.

Los pasos e imágenes desaparecidos en Sevilla: Hermandad de la Candelaria

04 enero 2018

send email
print this page

Se constituye esta Hermandad en la Iglesia de San Nicolás el 26 de Junio de 1921, al ser aprobadas sus primeras Reglas con fecha 4 de Junio de ese mismo año, haciendo Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral por primera vez el Martes Santo de 1922. Un grupo de cofrades y feligreses del barrio, impulsados por José Ruiz Escamilla, Pepe «el Planeta», pusieron todo su amor e ilusión en aquella cofradía que tendría por titular a una Imagen de Jesús Nazareno. Dicha Imagen había sido llevada en 1880 a la Parroquia de San Nicolás procedente de la Iglesia de la Magdalena, al altar que hasta entonces habían ocupado las Imágenes de la Hermandad de los Gitanos, que se había trasladado a San Román. Así, el Nazareno, que en su día fue titular de la extinguida Hermandad de la Antigua, Siete Dolores y Compasión, toma la advocación de Jesús de la Salud en recuerdo del titular de la Hermandad anteriormente establecida en el templo.


Durante muchos años se difundió la errónea creencia de que la fundación de esta Hermandad se debió a un milagro obrado por la imagen del Señor de la Salud en la curación de la hija del fundador, Pepe el Planeta, y que esté en agradecimiento le erigiría la cofradía para darle culto. En efecto, este milagroso y legendario suceso ocurrió en el verano de 1922, cuando ya la Hermandad había efectuado su primera salida procesional.


En la imagen superior vemos la primitiva Imagen de Nuestra Señora de la Candelaria, sustituida en 1924 por la actual, obra de Manuel Galiano. Esta Dolorosa de desconocido origen fue donada por doña Francisca Talegón Cuaresma en 1880 a la parroquia de San Nicolás, y recibía culto junto al Señor de la Salud desde entonces en un altar de la nave de la epístola, mucho antes de la fundación de la Hermandad en 1921. La fotografía corresponde a la primera salida, que tuvo lugar en 1922, con un palio de malla bordada en oro, del taller de Hijos de Olmo, que pasó a la Hermandad jerezana de la Soledad tras el estreno del actual en 1924. Observamos un tocado muy original, con bandas oscuras, así como una corona que siguió conservando la Hermandad durante algún tiempo. La cera muy alta y fina así como una decoración floral de claveles blancos distribuida en pequeñas jarras. El único detalle que sigue conservando el paso de palio de esta Cofradía son las palomas que rematan los varales.

Tras la decisión del cambio de la imagen la imagen antigua fue cedida a la parroquia de San Pedro de Cartaya, en la provincia de Huelva, donde desgraciadamente desapareció en los disturbios de 1936.


En el primer paso camina Jesús cargado con el peso de la Cruz, Imagen de gran mérito artístico atribuida tradicionalmente a Pedro Roldán y últimamente, con mayor fundamento, a Francisco de Ocampo y Felguera, que la ejecutaría a principios del siglo XVII. Es de talla completa y tamaño académico, inferior al natural, con túnica estofada, siendo restaurada en 1978 por el profesor Arquillo Torres y en 1997 por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. La canastilla y respiraderos del paso son de estilo barroco rocalla, con talla inspirada en los retablos de la iglesia de San Nicolás, estrenado en 1964 y reformado (nuevas cartelas y candelabros) en 1998.


El paso de Cristo es de estilo neobarroco rocalla, inspirado en los retablos existentes en la iglesia de San Nicolás. La talla de la canastilla y los respiraderos es de Antonio Vega Sánchez, estrenado en 1964, con dorado original de Luis Sánchez Jiménez. Es el único paso de un Nazareno de Sevilla que va iluminado por candelabros de guardabrisas.


Un Arcángel cirineo, obra de Luis Álvarez Duarte (1995) sostiene la base de la Cruz que porta la venerada imagen. El Señor lleva potencias de oro ejecutadas por el orfebre Manuel Román Seco en 1952, que también labrara los remates de la Cruz en 1954. Muy artístico es el llamador del paso, en plata de ley por orfebrería Mallol en 1997.

En 1998 se procedió a la renovación del dorado completo del paso, en el taller de Manuel Calvo, rescatando detalles originales de la talla y encargándose a Luis Álvarez Duarte la ejecución de nuevas cartelas para la canastilla y relieves de los evangelistas para los respiraderos. Igualmente se realizaron nuevos candelabros, de ocho luces cada uno, en el taller de Antonio Ibáñez. Los faldones del paso llevan bordados de Ana Bonilla Cornejo con pinturas al óleo de José Manuel Bonilla Cornejo en 1993.


En la imagen superior vemos ya el paso terminado de restaurar, dorar y procesionando con los nuevos candelabros de guardabrisa. Dicho paso se estrena en 1964 y viene a sustituir al anterior que poseía la hermandad.


En el segundo paso, bajo palio, María Santísima de la Candelaria, imagen esculpida por Manuel Galiano Delgado en 1924 y remodelada por Antonio Dubé de Luque en 1967.


Es un armonioso y original conjunto de orfebrería y bordados sobre terciopelo azul verdoso con hilo de plata. El palio corresponde al taller de Juan Manuel Rodríguez Ojeda (1924), que reproduce en el techo, bordada en sedas de colores, la escena de la Presentación de Jesús en el Templo, que tuvo lugar el día de la Purificación de Nuestra Señora, entroncada directamente con la advocación de la Candelaria.

El manto fue bordado en 1992 por el taller de las monjas del Convento de Santa Isabel, réplica exacta del original de 1926 que bordara el taller de Eduardo Rodríguez, que se conserva a la espera de una profunda restauración. Los faldones llevan bordados de Ana Bonilla Cornejo (1992). La Virgen luce saya blanca de tisú bordada en el taller de José Guillermo Carrasquilla Perea en 1981.


Las piezas principales de orfebrería son obra de Manuel Román Seco, hermano que fuera de esta cofradía: varales de 1968, rematados por palomas en recuerdo de la ofrenda efectuada en el Templo el día de la Purificación, respiraderos de 1969, en cuyo frontal figura la imagen de San Nicolás de Bari, peana de 1970 y la espléndida corona que lleva sobre sus sienes la Santísima Virgen, que labrara en plata sobredorada en 1952. El resto de piezas de orfebrería son la candelería de hijos de Juan Fernández realizada en 1981, las jarras de Manuel de los Ríos que realizara en 1974, los candelabros de cola de Orfebrería Mallol estrenados en 1998, miniatura de la Virgen del Subterráneo de Manuel de los Ríos en 1978 y un templete porta relicario de San Nicolás realizado por Orfebrería Mallol en 1997.


El 10 de Noviembre de 1977 le son aprobadas nuevas Reglas de fusión con la Hermandad del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora del Subterráneo de la Parroquia de San Nicolás, fundada en 1631, asumiendo por tanto el carácter sacramental y la recuperación del culto a la antigua imagen de la Virgen del Subterráneo.




Desde 1976 el paso de palio de la Virgen de la Candelaria es portado por cuadrilla de hermanos costaleros, y un año más tarde lo hizo el paso de Cristo, siendo una de las cuadrillas de hermanos costaleros más veteranas de Sevilla.


Dos son los momentos más significativos en el discurrir procesional de ésta cofradía: la difícil salida del templo y su recorrido por las calles del barrio de la Alfalfa y de regreso, por la noche, en el marco incomparable de los Jardines de Murillo y Paseo de Catalina de Ribera, itinerario que efectúa desde 1925.


http://cofrades.sevilla.abc.es/profiles/blogs/indice-de-la-historia-de-las

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...