.

Un Corpus con cinco siglos de historia en Huelva

03 junio 2018

send email
print this page
Un Corpus con cinco siglos de historiaLa historia del Corpus en Huelva pasa ineludiblemente por la Hermandad Sacramental de San Pedro, cuyas reglas son aprobadas por el provisor del Arzobispado de Sevilla en 1536, es la más antigua de la provincia y una de las primeras aprobadas también en todo aquel Arzobispado al que entonces pertenecía Huelva.

Una historia que relata una importante celebración en la Fiesta del Corpus, con fechas tan relevantes como la de 1782, cuando el presbítero Antonio Jacobo del Barco instituye una manda para la celebración del Corpus en esta parroquia mayor.






La Hermandad Sacramental fue reorganizada en el siglo XIX y en 1951 se iba a proceder a la fusión con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Un proyecto que tenía como objetivo el fomentar los actos de cultos al Santísimo. Pero quedó ahí y se reorganizó otra vez la sacramental con vida independiente. Es cuando se realiza al año siguiente una nueva custodia, tras la pérdida de la anterior en el asalto a la parroquia en la Guerra Civil.

Con el tiempo surge de nuevo la necesidad de la fusión de las dos hermandades manteniendo así viva a la Sacramental de San Pedro, que suspende sus actividades en 1964. La Hermandad de Pasión, que ya venía asumiendo algunas actividades sacramentales, solicitó en 1986 la fusión con la sacramental, lo que se aprueba el 10 de abril de 1987. De esta forma la denominación conjunta de ambas hermandades queda como Real e Ilustre Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima del Refugio. De esta manera, la más antigua hermandad sacramental de la ciudad se mantiene viva como tal, lo que le ha venido a dar el derecho a cerrar el protocolo de estas en la procesión del Corpus Christi, de acuerdo con la historia y la tradición, lo que se ha visto alterado en los últimos años.

La siguiente hermandad sacramental más antigua es la de la parroquia del la Purísima Concepción, también del siglo XVI, según Diego Díaz Hierro, la que se fusiona en 1783 con la Hermandad de la Purísima Concepción. Organizaba los actos en la octava del Corpus y sabemos que al menos hasta 1877 tenía por la mañana solemne función religiosa y por la tarde la salida procesional. Entonces figuraba exclusivamente en sus escritos como hermandad sacramental. Más tarde, en 1928, a iniciativa del párroco Pedro Román Clavero, se reorganiza la Hermandad Sacramental de la Concepción. Había quedado sin cultos externos de procesión en las fiestas del Corpus desde la aprobación de las reglas de 1881; de la misma fecha que los de San Pedro, mientras que ésta se reafirma en la preeminencia en los cultos. En 1985 la Hermandad de la Vera Cruz y Oración en el Huerto recupera la vida eucarística de la antigua Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción, por decreto de fecha 15 de febrero. En el título de la hermandad se deja bien claro la sacramental y la de penitencia: Muy Antigua, Real, Ilustre y Seráfica Hermandad Sacramental de la Purísima Concepción y Archicofradía de Nazarenos de la Santa Vera Cruz, Sagrada Oración de Nuestro Señor en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores Coronada. En los primeros años celebraba los actos en la octava, mientras que ahora estos se desplazan a la fiesta de Cristo Rey del Universo.

El nuevo resurgir de la vida sacramental en las parroquias de Huelva lo marca la Hermandad de la Sagrada Cena, que como cofradía que conmemora la institución de la eucaristía va a promover el carácter sacramental en 1978. Ahora no se crea en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús una hermandad propiamente sacramental, sino que esta queda integrada en la de penitencia ya existente. Aunque se debe tener en cuenta que la sacramental tiene un amplio compromiso parroquial y no un carácter exclusivo de la hermandad penitencial. Desde entonces la Sagrada Cena tuvo en el Corpus el privilegio de alumbrar con cuatro faroles al Santísimo.

Le sigue la Hermandad de la Salud, que obtiene el carácter sacramental en la parroquia de San Francisco de Asís en 1981. Posteriormente es la de la Esperanza, en 1984; a la que le seguirá la de Los Judíos, en 1998, radicada en la parroquia de la Merced y que obtendrá el título de capitular, por lo que le dará derecho según el Cabildo Catedral a cerrar las sacramentales, lo que abre una gran polémica con la de San Pedro, que ahora se reabre al pretender desplazarla el pasado año las de la Sagrada Cena y la Salud. La Hermandad del Perdón se encargará del culto al Santísimo en su parroquia de Santa Teresa de Jesús, a partir de 2008, y la de los Mutilados, en 2010, en la parroquia de San Sebastián.

Este es el orden de antigüedad, no hay otro; donde las hermandades sacramentales de San Pedro y la Concepción son las más antiguas, del siglo XVI. No atender a la historia fundacional de estas dos hermandades es negar la evidencia, como ocurre en otras cofradías que asumen su fecha fundacional independientemente de los diversos momentos reorganizativos o periodos sin actividad, porque no habiendo pasado los cien años de inactividad se le sigue reconociendo en el Código de Derecho Canónigo con toda plenitud de derechos y privilegios.

En Huelva hace falta cerrar la polémica del orden de la procesión y contar con una gran Junta pro Corpus, en la que participen todas y aprovechar los esfuerzos y gastar las energías en el resurgir de esta celebración.

http://www.huelvainformacion.es/huelva/Corpus-siglos-historia_0_1251175307.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...