tuvo una gran actividad en Sevilla desde su fundación en 1484 y que marcó a la ciudad en numerosos lugares. La Santa Inquisición mantuvo a sus presos en el antiguo castillo de San Jorge, hoy convertido en museo, lugar donde podían ser sometidos a las habituales torturas de la cuerda, del agua o de de la garrucha. En Sevilla era habitual la celebración de juicios en el convento de San Pablo, perteneciente a la orden de los dominicos, tan cercana al tribunal del Santo Oficio; los autos de fe en la plaza de San Francisco, donde se instalaban gradas y escenarios efímeros que actuaban como auténtico precedente de los actuales palcos; azotes públicos en la puerta del Perdón de la Catedral, a los pies del relieve de la expulsión de los mercaderes del templo, o procesiones de condenados que se dirigirían al quemadero situado en la zona del actual Prado de San Sebastián, con reos identificados con la prenda del “sambenito”, que indicaba su condena.
Auto de fe en la plaza de San Francisco
Auto de fe en la plaza de San Francisco
La habitual tendencia de Sevilla a borrar las huellas de su historia hace difícil encontrar los restos de esta institución, algo habitual en otras localidades donde se siguen manteniendo escudos de armas y blasones donde se indica la vivienda de los familiares del Santo Oficio. Son escasos los restos en el castillo de San Jorge, convertido en museo virtual de la institución, quedando en la memoria colectiva el nombre del callejón con su nombre, superviviente a modas de cambio por aquello de lo políticamente correcto.
Procesión tras un Auto de fe
Procesión tras un Auto de fe
Más difíciles de apreciar son otros restos por lo oculto de su situación. En el antiguo convento dominico de San Pablo, hoy parroquia de la Magdalena, encontramos algunos. En los muros laterales, las pinturas de Lucas Valdés muestran un auto de fe, todo un testimonio de la época. Pintado hacia 1710, representa un Auto de Fe en el que aparece de forma anacrónica San Fernando, transportando leña para la hoguera, una interpretación anacrónica ya que el auto representado parece que fue el celebrado en octubre de 1703, cuando se ejecutó a un vecino de Osuna al que se condenó por judaizante.
Fran Pedro de Tapia, arzobispo de Sevilla
Fran Pedro de Tapia, arzobispo de Sevilla
Sorteado por los pasos de la hermandad de la Quinta Angustia y del Calvario, es más desconocido el escudo que corona el cancel de la puerta. Allí apenas se ve una cruz junto a un brazo que porta una espada junto a la rama de un árbol, todo ello enmarcado en una inscripción latina que debió atemorizar a muchos: “EXURGE DOMINE ET JUDICA CAUSAM TUAM” (“Levántate Señor y juzga tu causa”), lema adaptado a partir del Salmo 73.
El escudo de la Inquisición como una espada de Damocles encima del visitante de la Iglesia. Es el mismo que aparece en un lugar todavía más desconocido, la antigua iglesia del Valle, sede actual de la hermandad de los Gitanos tras una profunda restauración que permitió su recuperación para el patrimonio de la ciudad.
Aute de fe en la parroquia de la Magdalena, por Lucas Valdés
Aute de fe en la parroquia de la Magdalena, por Lucas Valdés
En un conventual camarín del siglo XVIII, preside la Virgen de las Angustias, titular de la hermandad de la madrugada del Viernes. Pocos se dan cuenta que en ese camarín, proveniente de un convento dominico de Écija, aparece de nuevo la terrible leyenda: “Exurge domine et judica causam tuam” en el excelente conjunto conventual que recuperó la hermandad.
Relación de una auto de fe en Sevilla.
Relación de una auto de fe en Sevilla.



O lo que es lo mismo, el signo de la Inquisición junto a la Virgen gitana de la Madrugá, perceptible claramente desde el presbiterio, donde se sitúa la venerada imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud.
Curioso. En los dos autos de fe que se celebraron en Sevilla aquel año 1653 no sólo se juzgó a judíos o herejes.
También fueron condenados blasfemos,  maridos engañadores, echadoras de cartas y mentirosos. Hoy la Inquisición tendría mucho trabajo.
Camarín de la Virgen de las Angustias, foto José Becerra, blog Leyendas de Sevilla
Camarín de la Virgen de las Angustias, foto José Becerra, blog Leyendas de Sevilla



Detalle del escudo de la Inquisición en el camarín del templo de Nuestro Padre Jesús de la Salud.
Detalle del escudo de la Inquisición en el camarín del templo de Nuestro Padre Jesús de la Salud.
.
http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/el-escudo-de-la-inquisicion-que-conserva-los-gitanos-94994-1464369420.html

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario