.

El último manto de corte de una reina española

29 abril 2018

send email
print this page
La Virgen de las Cigarreras ha estrenado una pieza insólita de bordado que no constituye sencillamente un estreno más. Con el manto de traslados tres destacados hombres de la Semana Santa han fortalecido el vínculo de la corporación con su historia y de la fiesta sevillana con su verdad. El historiador José Manuel López Bernal en la idea e inspiración; El diseñador Rafael de Rueda en el dibujo y el bordador Jesús Rosado en la ejecución. Solo la suma de estos tres talentos ha podido dar como resultado esta pieza que rutila por sus argumentos en medio de estos tiempos recios para el patrimonio de la Semana Santa, en expresión teresiana.
Manto de las Cigarreras finalizado por Jesús Rosado
Manto de las Cigarreras finalizado por Jesús Rosado
Sus dimensiones son de 450 x 250 cm. Es por tanto mucho más breve que un manto de salida, pero definitivamente mayor que uno para el altar o ‘de camarín’.
Diseño del nuevo manto de la Virgen de la Victoria / RAFAEL DE RUEDA
Diseño del nuevo manto de la Virgen de la Victoria / RAFAEL DE RUEDA
Se trata de un manto específico para los cultos internos: besamanos, traslados y rosario de la aurora que la impresionante dolorosa estrenaba el pasado mes de octubre. José Manuel López Bernal nos ha relatado el proceso de creación conceptual de una pieza que, sin ser la misma que el manto de salida, es la misma (que no es igual). Ahí también reside parte de su grandeza.
La Reina Victoria Eugenia con el manto de corte
La Reina Victoria Eugenia con el manto de corte
Pero el principal hecho diferencial está en su estructura. Está directamente inspirada en el último de los ‘mantos de corte’ que usaron las reinas de España: el de Victoria Eugenia, quien fuera Camarera Mayor y Perpetua de la Virgen de la Victoria desde 1906. Se conserva en el Palacio Real de Aranjuez. «Tiene una cenefa perimetral y el campo está salpicado de castillos y leones, sobre terciopelo rojo. También se puede observar un aumento de bordado en la parte central de la cola», destaca López Bernal.
Se trataba de trasladar esa idea al nuevo manto, pero utilizando en la ornamentación el estilo historicista que Pedro Domínguez López diseñara para la Virgen en la década de 1890, y que desde entonces ha servido como guía para todos los bordados cigarreros. Todo debe tener un porqué, nos cuenta López Bernal.
Manto de corte de Victoria Eugenia en el palacio de Aranjuez
Manto de corte de Victoria Eugenia en el palacio de Aranjuez
«El uso de la decoración en el campo del nuevo manto se relaciona con la vinculación histórica y estrecha que la hermandad tiene con la Casa Real Española, a veces desconocida y muchas veces justificada únicamente mediante la vinculación del rey Alfonso XIII». Pero es más antigua. Arrancaba en la década de 1870, cuando Isabel II concede a la hermandad el privilegio de utilizar la corona real.
Jesús Rosado bordando el manto de la Virgen de la Victoria de las Cigarreras
Jesús Rosado bordando el manto de la Virgen de la Victoria de las Cigarreras

Escudo real

En el centro del manto figura el escudo de las Armas Reales completas, adoptado por Carlos IIIy que se usa hasta tiempos de Alfonso XIII. Por tanto es el que se encuentra también en elPendón Morado de Castilla, cuyo uso fue concedido a la Hermandad por real orden de 5 de junio de 1902.
La Reina Victoria Eugenia con el manto de corte
La Reina Victoria Eugenia con el manto de corte
El tono del nuevo manto responde al del manto de salida, que solo es burdeos desde 1928, año en que José Caro lo pasa a este color. «Es muy probable que aquel cambio se debiera a que pocos años antes Farfán Ramos acomete todo el interior, techo y caídas, en burdeos, siguiendo un proyecto de José Fe Escalona que quería conferir al palio un aspecto de repostero real». El caso es que en origen tanto el manto como las caídas exteriores del palio se concibieron y bordaron sobre negro.
En cualquier caso también los mantos de corte de las reinas de España están generalmente realizados sobre terciopelo rojo por similitud con el carmesí, color tradicional de la monarquía española.
Rafael de Rueda ante el diseño del manto de la Virgen de la Victoria de las Cigarreras
Rafael de Rueda ante el diseño del manto de la Virgen de la Victoria de las Cigarreras

Titular Victoria Eugenia y las Cigarreras

Isabel de Farnesio con el manto de corte
Isabel de Farnesio con el manto de corte
El recordado periodista Filiberto Mira relataba una anécdota que le sucedió con la reina. Tuvo como escenario la cafetería de un Hotel de Lausana, durante los años del exilio. Se dirigió a ella para saludarla junto a otros sevillanos. Cuando le dijeron que venían de Sevilla, Victoria Eugenia les habló de la feria y la Semana Santa, y les preguntó por la Virgen de la Victoria. Según López Bernal no existe constancia documental de que Victoria Eugenia hiciera alguna donación a la Virgen, pero sí enviaba un regalo para que la hermandad lo sortease en la tómbola anual que durante un largo periodo de tiempo celebraba en el Paseo de Catalina de Ribera. Incluso se conservan los planos de la construcción efímera que se levantaba con tal motivo. En aquel entonces la cercanía de los reyes a la hermandad había atraído también a destacados personajes de la alta burguesía y la aristocracia sevillana.

Isabel II es recibida como hermana de las Cigarreras en 1882
Isabel II es recibida como hermana de las Cigarreras en 1882

http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/el-ultimo-manto-de-corte-de-una-reina-espanola-85815-1448533741.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...