Una Madrugada de Silencio en Cádiz

En la Semana Santa son muy pocas, prácticamente ninguna, las cofradías que pueden presumir de haber procesionado siempre en una misma jornada. A lo largo de la historia suele haber constancia de la salida de cofradías en días distintos a los que lo hacen en la actualidad, siendo habituales y más o menos constantes esos cambios de día hasta la actualidad -este año, sin ir más lejos, se 'estrena' Servitas en la jornada del Viernes de Dolores-. Entre las curiosidades históricas que se encuentran en estos cambios de jornada de las procesiones de Semana Santa, se localiza en la hemeroteca de Diario de Cádiz la incursión de la cofradía de Buena Muerte en la Madrugada. Fue solo un año cuando la corporación de San Agustín formó parte de esta nómina; y de eso se cumplen este 2016 tres cuartos de siglo.

Los periódicos de la Semana Santa de 1941 reflejan cómo la hermandad de Buena Muerte realizaría la salida procesional ese año "a las doce y un minuto de la madrugada, esto es ya Viernes Santo", acompañando pues en esta jornada a la hermandad del Perdón, que ya entonces salía a la calle a las tres.

La Semana Santa de ese discurrió entre el 6 y el 13 de abril. Ya casi un mes antes de la fecha, en el Diario del 19 de marzo, se adelantaba que "próxima la celebración de los solemnes cultos de la Semana Mayor en nuestra ciudad, estimamos interesante ofrecer a nuestros lectores un avance de aquellos en cuanto a la salida procesional de las cofradías se refiere". Y en ese avance ya se anunciaba la salida de "el famoso Cristo de la Buena Muerte y el hermoso paso de Ntra. Sra. del Mayor Dolor" a las "24 y un minuto".

Por aquel entonces la Madrugada y el Jueves Santo se consideraban una misma jornada, de la que formaban parte Nazareno (salía a las ocho de la tarde), Afligidos (a la misma hora), Buena Muerte y Perdón. "El Cristo de Medinaceli no se sabe aún si saldrá a la una y media de la misma noche o en la del Viernes Santo", adelantaba el rotativo aquel 19 de marzo.

Finalmente, la cofradía de Medinaceli saldría ese año a las tres de la tarde del Viernes Santo, lo que supone otro cambio de día con respecto a la actualidad.








La experiencia de Buena Muerte en la Madrugada se haría recorriendo San Francisco, Duque de la Victoria (Nueva), plaza de San Juan de Dios, Alonso el Sabio (Pelota), plaza de la Catedral, Santiago, plaza de Castelar (Candelaria), Montañés, plaza del General Varela (Palillero), Eduardo Dato (Novena), Duque de Tetuán (Ancha), plaza de José Antonio (San Antonio), "pasando por delante del edificio de Falange" -precisaba el Diario-; Cánovas del Castillo, Columela, San Francisco y San Agustín.

Además, el periódico del Jueves Santo publicaba en su portada una fotografía del Cristo sobre su paso procesional, indicando en el pie de foto su atribución entonces extendida a Martínez Montañés, "que en la próxima madrugada saldrá procesionalmente".


Ni en los años precedentes ni en los posteriores se repetiría esta salida en la Madrugada del Viernes Santo, procesionando a partir de ese año 1941, y hasta el mismo, en la noche del Viernes; eso sí, en horarios diferentes según los años, hasta llegar a salir no hace mucho a las doce de la noche del Viernes. Quedó, pues, en anécdota esta incursión en la Madrugada gaditana de la corporación agustiniana hace ahora 75 años.

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario