De los sueños cumplidos en Puerta Nueva de Córdoba

Traslado de Nuestro Padre Jesús de la Salud en su Divina Misericordia en el Beso de Judas | ÁLEX GALLEGOSEs viernes. Arranca junio. Las temperaturas comienzan su escalada, sigilosa pero a la vez incesante. El calor todavía es llevadero. Perduran los ecos todavía del Mayo de la ciudad, el mes de las flores pero también de María. Al tiempo se vislumbra el Corpus Christi, con la procesión con la Custodia de Arfe en apenas un par de jornadas visto el calendario. Es una tarde cualquiera y sin embargo diferente. Porque especial resulta en el templo que aguarda. Casi tanto en el que es punto de partida. Con el sol aún allá arriba y después con el cielo coronado por la luna, la Córdoba cofrade respira incienso de nuevo. Esta vez de la mano de la agrupación parroquial de la Salud, que continúa su camino al futuro desde un presente seguro. Esta vez junto a Nuestro Padre Jesús de la Salud en su Divina Misericordia en el Beso de Judas, que recorre las calles con un destino bien definido. Es la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, donde poco a poco los deseos son realidad. Y es gracias al esfuerzo de una pro hermandad llena de vida. Es la noche de los sueños cumplidos en Puerta Nueva.

Sueños como el que hiciera hecho la agrupación el pasado Jueves de Pasión, día otra vez intenso en la ciudad. Entonces, y el recuerdo permanece vivo, el Santísimo Cristo de la Vera Cruz realizó su primera salida procesional. Le precedían ya, en el estreno, unos cien hermanos de luz con hábito nazareno. Aquella noche, de aire frío pero de intensas emociones, la Salud dio un paso más en su constante crecimiento. No iba a tardar demasiado en dar el siguiente, pues a finales de abril anunció la incorporación de un nuevo titular. En este caso se trata de Nuestro Padre Jesús de la Salud en su Divina Misericordia en el Beso de Judas, imagen tallada por Manuel Luque Bonillo en 1998 y que hasta ahora permanecía en un domicilio particular. Su propietario, Manuel Cerrato, que es miembro de la joven corporación, aprobaba su cesión. Restaba en ese instante culminar esta aportación a la Córdoba cofrade con el traslado del Señor a la parroquia de Nuestra Señora del Carmen.






La fecha fijada para la llegada de la imagen a dicho templo estaba fijada precisamente para este viernes. Primero de junio y de ilusión desbordante. También de nervios y de una emoción que rodeó el trayecto de la talla hasta su nueva sede. El camino empezó después de que la parroquia de San Juan y Todos los Santos (La Trinidad) acogiera la presentación del Señor en una eucaristía que ofició José Juan Jiménez Güeto, párroco de la céntrica iglesia y canónigo de la Catedral. Fue a las 20:15 cuando, bajo la atenta mirada de no pocos devotos, iniciaba la agrupación parroquial de la Salud su tránsito hasta Puerta Nueva. Lucía sereno Jesús sobre un sencillo paso de andas. Avanzaba por el centro rumbo al casco histórico con los sones de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Fe en su Sagrada Cena. Esta formación, por cierto, es la que en las vísperas de la Semana Santa del próximo año va a poner sus sones tras la imagen de Manuel Luque Bonillo.

Miradas, aromas y sonidos. Era una tarde cualquiera, pero no en Puerta Nueva. Para nada. La parroquia de Nuestra Señora del Carmen aguardaba. El nutrido cortejo que acompañó al Señor en el Beso de Judas buscó la plaza de la Corredera tras cruzar la de La Compañía. Desde allí siguió por el Socorro, la Almagra y San Pedro. Sabor de Córdoba con olor y música cofrades. También con sentimientos a flor de piel. Ya en la noche, vigilante la luna, fue cuando la imagen cerró un trayecto que es sólo el inicio de una etapa prometedora. Éste es otro de los sueños cumplidos por la agrupación parroquial de la Salud, que progresa con calma pero con firmeza.

http://cordopolis.es/2018/06/01/de-los-suenos-cumplidos-en-puerta-nueva/

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario