.

Pasión: Asombro de los siglos presentes y admiración de los por venir

15 febrero 2018

send email
print this page
Queremos dar testimonio del acontecimiento que se está celebrando en esta nuestra ciudad de Sevilla, sabemos que afortunadamente la Hermandad de Pasión ha organizado una serie de eventos para poner de manifiesto la magnífica talla de Jesús de la Pasión, pero no nos vamos a quedar atrás y vamos a intentar aportar nuestro granito de arena, siempre humilde, para conmemorar el 400 aniversario de la hechura de Nuestra Padre Jesús de la Pasión de la mano del alcalaíno Juan Martínez Montañés.




Bien es conocido por el público cofrade que el origen de esta imagen procede de cuando la hermandad tenía su sede canónica en el convento Casa Grande de la Merced (hoy Museo de Bellas Artes), existía ya desde 1535 bajo el título de “Los Martirios de Nuestro Señor Jesucristo” y cambió su denominación al tomar las Constituciones de una hermandad de Valladolid denominada “Pasión y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo”. La problemática viene en la fecha del contrato, el cual no posee la hermandad y se da por perdido, si bien contamos con fuentes literarias que nos sitúan en el periodo entre 1610 y 1615.
La-Pasión-en-Bellas-Artes
El testimonio se trata de una cita del mercedario fray Juan Guerrero, el clérigo fue contemporáneo de Martínez Montañés y pudo ver la imagen en el convento, atestiguando lo siguiente:
“La imagen del Santo Cristo de la Pasión (…) es admiración el ser en un madero, aver esculpido obra tan semejante al natural, no encarezco, ni podré lo prodigioso de esta hechura, porque cualquier encarecimiento será sin duda muy corto, solo baste decir es obra de aquel insigne maestro Juan Martínez Montañés, asombro de los siglos presentes y admiración de los por venir, como lo declaran las obras que hoy se hallan de su mano tan celebradas y aplaudidas por todo género de gente”.
Podemos saber que la fecha tope de ejecución de la imagen fue en 1619, pues sabemos que en enero de dicho año,Blas Hernández Bello tuvo que realizar una corona de espinas para un crucificado de la población de Los Palacios bajo este mandato “… de la materia y hechura de la que tiene el Christo Nazareno de la Cofradía de la Pasión dentro de la Merced”.
Y es que el Señor de Pasión es el culmen de las obras de Juan Martínez Montañés como nos indican los testimonios pasados y como pueden exponer las voces más autorizadas de hoy día, pero para llegar a esta gran obra el maestro de la imaginería realizó otra serie de obras que le han llevado al punto más álgido que hoy disfrutamos en la Sacramental del Salvador.
San Jose San Isidoro Campo
San José, San Isidoro del Campo
Destacando el retablo mayor del monasterio de San Isidoro del Campo (1613), el relieve del Patriarca San Josénos muestra la misma expresión que el nazareno del Jueves Santo, o de igual modo se podría comparar con el retablo de San Juan Bautista del convento de San Leandro de Sevilla, en un relieve se muestra la cabeza del Santo Precursor (1622) que sigue el estilo de Pasión, pues esta obra bien es posterior, pero nos sirve para asegurar su autoría por el gran parecido estilístico que tienen ambas obras.
“Et bajulans sibi crucem exivit in eum qui dicitu Calvariae locum ubi crucifixerunt eum”.
Esto es lo que pidió la hermandad en su encargo, una talla que representara el momento en que Jesús cargaba con la cruz al hombro al Calvario, donde lo crucificarán.
Pasion tunica acanto Carlos Iglesia
Montañés estaba imbuido del espíritu religioso que dominaba Sevilla en una época convulsa en el resto de Europa por el auge protestante sus obras no hacían más que acercar al pueblo ese contagio de Fe que necesitaba la Iglesia Católica. Transformando en madera los versos del profeta Isaías:
“Cargó sobre si todos nuestros pecados y dolencias, cargó sobre sí todas nuestras iniquidades”
“Se ofreció su sacrificio porque quiso; no abrió su boca para quejarse, conducido a la muerte sin resistencia, va como oveja al matadero; y guardará silencio ante sus verdugos”.
Del profeta no solo se queda con esta imagen del Cordero que se entrega por los pecados del mundo sino también con la figura de realeza de Jesucristo como dicen sus palabras:
“Él lleva en sus hombros el principado o la divisa de su realeza, y se le dará por nombre el Admirable, el Consejero, Dios, el Fuerte, el Padre del siglo venidero, el Príncipe de la Paz…”.
Jesús abraza lo que llama “la divisa de su realeza”, es decir la cruz, el símbolo de su martirio, el triunfo sobre la muerte, como Él afirmó ante Pilatos “Tú lo has dicho”, es el hijo de Dios y por ello se le corona, de espinas, punzantes y dolientes, pero irreductibles como su propio reinado. Por eso fue tan importante cuando el año pasado se colocó a sus pies la calavera, esa túnica bordada, los cardos como exorno floral… Todo es un mensaje iconográfico y teológico que nos muestra como el Señor de Pasión es el mejor ejemplo de Cristo Rey, que carga con la cruz de los pecados, superando los dolores de las espinas de su corona y los cardos, que morirá en el Calvario, al final de ese duro camino de la Amargura para el perdón de los pecados.




IMG_5153
Si bien no podemos terminar este artículo sin aclarar que sin Jesús de la Pasión no se puede entender todo lo que viene después, la iconografía del Nazareno en las cofradías de Sevilla previamente se reducía a la iconografía simbólica de portar la cruz, caso del Silencio (obra atribuida a Francisco de Ocampo 1609-1611) y de la Corona(finales siglo XVI) y la iconografía típica del Nazareno de cargar con la cruz podríamos poner de ejemplo al Señor de la Salud (hoy titular de la Candelaria, antes de la Antigua y Siete Dolores) obra también atribuida a Francisco de Ocampo entre 1612-1615. Martínez Montañés consagra este modelo iconográfico que influirá en la escuela sevillana e hispanoamericana.
Se sabe que la hermandad de Pasión tuvo previamente otro Nazareno y bastan las palabras del conocido Abad Gordillo en 1630, “no había ni hubo en mucho tiempo delante obra alguna de semejante representación”, y es que hay documentos que demuestran que el 24 de abril de 1570 hubo una salida en rogativas con dicha imagen, que hoydesconocemos su autor.
La obra de Martínez Montañés será el espejo en el que todas las hermandades querrán reflejarse, desde sus discípulosJuan de Mesa y Alonso Cano, obras como el Gran Poder (obra de Juan de Mesa en 1620) no serían posibles sin la influencia del alcalaíno sobre su discípulo, hasta las obras más recientes como el Señor de las Penas de San Roque(Antonio Illanes de 1939) beben de la excelente talla de Nuestro Padre Jesús de la Pasión.
BIBLIOGRAFÍA:
RODA PEÑA, José: La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión: Un modelo para la iconografía del Nazareno en Sevilla. Universidad de Sevilla, 1991.




SEBASTIÁN Y BANDARÁN, José: Jesús de la Pasión, obra maravillosa de Martínez Montañés. Sevilla, 1939.
FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, José; GARCÍA DE LA CONCHA DELGADO, Federico y MAÑES MANAUTE, Antonio: Anécdotas, leyendas y curiosidades inéditas de la Semana Santa de Sevilla. Sevilla, 2002. Volumen 6.

http://denazaretasevilla.com/2015/10/06/pasion-asombro-de-los-siglos-presentes-y-admiracion-de-los-por-venir/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...