Los archivos de Palacio: los pleitos capillitas de Sevilla en el siglo XVIII

El Palacio Arzobispal de Sevilla expone desde ayer una muestra de algunos documentos procedentes del extenso archivo histórico de la diócesis, en el que se recogen pleitos entre hermandades durante el siglo XVIII, «el siglo de las reformas». Son 24 legajos de los más de 300 que guardan la colección en los fondos del Arzobispado que reflejan el conflicto entre la tradición religiosa y la idea de un progreso iluminista, de cómo la nueva idea de Estado ilustrado chocaba con sociedad atomizada a través de las cofradías, que gozaban ya de un fuerte arraigo y poder en todos los ámbitos.

En una de las vitrinas se exponen documentos vinculados con incidencias o sucesos acaecidos en las hermandades de la Diócesis de Sevilla durante el siglo XVIII, como el libro de cabildos y acuerdos de la hermandad de la Santísima Cruz y Nuestra Señora de la Piedad (El Baratillo), en el que, tras casi un siglo de vida, quedó extinguida por decreto del Real Consejo de Castilla. Este legajo se expone ahora que se cumplen 125 años de la reorganización de la hermandad.

Otro de los pleitos que se muestran en la exposición es el que inició Mercedes Escudero, una vecina de Almonte viuda, contra la hermandad Matriz del Rocío por una importante cantidad que ésta le debía a cuenta del abastecimiento de madera para la obra de la ermita. Este documento llama la atención, primero, por haber sido presentado por una mujer viuda, que se enfrenta a una poderosa asociación de fieles y que recibe finalmente amparo judicial tras siete años de reclamaciones. El juez determinó que se le embargaran a la hermandad los bienes y rentas de la ermita, «so pena de excomunión mayor».

Un cura en la cárcel

Otro de los documentos interesantes que aparecen en la muestra es el del pleito que el fiscal de Palacio inició contra el párroco de San Bernardo, Cristóbal Trujillo, y contra varios hermanos de la por entonces conocida hermandad de Los Muchachos, en 1764, por haber fomentado la petición de limosnas de manera irregular, causando un gran escándalo y alboroto. El cura, que era también el hermano mayor, y dos hermanos menores de edad, permanecieron presos en las cárceles del Palacio Arzobispal durante dos meses.

El papel de las «cofradas»

Otra de las vitrinas de la exposición muestra documentos en los que se refleja cómo era el papel de la mujer en las hermandades, en una época en la que las cofradías permitieron la igualdad entre ambos sexos en relación a la pertenencia y admisión en las mismas, aunque excluyentes en cuanto a aspectos de gestión. Un auto de «Salida de cofradías» firmado por el provisor Juan Monroy prohíbe que las mujeres vayan azotándose. También se expone una definición de «cofrada», similar a la que se daba para el género masculino.

http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/los-archivos-palacio-los-pleitos-capillitas-sevilla-siglo-xviii-129643-1528129153.html

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario