.

Los pasos e imágenes desaparecidos en Sevilla: Hermandad de la Vera-Cruz.

02 enero 2018

send email
print this page
Esta Hermandad se fundó en el año 1448, según consta en el archivo de la misma, en el convento Casa Grande de San Francisco de Asís de Sevilla, siendo durante los siglos XV, XVI y XVII una de las Hermandades más importantes de la ciudad.

Pertenecían a ella los Caballeros Veinticuatro de Sevilla y el Rey Felipe II fue hermano de la misma, por lo que ésta, desde aquella fecha, usó el título de Real, existiendo en poder de la Corporación el documento acreditativo de dicha concesión con la firma autógrafa del monarca.

Desde su fundación esta Hermandad se preocupó de la asistencia a los necesitados; para ello contaba con un patronato y numerosos bienes dedicados a dotes de doncellas.
En 1942, y tras un período sin actividad, un grupo de jóvenes sevillanos deciden reactivarla, volviendo a hacer Estación de Penitencia en 1944.

En los citados años la reorganización consistió en poner el listado de hermanos al día, renovado del archivo histórico, renovación de todos los enseres a excepción del santísimo Cristo. La primitiva imagen de la Virgen se da por desaparecida al no conocerse su paradero, también se desconocía el paradero de los enseres de la hermandad, como paso de palio…
Por tales motivos se le encarga al imaginero Antonio Illanes la imagen de la Virgen de las Tristezas, dicha imagen no saldría bajo palio hasta 1957.

Toda esta reorganización de produjo en la Capilla del Dulce Nombre de Jesús, Los nazarenos de la cofradía visten túnica de ruán negro con cinturón y cíngulo franciscano de esparto, ya que desde 1.543 tiene carta de Hermandad con la Orden Franciscana.


En la foto superior vemos el primer paso de la Vera Cruz, tallado en 1944 por Manuel Casana. Varios años más tarde, Castillo Lastrucci lo enriquece con unas capillas, como se puede observar en la fotografía.


La Imagen del Crucificado bajo la advocación de la Vera Cruz es de autor desconocido, la escultura está fechada en el siglo XV, la cual fue restaurada recientemente por el profesor Arquillo Torres, descubriéndose en dicha restauración el sudario original que se corresponde con la tela hebrea.


En la imagen superior vemos el paso que sustituyo al de Manuel Casana, dichas andas procesionales fueron talladas talladas por Antonio Vega en 1966 y que estuvo procesionando hasta 2007, este paso del Cristo de la Vera-Cruz ha sido vendido a la Hermandad de la Vera-Cruz, de la localidad sevillana de Umbrete. De esta forma, las andas que hasta el pasado año 2007 portara el Crucificado más antiguo de la ciudad que procesiona en la tarde del Lunes Santo procesionará de ahora en adelante en la Semana Santa de esta localidad Aljarafeña.


Aquí vemos en la imagen superior el paso procesionando con la hermandad de la Vera-Cruz de Umbrete.


El nuevo paso es obra de Don Antonio Ibáñez y va iluminado por cuatro hachones de cera verde, en la mesa del paso cuatro faroles de plata repujada y en las esquinas, las figuras de Santa Elena, San Francisco, Emperador Constantino y el Papa Paulo III que, junto con el Papa Pío IV, concedió a la Hermandad numerosas indulgencias plenarias, cuyas bulas auténticas obran en poder de la Hermandad, que posee un archivo muy completo y valioso. Los respiraderos bordados en plata sobre malla son obra de Carrasquilla.




El nuevo paso conserva las mismas proporciones que el antiguo, unas medidas ideadas para salvar las estrechas dimensiones de la puerta.


En la foto superior vemos en las esquinas unas capillas que han sido eliminas este año 2009 por decisión de la hermandad.

Para su ejecución se ha elegido una madera noble, la caoba de Cuba, materia prima que se ha encargado de proporcionar la propia hermandad al taller cordobés. Hace ahora ocho años que la entonces junta de gobierno de Vera-Cruz decidió adquirir a la empresa Andaluza de Maderas, S.A. los 4,5 metros de madera de caoba de Cuba necesarios para la ejecución del paso.

Tras el paso de Cristo figura una numerosa representación de hermandades de la vera cruz de toda España, muestra de la Confraternidad entre las hermandades que se unen en torno al culto de la Verdadera Cruz del Señor.

Le acompaña la Santísima Virgen de las Tristezas, obra del escultor Antonio Illanes, bajo palio negro bordado en oro por Patrocinio López.


La orfebrería plateada es de Villarreal con candelabros de cola de Román seco. Las Bambalinas pertenecieron a las hermandades de San Isidoro y Penas de San Vicente, con bordados de Patrocinio López en el año 1885. En el frontal del palio luce una miniatura de la Virgen de Covadonga.

La corona es de plata de ley fue realizada por Emilio Méndez, los faldones respiraderos han sido bordados por el taller de Santa Barbará.


http://cofrades.sevilla.abc.es/profiles/blogs/los-pasos-e-imagenes-18

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...