.

Cofradía de Viernes en Cádiz

06 mayo 2018

send email
print this page
La incertidumbre sobre el futuro de la cofradía de Descendimiento coincide con el interés decidido de la Merced de incorporarse muy posiblemente a esta jornada el día que pueda procesionar el Nazareno de la Obediencia. Parece que la corporación del barrio de Santa María está haciendo ya gestiones para la ejecución del nuevo cuerpo de este Nazareno, imprescindible para su salida procesional. Si consigue la financiación necesaria, sería cuestión de meses que la imagen estuviera a punto para salir; y a partir de ahí, tocaría pensar en hábitos, paso, música...

Curioso el procedimiento que se sigue en la localidad vecina cuando una cofradía se incorpora a la Semana Santa. Palacio aprueba la incorporación, la hermandad solicita el día que más conveniente entienda y es el Consejo (la Unión de Hermandades, en el caso jerezano) quien toma la decisión última del día al que se incorpora la cofradía. ¿Hubiera ido el Despojado al Domingo de Ramos con esa fórmula? Aquí, recuerden, es la cofradía la que pide el día y el pleno de hermanos mayores el que lo aprueba o no (lo que asegura el día elegido, ya que salvo las cofradías afectadas de ese día el resto votará a favor, presumiblemente, precisamente para evitarse ese problema).

La noticia adelantada en febrero en esta página dominical y ratificada hace unos días de que el Corpus saldrá desde Santa Cruz evidencia el desinterés generalizado hacia esta fiesta. No por el hecho de salir de Santa Cruz, que hubiera sido una novedad importante en el 750 aniversario de la consagración de esta iglesia como Catedral; sino por las formas en que se ha decidido y cómo se está planeando la procesión del 3 de junio. Que la Custodia salga de la Catedral y espere en el Arco de la Rosa la llegada del cortejo es una chapuza monumental. Ídem con los Patronos (si van a hacer lo mismo) y con la Patrona. ¿No podrían todos estos pasos trasladarse a Santa Cruz y salir el domingo desde allí?

El Corpus del 750 aniversario podría tener no ya un cortejo magno con imágenes y pasos que forman parte de su historia (como ya planteamos sin mucho éxito hace meses) sino cuanto menos un recorrido interesante, saliendo a Catedral por el Arco de la Rosa, siguiendo por Cobos y Cristóbal Colón (que fuera su recorrido habitual durante muchos años) para enlazar con Nueva y San Juan de Dios y regresar por las calles de El Pópulo. Pero todo lo decidido hasta ahora parece una pura chapuza y un despropósito absoluto -dicen que reflejo de la delicada situación actual del Cabildo Catedral-.

San Fernando presentó el jueves su cartel anunciador del Corpus. La parroquia de San José lo hizo hace varias semanas, organizando también diversos actos y cultos con motivo de esta festividad sacramental. Para Cádiz, lo único que se sabe -a día de hoy- es que apenas habrá media docena de altares y que el Consejo se quiere reunir mañana con las hermandades sacramentales para buscar un impulso a la desesperada. Parece claro que el Corpus necesita una entidad (una asociación, una comisión, un equipo de personas) que se encargue todo el año de la celebración y que vele por su continuidad y buen desarrollo. Gente hay, desde luego, con preparación y con ánimos de luchar por una fiesta que en su día fue ejemplo para toda España.

QUÉ Viernes le pega más a Descendimiento? ¿El de una Madrugada silente y oscura? ¿O el de una tarde que necesita hermandades? En Descendimiento creen que ha llegado la hora de plantarse, de reivindicar un sitio, de evitar ser la moneda de cambio en la configuración de dos días diferenciados por un sólo segundo. La cofradía no está dispuesta a seguir siendo el conejo de indias de ese Jueves Santo largo que configura cada año el Consejo de Hermandades para solucionar la débil Madrugada actual. En 2016 fue cofradía de Jueves Santo, en 2017 regresó a la Madrugada, este año ha vuelto al Jueves... Demasiados cambios, demasiada incongruencia que los cofrades de San Lorenzo parece que no quieren que se establezca como rutina en las reuniones de acoplamiento del Consejo.

Ante esta situación -y ahí va la novedad importante- la hermandad se va a plantar: "Somos cofradía del Viernes Santo". Un Viernes Santo -ojo- que comienza a las doce en punto en que la noche del Jueves Santo se convierte en Madrugada y que se mantiene hasta la noche siguiente. Es decir, que Descendimiento pedirá ser de Viernes Santo para mantenerse en la Madrugada o, en su defecto, salir en la tarde de ese día.

Esta postura de la corporación de San Lorenzo se antoja trascendental de cara a la Semana Santa de 2019, porque o bien el Consejo respeta su intención de mantenerse en la Madrugada junto al Perdón, o bien la cofradía renunciara a esas horas nocturnas para salir en la tarde del Viernes Santo. Otra jornada, por cierto, muy necesitada de cofradías.

Algunos en Descendimiento incluso hacen ya cuentas de cómo tendría que ser esa salida, reivindicando una primera posición en el día para facilitar el cruce de Compañía y para dejar juntas a las dos hermandades con música (Expiración y Siete Palabras) manteniendo el cierre de Buena Muerte.

La pelota ha caído en el tejado de la calle Cobos. La permanente de Juan Carlos Jurado tendrá ahora en sus manos la decisión sobre a qué hora saldrá Descendimiento a partir de ahora: Madrugada o tarde de Viernes Santo. En caso de lo segundo, seguiría siendo una tarde de Crucificados, ganando esa cofradía la visión a plena luz (saldría entre las cinco y las siete de la tarde, según la carrera oficial) y estrenando los cinturones anchos de esparto recientemente anunciados.

¿Qué Viernes le queda mejor?

balance. Precisamente al paso de Descendimiento dedica Línea 6 la portada de la revista de A Paso Horquilla que se presentará el miércoles y en la que todos los hermanos mayores hacen balance de la Semana Santa y de la carrera oficial. ¿Habrá grandes perlas en las valoraciones?

La nueva casa del Caído
Otro factor que evidencia la mejora en la salud de las hermandades en los últimos años es su preocupación por tener instalaciones adecuadas en las que conservar su patrimonio, desarrollar la gestión, reunirse la junta de gobierno y atender a los hermanos. Era poco comprensible que hermandades con décadas y en muchos casos siglos de existencia no tuvieran sedes sociales a la altura, y en los últimos años ese 'error' se está corrigiendo, no sin esfuerzos. El último ejemplo lo pone el Caído, que hoy bendice su casa de hermandad en Marqués de Cádiz y de la mano de su Dolorosa. Felicidades.

http://www.diariodecadiz.es/cadiz/Cofradia-BViernesB_0_1242775840.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...